Anuncio
Share

¿Deberíamos preocuparnos por las garrapatas en las playas de L.A.? Qué hacer para disfrutar a salvo

Aquellos que caminan hacia las playas y atraviesan bosques, pastos o chaparrales costeros, podrían encontrar garrapatas.
Aquellos que caminan hacia las playas y atraviesan bosques, pastos o chaparrales costeros, podrían encontrar garrapatas, incluida la llamada ‘occidental de patas negras’, que puede propagar la enfermedad de Lyme.
(Micah Fluellen / Los Angeles Times; Getty Images)

Los amantes de la playa no encontrarán garrapatas arrastrándose por la arena, pero los expertos dicen que podrían estar al acecho en la maleza o la hierba alta cercana.

Durante años, los excursionistas se han preocupado por las garrapatas y la enfermedad de Lyme que pueden transmitir. Ahora, un nuevo estudio, basado en trabajo de campo realizado en el Área de la Bahía, en San Francisco, hace pensar a algunos científicos que puede haber más garrapatas portadoras de enfermedades cerca de las playas de lo que pensábamos. La noticia coincide con el comienzo del verano.

¿Deberíamos preocuparnos en el sur de California? Y, en todo caso, ¿qué podemos hacer para mantenernos a salvo?

Lo primero que debemos recordar es que las garrapatas portadoras de enfermedades no se esconden debajo de una manta en la playa. “No van a estar en la arena, obviamente”, afirmó el Dr. Raphael Stricker, director médico de Union Square Medical Associates, en San Francisco, quien también se desempeña como director médico de lymedisease.org e integra el Comité Asesor de Enfermedad de Lyme del Departamento de Salud Pública de California.

Hay muchas formas de protección en las que pensar si uno va de excursión a donde hay arena, añadió Stricker, pero “una vez que esté en la playa, probablemente va a estar bien”.

Anuncio

Daniel J. Salkeld, de la Universidad Estatal de Colorado, escribió el 23 de abril en la revista Applied and Environmental Microbiology sobre el hallazgo de “una sorprendente diversidad de patógenos transmitidos por garrapatas” en las áreas de chaparrales costeros de los condados de Marín y Sonoma.

Sin embargo, eso no significa que algo haya cambiado en el sur de California. “No hemos escuchado nada sobre el aumento de la población de garrapatas en nuestras playas. Por lo que hemos leído del estudio en el norte de California, parece que las garrapatas se encontraron en la maleza y la vegetación por la que caminan los bañistas para llegar a la arena, pero no en la arena en sí”, comentó Nicole Mooradian, vocera del Departamento de Playas y Puertos del condado de Los Ángeles. “Nuestras playas son en su mayoría de arena y hay poca vegetación para que los visitantes puedan caminar”.

En el Distrito de Control de Mosquitos y Vectores del condado de Orange, la directora de comunicaciones, Lora Young, indicó que desde 1989 la agencia ha examinado más de 18.000 garrapatas para detectar la bacteria que causa la enfermedad de Lyme y no ha surgido una prueba positiva desde 1991. En lo que va del año, la agencia analizó 1.381 garrapatas, todas con resultados negativos para la enfermedad, precisó.

Anuncio

Las garrapatas succionan sangre de humanos y animales, incluidos lagartos, roedores, ciervos, perros y caballos. A menudo esperan en hojas o en la hierba, luego se transfieren a los humanos y animales cuando estos pasan.

Salkeld y sus coautores señalaron en el estudio que “la recreación al aire libre en el sur de California tiene un riesgo menor de exposición a enfermedades transmitidas por garrapatas que en el norte de California”. Su inspección de garrapatas nunca se aventuró al sur del condado de Monterey.

Pero aquellos que caminan hacia las playas y atraviesan bosques, pastos o chaparrales costeros, podrían encontrar garrapatas, incluida la llamada ‘occidental de patas negras’, que puede propagar la enfermedad de Lyme.

¿Qué medidas preventivas se pueden tomar? Los sitios web de salud pública del condado y del estado incluyen estos y otros consejos:

Anuncio

  • No camine en áreas cubiertas de maleza o en senderos donde las garrapatas puedan esconderse. Permanezca en el medio del sendero para evitar el contacto con plantas.
  • Use pantalones largos y una camisa de manga larga, preferiblemente de color claro, para poder ver con facilidad cualquier potencial garrapata. Es más fácil quitárselas de la ropa que de la piel.
  • Aplíquese repelente de insectos con 10% a 35% DEET (dietiltoluamida) cuando vaya de excursión o campamento (algunas prendas para exteriores tienen repelente de insectos incorporado).
  • Si encuentra una garrapata en su piel, quítela de inmediato (muchos recomiendan hacerlo con pinzas). Cuanto más rápido la elimine, menor será la posibilidad de transmisión de enfermedades.
  • Dúchese tan pronto como pueda después de una caminata u otra posible exposición.
  • Coloque su ropa potencialmente expuesta en la secadora (a temperatura alta) durante 10 minutos. Si lava las prendas, use agua caliente.
  • También revise a sus mascotas.

    Un informe de la ONU señala que, si bien los restaurantes y los establecimientos minoristas contribuyen al desperdicio mundial de alimentos, la mayoría (61%) de ello ocurre en el hogar. Los consumidores de todo el mundo desechan más de 628 millones de toneladas de comida cada año.

La enfermedad de Lyme fue diagnosticada por primera vez en la década de 1970 en Lyme, Connecticut, según el sitio web del Programa de Manejo Integrado de Plagas de la Universidad de California. Desde 2005 hasta 2014, las autoridades de California informaron de 57 a 97 casos por año en todo el estado.
En el condado de Los Ángeles, se informan entre 20 y 30 casos sospechosos al año, según el Departamento de Salud Pública del condado. Su sitio web señala que se han confirmado menos de 10 casos por año, la mayoría de los cuales involucran a personas que contrajeron la enfermedad de Lyme fuera del condado.

Pero muchas fuentes de la enfermedad de Lyme señalan que la aflicción, a menudo difícil de diagnosticar, puede ser subestimada o mal clasificada. Los síntomas a lo largo del tiempo pueden incluir erupciones cutáneas, dolores de cabeza, artritis, parálisis facial y dolor de nervios.

“El riesgo de la enfermedad de Lyme es realmente difícil de definir en estos días, porque lo hemos encontrado en todos los estados y en todo tipo de entornos”, señaló Stricker.

Anuncio

El Distrito de Control de Enfermedades Transmitidas por Vectores Epidemiológicos y Vectores del Oeste del condado de Los Ángeles indicó que la garrapata occidental de patas negras es una de las más abundantes entre las nueve variedades que se encuentran en California, y la más estrechamente relacionada con la enfermedad de Lyme. Pueden, además, ser tan pequeñas como una semilla de amapola.

La idea de que las garrapatas vivan cerca de la playa “no es nada nuevo”, añadió Stricker. “Les gusta ese tipo de matorrales que están cerca del océano, porque hay mucha humedad”.

En esta región, las garrapatas más jóvenes (ninfas) suelen salir en enero y febrero, en lugar de mayo o junio como en el resto del país, detalló. De manera similar, la temporada alta de garrapatas en esta región a menudo termina antes de mediados del verano porque “cuando hace mucho calor [y el clima es seco], es más difícil para ellas moverse”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio