Anuncio
Share

Recibe condena de 35 años en prisión por matar a su esposa poco después de que ella pidiera el divorcio

Comparecencia de Fernando Ávila el 9 de diciembre de 2019
En esta foto de archivo del 9 de diciembre de 2019, Fernando Ávila asiste a su comparecencia en la Corte Superior de San Diego, acusado de disparar fatalmente a su esposa Julia Serrano frente a la casa de City Heights que compartían con sus dos hijos.
(Nelvin C. Cepeda/The San Diego Union-Tribune)

Julia Serrano, de 29 años y madre de sus dos hijos, huyó de la casa tras una discusión. Su marido Fernando Avila la siguió con una escopeta.

Un hombre que asesinó a su esposa con una escopeta cerca de su casa en City Heights fue sentenciado el lunes a 35 años a cadena perpetua en la prisión estatal.

Fernando Ávila, de 30 años, se declaró culpable en la Corte Superior de San Diego de asesinato en primer grado y admitió haber usado un arma en el 5 de diciembre de 2019, para disparar en contra de Julia Serrano, de 29 años de edad y madre de sus dos hijos.

Los documentos judiciales indican que la pareja había estado casada durante casi siete años, pero que Serrano había solicitado el divorcio poco antes de ser asesinada.

Durante su audiencia de sentencia, Ávila se disculpó con la familia de Serrano “por hacerles pasar por tanto dolor” y con sus hijos “por quitarles a su mamá''.

Anuncio

“Si pudiera deshacer lo que hice, lo haría”, dijo Ávila. “Pero como no puedo, tengo que vivir con el dolor y la culpa de saber lo que hice”.

En la audiencia preliminar de Ávila, una vecina que vivía cerca de la pareja en 46th Street testificó que ella y su esposo se despertaron alrededor de las 5:30 a.m. por una fuerte discusión.

La naturaleza de la discusión no estaba clara, pero dijo que escuchó a una mujer gritar: "¡Para, déjame ir!”.

Avila disparó entonces a Serrano una vez fuera de su casa. La policía dice que encontró un cartucho de escopeta gastado y sangre en el lateral del vehículo de la pareja, que estaba estacionado en la calle justo fuera de la residencia.

Tras el primer disparo, la víctima corrió hasta la esquina de 46th Street y University Avenue, donde se sentó en la acera, según el testimonio.

Las imágenes de vigilancia captadas desde un negocio cercano muestran a Ávila siguiendo a Serrano por la calle, y luego disparándole por segunda vez a quemarropa, según los fiscales.

En las imágenes se ve a Ávila arrodillándose sobre la víctima tras el disparo, abandonando brevemente la escena, para luego volver y arrodillarse de nuevo sobre la víctima.

Serrano murió en el lugar de los hechos. Ávila fue detenido poco después.

Las imágenes de la cámara corporal de un agente de policía de San Diego que se reprodujeron en la vista preliminar mostraban a Ávila esposado y metido en un vehículo patrulla, llorando y preguntando repetidamente a un agente si su mujer estaba bien.

La escopeta fue localizada en la hierba del jardín delantero de la pareja, según la policía.

Los documentos del divorcio se encontraron en el bolso de la víctima dentro de la casa, según el testimonio.


Anuncio