Anuncio
Share

Muchos expertos piden prolongar el uso de mascarillas, mientras se intensifica el rechazo a las nuevas pautas de los CDC

Couple embrace on escalator
Una pareja con cubiertas faciales se abraza en la escalera eléctrica mientras compra en South Coast Plaza, el 13 de mayo pasado, en Costa Mesa.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

Muchos expertos en salud dicen que por ahora mantendrán sus mascarillas. En California, las normas sobre el uso de cubiertas faciales no se han modificado desde el repentino cambio de orientación de los CDC.

Un número creciente de expertos en salud que fueron vacunados contra el COVID-19 admitieron que prolongarán su uso de cubierta facial en lugares públicos, ya que los funcionarios federales reconocieron que las nuevas flexibilizaciones emitidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) necesitan una aclaración.

Los comentarios subrayan un retroceso, cada vez mayor, en algunos sectores sobre la sorprendente decisión de los CDC de revertir los mandatos del uso de las mascarillas la semana pasada. Algunas tiendas admitieron que siguen exigiendo el uso de cubiertas faciales a sus clientes, mientras que otras, incluidas Trader Joe’s y Walmart, lo descartaron.

Los funcionarios de California no han publicado aún su respuesta detallada a la orientación relajada de los CDC, aunque el gobernador Gavin Newsom destacó el viernes que las recomendaciones federales “crearon una nueva ansiedad para muchos: que puede ser demasiado pronto y demasiado flexible”.

Los expertos tienen opiniones divididas, pero muchos coinciden en que es mejor inclinarse hacia el lado de la seguridad, al menos por ahora. “Recomiendo encarecidamente a los demás que cuando estén en un lugar cerrado, donde se mezclan personas vacunadas y no vacunadas, como las tiendas de comestibles, que la gente use una mascarilla”, tuiteó el Dr. Carlos del Río, experto en enfermedades infecciosas y decano asociado ejecutivo de la Escuela de Medicina Emory, en Atlanta.

Anuncio

El Dr. Ashish Jha, decano de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Brown, tuiteó: “Esta es mi práctica personal por ahora: sigo usando mascarilla cuando ingreso a lugares públicos, como tiendas de comestibles, hasta que haya más vacunados y los números de infecciones hayan bajado”.

“Agréguenme también a esa lista”, respondió la Dra. Kirsten Bibbins-Domingo, directora del departamento de epidemiología y bioestadística de UC San Francisco, en un tuit. “Usaré mi mascarilla en interiores un poco más hasta que las tasas [de personas vacunadas] sean más altas”.

Los principales científicos y médicos coinciden en general en que las personas vacunadas deben sentirse muy seguras de tener una buena protección contra el COVID-19.

California está contratando a 2.000 encuestadores para que llamen por teléfono y toquen las puertas, y está publicando una avalancha de anuncios y testimonios sobre las vacunas COVID-19.

Anuncio

Pero algunos sugieren esperar más antes de permitir que las personas vacunadas se quiten los cubrebocas en entornos públicos cerrados; les preocupa que quienes no están vacunados desafíen las reglas y también opten por descartarlos, lo cual aumentaría el peligro de transmisión entre aquellos sin inmunidad y pondría en mayor riesgo a los niños demasiado pequeños para ser vacunados o a los individuos inmunodeprimidos.

En una entrevista la semana pasada, Bibbins-Domingo consideró que las nuevas pautas también podrían representar una amenaza para quienes desean vacunarse pero no han podido aún por una variedad de razones.

La Dra. Mónica Gandhi, experta en enfermedades infecciosas de la UC San Francisco, tuiteó que los CDC estaban tratando de comunicar la efectividad de las vacunas después de ser criticados por un enfoque excesivamente cauteloso, pero que la pauta nueva que se emitió el pasado jueves “probablemente generó controversias”.

Un enfoque que podría funcionar mejor, añadió Gandhi, sería que las autoridades locales de salud pública levanten los mandatos del uso de las mascarillas cuando los índices de vacunación alcancen un cierto umbral y las tasas diarias de casos de coronavirus también lleguen a un objetivo estipulado.

Anuncio

Cada departamento de salud pública “tomará su propia decisión y muchos esperarán para levantar las órdenes del uso de cubierta facial para todos al mismo tiempo, lo cual es razonable”, agregó Gandhi.

El jueves pasado, los CDC cambiaron sus pautas para sugerir que las personas completamente vacunadas pueden dejar de usar mascarillas en la mayoría de los lugares, ya sea al aire libre o en espacios interiores, con ciertas excepciones, como en aviones, autobuses y trenes. En el marco de la nueva guía federal, a aquellos parcialmente o no vacunados aún se les pide usar cubrebocas en la mayoría de los entornos públicos interiores y exteriores cuando estén cerca de gente con quien no convivan.

National Nurses United, el sindicato más grande que representa a las enfermeros matriculados en EE.UU, criticó a los CDC. “Todas nuestras medidas de protección deben continuar en vigor, además de las vacunas. Esta pandemia no ha terminado”, remarcó Deborah Burger, la presidenta del gremio, en un comunicado.

Hay menos estadounidenses reacios a vacunarse contra el COVID-19 que hace unos meses, pero las dudas sobre los efectos secundarios y la seguridad siguen frenando a algunos.

Anuncio

La guía de los CDC, aunque influyente, es una recomendación, y depende de los gobiernos estatales y de condados tomar las decisiones finales sobre qué reglas se aplican, o permitir que los negocios y empresas lo hagan.

La directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, se enfrentó a serios cuestionamientos este fin de semana, luego de la actualización de las pautas. En “Meet the Press”, de NBC, la funcionaria aclaró que la nueva guía busca ayudar a las personas a comprender que la ciencia comprueba que, en términos generales, aquellos completamente vacunados pueden quitarse las mascarillas de manera segura en la mayoría de los entornos. Pero también reconoció que los CDC ahora deben brindar más orientación para entornos donde no es fácil saber quién está vacunado. “Todos debemos trabajar juntos, y los CDC están trabajando arduamente ahora, para decir qué significa esto para las escuelas, los viajes, los campamentos y las empresas”, remarcó.

“No es necesario que todos comiencen a quitarse las mascarillas. Durante 16 meses se nos ha dicho que nos cuidemos, a nosotros mismos y a nuestra familia, poniéndonos una cubierta facial. Esos comportamientos serán realmente difíciles de cambiar y no hay ninguna orden para quitarlos. Lo que estamos diciendo es: ahora, esto es seguro. Hágalo a su propio ritmo, discútalo con su propia familia y sus propios negocios cuando sea necesario”.

Aquellos con un sistema inmunológico comprometido, como personas sometidas a quimioterapia o trasplantes, deben consultar con un médico antes de dejar de usar la mascarilla, porque es posible que la vacuna contra el COVID-19 no funcione tan bien para estos pacientes, advirtió Walensky.

Anuncio

El Dr. Anthony Fauci, principal asesor médico del presidente Biden para la pandemia, reconoció en “Face the Nation”, de CBS, que las críticas a los CDC podrían tener algo de razón, y que la agencia debería haber preparado mejor al público para este cambio repentino en la orientación. Es probable, añadió, que se dé a conocer información aclaratoria en las próximas semanas.

“La gente dirá, bueno, ¿qué pasa con el lugar de trabajo? ¿Qué pasa con esto y aquello?”, expuso Fauci. “Me imagino que, en solo un par de semanas, habrá aclaraciones significativas de algunas de las preguntas realmente comprensibles y razonables que las personas se están haciendo”.

En California, las reglas del uso de mascarillas no han cambiado desde que los CDC flexibilizaron su orientación. Por lo general, reflejan la pauta anterior y, hasta el 3 de mayo, se exigía el uso de cubierta facial para todos en ambientes interiores fuera del hogar propio. Hay excepciones, como cuando se está en un lugar de trabajo pero al aire libre y todos los que están adentro se encuentran vacunados, o cuando solo hay miembros de un hogar no vacunados presentes y todos tienen un bajo riesgo de complicaciones graves en caso de contraer COVID-19.

En comentarios efectuados el jueves por la tarde, Bárbara Ferrer, directora de salud pública del condado de Los Ángeles, destacó que tampoco está lista para implementar de inmediato el nuevo enfoque de los CDC, que los departamentos de salud locales no fueron notificados sobre la nueva pauta con anticipación y que pidieron tiempo para revisar las pautas recientes. Según la funcionaria, será importante mantener a los trabajadores lo más seguros posible y dijo que los estándares de seguridad ocupacional de California que exigen el uso de mascarilla en los lugares de trabajo siguen en vigor.

Anuncio

La supervisora del condado de Los Ángeles, Kathryn Barger, le escribió a Newsom para pedirle al estado que se alineara con la guía federal. “Si bien todavía queremos cuidar a nuestras comunidades, me alienta la nueva pauta de los CDC y creo que el estado y el condado de Los Ángeles deben alinearse de inmediato con las recomendaciones federales”, escribió.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio