Anuncio
Share

La Niña ha vuelto. ¿Qué significa eso para un sur de California en plena sequía?

An image from NASA's Jason-3 satellite showing cool water in the equatorial Pacific.
El satélite Jason-3 de la NASA muestra agua anormalmente fría en el Pacífico ecuatorial.
(Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y Los Angeles Times.)

La Niña ha vuelto, pero es probable que pocos californianos aplaudan a esta fría diva.

Dado que La Niña generalmente resulta en un invierno más seco que el promedio en el sur de California, afectado por la sequía, esta no es exactamente una buena noticia. La condición, que influye en el clima a lo largo de Estados Unidos, se ha estado desarrollando desde el verano y ya ha jugado un papel en una temporada de huracanes en el Atlántico, este año, que supera lo normal.

La Niña es esencialmente lo opuesto a su homólogo cálido y húmedo, El Niño, y se caracteriza por temperaturas de la superficie del mar por debajo del promedio en el Pacífico ecuatorial central y del centro-este. Los meteorólogos predicen que La Niña tendrá una fuerza moderada y le dan un 87% de posibilidades de persistir de diciembre a febrero, según el Centro de Predicción del Clima de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

Este es el segundo invierno consecutivo en que se desarrolla este fenómeno.

Anuncio

A map showing what a La Niña winter typically means for North America.
Los inviernos de La Niña suelen ser más secos que el promedio en el sur de California y el suroeste.
(Paul Duginski / Los Angeles Times)

¿Qué es La Niña?

Además de las temperaturas de la superficie del mar por debajo del promedio en el Pacífico tropical, los vientos del este en esa región se fortalecen y las lluvias generalmente disminuyen en el Pacífico tropical central y oriental, también aumentan en el Pacífico occidental, Indonesia y Filipinas.

Las Niñas suelen debilitar lo cortante del viento en el Caribe y el Atlántico tropical, lo que contribuye al aumento de la actividad de los huracanes en la cuenca del Atlántico.

¿Qué significa eso para el sur de California?

Existen numerosos factores climáticos globales que intervienen en la predicción de las precipitaciones, pero La Niña se asocia típicamente con condiciones más frías, más tormentosas que el promedio y un aumento de la precipitación en las partes del norte de Estados Unidos, y condiciones más cálidas, más secas, así como menos tormentosas, en las partes del sur del país.

The latest U.S. Drought Monitor, released on Oct. 14.
Los datos más recientes del Monitor de Sequía de Estados Unidos, publicados el jueves, muestran que California y el oeste están plagados por una sequía grave.
(Paul Duginski / Los Angeles Times)

California y gran parte del oeste continúan sufriendo sequías extremas o excepcionales, según los datos más recientes del Monitor de Sequía de Estados Unidos. La región necesita precipitaciones para recargar la humedad del suelo y aumentar los niveles de las aguas subterráneas, los flujos de los arroyos, así como los niveles de los embalses, según los científicos del Monitor de Sequía.

Esto es especialmente cierto después de un verano caracterizado por un calor extremo; de hecho, el verano más caluroso registrado en California.

El científico climático Daniel Swain tuiteó el miércoles que la sequía actual de California es peor que la de 2014-15, lo que la convierte en la peor registrada desde finales del siglo XIX.

¿Los inviernos de La Niña son siempre secos?

La respuesta corta es: no necesariamente.

Pero Bill Patzert, un científico climatológico retirado del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL por sus siglas en inglés) de la NASA que ha estudiado El Niño-Oscilación del Sur (ENOS) durante cuatro décadas, señala que las condiciones son probablemente propicias para otro año seco.

El fenómeno climático ENOS tiene tres fases: El Niño, un calentamiento de la superficie del océano; su opuesto, La Niña, que es un enfriamiento de la superficie del océano; y una fase neutra en el medio. Estos cambios de temperatura del océano se combinan con modificaciones en la atmósfera y los vientos.

Patzert usa las cifras de precipitación anual (julio a junio) para el centro de Los Ángeles para representar el sur de California, ya que las cifras del centro son las más lejanas. El Niño y La Niña no estaban bien documentados antes de 1950, por lo que analizó los 72 años de lluvia hasta 2021. Eso es desde 1949-50 hasta 2020-21. (Los años de lluvia se refieren al año en que terminó).

Durante ese tiempo, hubo 25 fenómenos de La Niña y 26 de El Niño, por lo que ocurrieron con aproximadamente la misma frecuencia.

La lluvia promedio para los años de La Niña es de 11.64 pulgadas. La media a largo plazo, que se remonta a 1878, en el centro de Los Ángeles es de apenas 15 pulgadas. El invierno pasado, durante una La Niña moderada, el centro de la ciudad obtuvo solo 5.82 pulgadas.

En 10 de los 25 años de La Niña, el centro recibió menos de 10 pulgadas, por lo que algunos de los años más secos de Los Ángeles llegan durante La Niña. En solo cuatro años de La Niña, el centro de Los Ángeles recibió precipitaciones superiores al promedio. Entonces es raro, pero puede suceder. El año más húmedo de La Niña fue 2011, cuando el centro registró 20.20 pulgadas de lluvia. En 2017, cayeron 19 pulgadas de lluvia en el centro, y eso fue durante un momento débil de La Niña. En 2016, solo cayeron 9.6 pulgadas, y eso fue en un episodio fuerte de El Niño.

La repetición de La Niña no es infrecuente, y ocurrió más recientemente en los años 1973-74-75, 1998-99-2000 y 2007-08-09. La repetición de La Niña comúnmente sigue a El Niño.

Por lo tanto, El Niño y La Niña pueden ser bastante impredecibles, detalla Patzert, “pero las estadísticas favorecen a fenómenos más secos de La Niña y casos más húmedos con El Niño, lo cual no es una buena noticia para los administradores del agua, los agricultores y los bomberos”.

¿Cómo estudian los científicos a La Niña?

Los científicos del JPL en La Cañada Flintridge estudian el fenómeno ENOS con tecnología satelital que detecta la altura de las aguas en el Océano Pacífico.

Dado que el agua se expande cuando hace más calor, la superficie del océano es más alta. Donde el agua está más fría, se contrae y la superficie es más baja. (En las imágenes de satélite, las alturas mayores de lo normal se muestran en amarillo y rojo, mientras que las alturas menores se muestran en azul y violeta. El verde indica lo que está cerca de lo normal).

Actualmente, el agua más fría de La Niña a lo largo del Ecuador mide entre 3 y 6 pulgadas más bajo de lo normal.

Entonces, como muestra el registro, no hay garantías, pero “las condiciones están propicias para un invierno tormentoso y húmedo en el noroeste del Pacífico, así como para un invierno seco y relativamente sin lluvia en el sur de California, el suroeste y el sur de Estados Unidos”, puntualiza Patzert.

ENOS aún no se comprende completamente, y muchos otros factores juegan un papel en el clima global, pero el Océano Pacífico es el gorila de 800 libras de los factores climáticos. Como le gusta decir a Patzert: “Cuando el Pacífico habla, todos deberíamos escuchar”.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio