Anuncio
Share

La gran demanda complica el acceso a los anticuerpos que combaten el COVID

A nurse injects a patient
La enfermera Salina Padilla le da al Dr. Prabhakar Tummala una infusión de anticuerpos monoclonales en el Desert Valley Hospital en Victorville.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Las autoridades sanitarias de California advierten de la escasez de anticuerpos monoclonales, que pueden evitar que los pacientes con COVID-19 caigan en estado crítico.

Los funcionarios de salud en California advierten sobre la escasez y los problemas de distribución de un tratamiento médico que puede evitar que los pacientes con COVID-19 se enfermen gravemente.

Los anticuerpos monoclonales comenzaron a desarrollarse como tratamiento contra el COVID-19. Se cree que son una forma de contrarrestar el coronavirus antes de que pueda comenzar a destruir los órganos, afirmó el Dr. Rais Vohra, funcionario de salud interino del condado de Fresno. Los anticuerpos se pueden usar para tratar casos leves o moderados, en pacientes que no están hospitalizados.

Recientemente, en el país la demanda de anticuerpos monoclonales se multiplicó por 20; como resultado, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU está reservando el tratamiento para las áreas más afectadas por la pandemia, indicó la Dra. Regina Chinsio-Kwong, suboficial de salud del condado de Orange.

“Debido a esto, es probable que veamos una caída en el acceso a los anticuerpos monoclonales para nuestro condado”, expresó Chinsio-Kwong. Así, se les pide a los proveedores de atención médica que den prioridad a las personas de mayor riesgo para la terapia.

Anuncio

En el centro de California, la distribución generalizada de anticuerpos monoclonales ha sido un desafío, señaló Vohra. Además de que su orden al estado y a los fabricantes es difícil, aunado a que la terapia requiere de personal de enfermería que pueda administrarla, en un proceso que puede demorar hasta tres horas. También es un desafío en hospitales abarrotados encontrar espacio para que los pacientes puedan ser transfundidos. “Muchas de nuestras clínicas y hospitales simplemente dicen que no tienen los recursos para dedicar esa cantidad de tiempo”, expuso.

Si bien no son un sustituto de las vacunas, los anticuerpos monoclonales son un tratamiento prometedor, agregó Vohra, y señaló que es lamentable que no se pueda administrar un medicamento por problemas de personal e infraestructura. “A cada paciente transfundido hoy, en realidad podemos ahorrarle una hospitalización [en la unidad de cuidados intensivos], por lo cual definitivamente vale la pena invertir en esto”, enfatizó.

Al funcionario de salud del condado de Fresno le gustaría que el estado posibilitara los tratamientos con anticuerpos monoclonales para más californianos. “Seamos realistas: el COVID no desaparecerá pronto. Esperamos poder tenerlo bajo control, pero siempre habrá pacientes... Y si tienen un alto riesgo, este será uno de los primeros medicamentos que hagan falta, independientemente de si estamos en un pico o no.

“Así que, verdaderamente, necesitamos construir la infraestructura para la administración de anticuerpos monoclonales. Si no cortamos el problema de raíz, entonces se convertirá en una neumonía bilateral, o en algo más, que los llevará a la UCI”, concluyó el médico.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio