Anuncio
Share

‘Multimillonario sin hogar’: Nicolas Berggruen se quedó con la finca Hearst en una subasta, por $63.1 millones

A long pool lies in the foreground with a mansion in the background
Una vez propiedad del magnate de los periódicos William Randolph Hearst, la icónica mansión de estilo renacimiento mediterráneo ha aparecido en las películas “The Godfather” y “The Bodyguard”.
(Jim Bartsch)

Nicolas Berggruen, un inversionista de bienes raíces que se ganó el apodo de “multimillonario sin hogar” por su estilo de vida del jet-set y su falta de domicilio fijo, acaba de desembolsar $63.1 millones para adquirir la finca Hearst en Beverly Hills. Berggruen ganó la preciada propiedad en una subasta de bancarrota que fue más competitiva de lo que algunos esperaban.

El cofundador del grupo de expertos Berggruen Institute venció el martes a otros cinco postores en el Edificio Federal Edward R. Roybal y el Palacio de Justicia de Estados Unidos, en el centro de Los Ángeles, en una subasta acalorada que duró alrededor de 45 minutos.

Veinticuatro personas, los postores junto con abogados y agentes, se apiñaron en la sala del tribunal, y algunas otras siguieron la acción a través de un monitor en una sala desbordada, informó Anthony Marguleas, de Amalfi Estates, quien tenía el listado.

La licitación comenzó en $48 millones, $1 millón más que la oferta original de Berggruen, que fue aceptada por el vendedor, el abogado Leonard Ross, en agosto. La oferta aceptada desencadenó una venta por quiebra del Capítulo 7 a través de una subasta, cuyas ganancias se destinarán a pagar la deuda -de aproximadamente $50 millones- que Ross acumuló en la propiedad después de años de no poder venderla.

Anuncio

Mientras las ofertas aumentaban en incrementos de $100.000, todos menos dos postores se retiraron cerca de la marca de $52 millones: Berggruen y MBRG Investors, una compañía de inversión inmobiliaria de West Hollywood, según muestran los registros.

La oferta ganadora de Berrgruen, de $63.1 millones, es la mayor cantidad jamás pagada por una casa en una subasta. La cifra superó a la pagada por una mansión de inspiración italiana en Beverly Park, que se vendió por $51 millones este año.

Aunque es una venta sin precedentes, todavía está muy por debajo de los $195 millones que Ross originalmente pedía. Ese ambicioso precio fue establecido luego de que la Mansión Playboy se vendiera por $100 millones, en 2016, pero años de publicitar la venta y recortes de valores lo redujeron a $69.95 millones a principios de este año.

Al igual que la otra casa de William Randolph Hearst, el famoso castillo de San Simeón, la reputación de la finca de Beverly Hills la precede. Además de estar vinculada al magnate de los periódicos, también se rumoreaba que fue el lugar de luna de miel del presidente John F. Kennedy y Jacqueline Kennedy en la década de 1950. Sus innumerables créditos cinematográficos incluyen “The Godfather” y “The Bodyguard”, así como el álbum visual de Beyoncé de 2020 “Black Is King”.

Construida en 1926, la edificación color salmón fue diseñada por Gordon Kaufmann, el prolífico arquitecto responsable de la presa Hoover, la Greystone Mansion y el Hollywood Palladium. La diseñó para el banquero local Milton Getz.

Con una superficie de 29.000 pies cuadrados, la mansión mediterránea captura el espíritu de la ostentación y el glamour del viejo Hollywood, con techos pintados a mano de 22 pies de altura, una biblioteca de dos pisos con paneles, dos salas de proyección y un club nocturno de estilo art deco, con un bar rescatado de la ahora extinta discoteca de Hugh Hefner, Touch. En la sala de billar hay una chimenea de piedra que fue trasladada desde el castillo de Hearst.

Cuenta con nueve dormitorios, 15 baños y grandes espacios públicos con capacidad para 1.000 invitados. El complejo de 3.5 acres también incluye dos apartamentos para huéspedes, una casa cerca de la piscina, un pabellón de tenis y una caseta de entrada de cinco habitaciones entre terrazas, prados, cascadas y una piscina de tamaño olímpico iluminada por farolas antiguas.

“Ya no se puede construir una casa tan grande en Beverly Hills, y conseguir 3.5 acres es muy inusual”, le dijo el agente de la propiedad, Gary Gold, de Hilton & Hyland, a The Times en agosto.

Desde que la propiedad salió a la venta, en abril, por $89.75 millones, hubo 71 consultas, 41 presentaciones privadas y 12 ofertas por escrito. Marguleas y Gold fueron agentes, junto con Zizi Pak y John Gould, de Rodeo Realty.

Berggruen, nacido en Francia, fundó su empresa de inversión privada Berggruen Holdings en 1984 y también creó el think tank independiente Berggruen Institute en 2010. No es ajeno a las propiedades inmobiliarias del sur de California; en 2015 adquirió 450 acres en las montañas de Santa Mónica, con miras a construir una sede para el grupo de expertos. Forbes sitúa su patrimonio neto en 1.700 millones de dólares. El instituto otorga anualmente un premio de $1 millón “por logros importantes en la promoción de ideas que dan forma al mundo”.

La finca es la última propiedad preciada en llegar a subasta debido a la quiebra. Los propietarios de Mountain, una parcela de 157 acres en Beverly Hills promocionada como la mejor parcela de tierra sin desarrollar de la ciudad, acumularon una deuda de $200 millones sobre la propiedad. Ello derivó en una venta por $100.000 en una subasta de ejecución hipotecaria, en Pomona.

Otras dos ventas de quiebras de alto perfil provienen de Bel-Air. Las ofertas se aceptarán hasta el 27 de septiembre por la casa de Mohamed Hadid en la ladera. Un juez ordenó su demolición por considerar que la mansión, de 30.000 pies cuadrados, era un “peligro para el público”. Las ganancias de la venta se destinarán a la destrucción de la casa y el postor ganador obtendrá la tierra en bruto.

Justo al otro lado de la colina Nile Niami enfrenta una deuda de más de $110 millones por “The One”, una megamansión de 100.000 pies cuadrados que intenta vender por $500 millones. Un síndico designado por el tribunal está preparando la venta.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio