Anuncio
Share

El condado de Los Ángeles ve más víctimas mortales de Ómicron mientras aumentan las muertes por COVID-19

A tent with medical personnel
Una tienda de campaña se encuentra fuera del Departamento de Emergencia en el Hospital Comunitario MLK el 13 de enero.
(Francine Orr / Los Angeles Times)

El jueves, el condado de Los Ángeles informó de la mayor cifra de muertes por COVID-19 en un solo día desde marzo de 2021.

Las muertes por COVID-19 en el condado de Los Ángeles se han disparado en la última semana, y las autoridades dicen que la mayoría de los decesos recientes parecen ser de la variante Ómicron.

La propagación de la última variante del coronavirus ha avanzado con una velocidad sin precedentes desde diciembre, aunque las autoridades han dicho que las personas que se infectan con Ómicron generalmente tienen síntomas menos graves que con la variante anterior Delta. Aun así, las autoridades señalan que es mortal para algunos.

De las 102 muertes registradas el jueves -la cifra más alta en un solo día desde el 10 de marzo-, el 90% correspondió a personas que enfermaron de COVID-19 después de Navidad, y el 80% a los que enfermaron después del día de Año Nuevo, lo que indica una alta probabilidad de infección por Ómicron, expuso la directora de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer.

Parece que las personas que están muriendo por la variante Ómicron se están deteriorando mucho más rápidamente que las infectadas por variantes anteriores, manifestó Ferrer a los periodistas.

“Significa que las personas que acaban falleciendo a causa del COVID, si se infectaron con Ómicron, parece que les afecta con más rapidez”, dijo Ferrer.

Anuncio

Durante la oleada de Delta del verano, a los pacientes de COVID-19 se les diagnosticó una infección por coronavirus o empezaron a tener síntomas entre cuatro y cinco semanas antes de su muerte. Pero entre las víctimas mortales notificadas a finales de la semana pasada, muchas tuvieron un inicio de síntomas o un primer diagnóstico tres semanas o antes de su deceso.

“Es un período relativamente corto entre el momento en que alguien se infecta, presenta los síntomas y fallece”, dijo Ferrer.

Durante el período de siete días que terminó el domingo, el condado de Los Ángeles tiene un promedio de 61 muertes por COVID-19 al día, según un análisis del Times de los datos estatales publicados el lunes. Esto supera la oleada de la primavera de 2020 al comienzo de la pandemia, que alcanzó un máximo de 50 defunciones al día; la primera oleada del verano, con 49 muertes al día; y la oleada del Delta del verano pasado, que alcanzó un máximo de 35.

Pero la oleada del invierno pasado fue significativamente peor: Se registraron unos 240 decesos diarios en el condado de Los Ángeles.

Las muertes diarias reportadas están sujetas a ajustes,
Las muertes diarias reportadas están sujetas a ajustes, y pueden resultar en picos o caídas anormales en las muertes semanales reportadas. (Departamento de Salud Pública de California)

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, dijo que cree que “estamos en un lugar mejor” en comparación con el invierno pasado, dada la menor gravedad general de Ómicron, aunque esté más extendida.

Pero el creciente número de muertos no puede ser ignorado o desestimado, dicen las autoridades.

“Todavía estamos caminando en el valle de la muerte cuando vemos a más de 100 personas en mi ciudad, mi condado, morir en un solo día como ocurrió la semana pasada”, expresó Garcetti. “Y de alguna manera eso se ha normalizado, o no pensamos en ello tan constantemente como solíamos hacerlo. Yo lo hago. Todavía pienso en ello. Rezo por ello cada noche. Rezo por ello por la mañana cuando me despierto”.

También hay indicios crecientes de que los nuevos casos de Ómicron han alcanzado su punto máximo en California. Sin embargo, las autoridades esperan que los hospitales sigan teniendo problemas durante días y semanas, y que continúen las muertes por la oleada invernal.

“El hecho de que Ómicron sea tan infeccioso ha creado un problema mayor” que otras características de la propia variante, dijo el Dr. Armand Dorian, director ejecutivo del Hospital USC Verdugo Hills en Glendale.

“El virus en sí no es tan letal como el Delta. No hay tanta gente que se contagie que esté en estado crítico o que vaya a la UCI. Pero hay más personas que se infectan, es decir, muchísimas más”, afirma Dorian.

Eso significa que, “aunque un porcentaje menor de personas infectadas acabe con una enfermedad grave, la enorme cantidad de casos ha provocado un elevado número de muertes”.

La infecciosidad desenfrenada de la variante Ómicron también ha alejado a un mayor número de trabajadores sanitarios que enferman, creando problemas de personal en los hospitales y otros centros de salud.

"¿Cómo atendemos a una residencia de ancianos o a un centro de enfermería especializada? Porque su personal es escaso. Es una cadena. Y si uno de los eslabones se rompe, todo retrocede”, explicó Dorian.

Dorian dijo que hace unas semanas, aproximadamente el 10% del personal de USC Verdugo Hills estaba de baja. A medida que los trabajadores se han ido recuperando, esa cifra se ha reducido a alrededor del 3%, expuso.

La crisis se ha notado especialmente en los servicios de emergencia: Durante las oleadas anteriores, “la gente no utilizaba las urgencias a menos que estuviera realmente enferma” y las personas con enfermedades distintas del COVID tampoco acudían, dijo Dorian. “Ahora sí lo hacen”.

Más de un tercio de los pacientes del hospital de Glendale son positivos al coronavirus, aunque algunos son pacientes “incidentales” que acudieron al hospital por algo diferente y fueron sometidos a pruebas y se descubrió que tenían el virus cuando llegaron, dijo Dorian.

Calculó que el 70% de sus pacientes positivos al coronavirus “están aquí por el COVID”.

Según algunas estimaciones, entre el 80% y el 90% de las infecciones por Ómicron no dan lugar a síntomas, pero la oleada de casos sin precedentes relacionados con la nueva variante podría dar lugar a ingresos hospitalarios récord en algunos países, dijo el Dr. Christopher Murray, director del Instituto de Métrica y Evaluación Sanitaria de la Universidad de Washington, en un comentario para la revista The Lancet.

En todo el país, en los últimos días se han registrado unos 145.000 casos de coronavirus en los hospitales. Esto es más que el anterior máximo de la pandemia, 124.000, registrado el pasado invierno.

En todo Estados Unidos, la media diaria de muertes por COVID-19 este invierno ha superado la de la ola Delta del verano. En los últimos días, el país estaba registrando un promedio de casi 2.000 decesos diarios, superando el máximo del verano de unos 1.900 al día. La última cifra sigue siendo inferior al récord de 3.400 muertes diarias del invierno pasado.

“Mientras los casos y las hospitalizaciones siguen siendo altos, lo más preocupante es el aumento de las muertes”, dijo el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles en un comunicado. Las personas no vacunadas en el condado de Los Ángeles tenían 23 veces más probabilidades de morir de COVID-19 en comparación con las que están totalmente inoculadas, según datos recientes.

“Desde el comienzo de la pandemia, hemos reconocido que, si bien muchos experimentan una enfermedad leve a causa del COVID, hay otros que no saldrán bien parados si se infectan”, dijo Ferrer en un comunicado el viernes.

El número de pacientes positivos al coronavirus en las unidades de cuidados intensivos del condado de Los Ángeles sigue aumentando. Hasta el domingo, había 794 pacientes positivos al coronavirus en las UCI del condado de Los Ángeles, un 28% más que la semana anterior. La última cifra es la más alta en casi un año, pero sigue siendo menos de la mitad del récord de 1.731 del 8 de enero de 2021.

El número de pacientes hospitalizados con coronavirus ha comenzado a estabilizarse. Durante la última semana, el condado de Los Ángeles informó de entre 4.500 y 4.800 pacientes, cifras que dejaron de subir significativamente a finales de la semana pasada.

Y los nuevos casos diarios de coronavirus parecen estar disminuyendo. El domingo, el condado de L.A. registró una media de 31.000 casos al día durante la semana pasada, según los datos estatales publicados el lunes; hace más de una semana, el promedio era de 40.000 a 44.000 casos diarios, un récord.

Sin embargo, la tasa de casos no está disminuyendo de forma uniforme. El análisis de las aguas residuales indica que, mientras que las zonas del centro y del oeste muestran niveles ligeramente inferiores del coronavirus, los niveles virales en las zonas del este y del sur del condado siguen siendo elevados, expuso Ferrer.

Los datos de las aguas residuales se correlacionan con las áreas que ahora reportan las tasas más altas de casos de coronavirus, incluyendo el sur de L.A., el sureste del condado de L.A., el Este de L.A., el noreste del Valle de San Fernando y partes del Valle de San Gabriel. Esto supone un cambio con respecto a diciembre, cuando las tasas de casos más altas del condado se encontraban en las comunidades más ricas de la costa de Malibú, el Westside, el sur del Valle de San Fernando y las comunidades de Hollywood Hills.

En aquella época, “los más propensos a infectarse solían ser los viajeros, los que acudían a locales de ocio y los que se mezclaban en lugares donde muchos estaban cerca mientras no tenían la protección de mascarillas”, explicó Ferrer. “Algunos de los cambios recientes asociados a la transmisión generalizada en la comunidad probablemente reflejan el hecho de que ahora estamos viendo un aumento de la transmisión entre aquellos cuyos trabajos los ponen en estrecho contacto con otros y que a menudo viven en viviendas atestadas”.

Las tasas de casos de coronavirus son mayores entre los residentes latinos y negros en comparación con los blancos. Por cada 100.000 residentes latinos, se registraron unos 3.600 casos en un período de dos semanas, y por cada 100.000 habitantes negros, hubo 2.700 casos. Por cada 100.000 residentes asiático-americanos, hubo 2.300, y por cada 100.000 habitantes blancos, hubo 2.100.

Las tasas de vacunación entre los residentes latinos y negros del condado de Los Ángeles siguen siendo más bajas que las de otros grupos raciales y étnicos. Para los mayores de 5 años, el 58% de los habitantes negros y el 64% de los latinos han recibido al menos una dosis; el 77% de los blancos, el 82% de los nativos americanos y el 87% de los residentes asiáticos americanos han recibido una.

Las autoridades sanitarias han expresado su preocupación por las bajas tasas de vacunación entre los niños de 5 a 11 años. Solo el 29% de los niños de ese grupo de edad en el condado de Los Ángeles han recibido al menos una dosis. En comparación, en San Francisco, el 71% de los niños de ese grupo de edad han recibido al menos una dosis de la vacuna.

“Esto crea una vulnerabilidad significativa para una mayor propagación, no solo entre los niños, sino entre todos nosotros”, dijo Ferrer.

Con las tasas de transmisión de coronavirus todavía extraordinariamente altas, los expertos y funcionarios de salud siguen instando a la gente a hacer todo lo posible para evitar infectarse: Usar mascarilla en lugares públicos cerrados y evitar reuniones no esenciales, especialmente en interiores y en lugares donde no se usan cubiertas faciales, como en restaurantes y bares.

En un estudio publicado en la revista Environmental Science and Technology Letters, los investigadores de la Universidad de Yale descubrieron recientemente que los camareros de los restaurantes estaban expuestos con mayor frecuencia a partículas de coronavirus en el aire en comparación con otros trabajadores en entornos de alto riesgo, según un informe que resume los resultados de un estudio en el que se utilizaron detectores víricos móviles enganchados en el cuello de la camisa durante cinco días que acumularon aerosoles y gotas cargados de virus.

De los 62 detectores que se devolvieron a los investigadores, cinco recogieron coronavirus. Cuatro de ellos los llevaban los camareros de un restaurante y uno un miembro del personal de un albergue para personas sin hogar. Dos de los sensores de los camareros de restaurantes tenían una carga viral excepcionalmente alta, “lo que sugiere un contacto estrecho con uno o más individuos infectados”, según el informe.

Las autoridades están instando a la gente a ponerse al día con las vacunas contra el COVID-19 y las inoculaciones de refuerzo. Mientras que 3 millones de residentes del condado de Los Ángeles mayores de 12 años han recibido su vacuna de refuerzo, otros 3 millones son elegibles pero aún no han recibido una.

Cada vez hay más pruebas de que posponer la vacuna de refuerzo es arriesgado, ya que la inmunidad al COVID-19 disminuye en los meses siguientes a la finalización de la serie de vacunación primaria.

Los datos presentados por la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU, mostraron que, en el caso de la variante Ómicron, dos dosis de la serie de vacunación primaria de Pfizer-BioNTech o Moderna hicieron que la eficacia contra la hospitalización cayera a solo un 57% más de seis meses después de la segunda dosis. Una dosis de refuerzo elevó la eficacia de la vacuna contra la hospitalización al 90%.

Vaccine effectiveness
En el caso de las vacunas de Pfizer y Moderna, su eficacia contra la hospitalización es inicialmente del 81%, pero luego cae al 57% más de seis meses después de la segunda dosis. Una dosis de refuerzo eleva la eficacia de la vacuna al 90%. (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU)
(U.S. Centers for Disease Control and Prevention )

Ese estudio no examinó la vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson, que no utiliza la misma tecnología de ARNm que Pfizer-BioNTech y Moderna. Sin embargo, las autoridades sanitarias estadounidenses afirmaron en diciembre que, en general, es preferible utilizar cualquiera de las vacunas de ARNm en lugar de la de Johnson & Johnson -tanto para la serie primaria como para las dosis de refuerzo-, citando el riesgo de que se produzcan coágulos sanguíneos raros pero graves.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio