Anuncio
Share

El condado de Los Ángeles ofrece pastillas gratuitas contra el COVID en las farmacias CVS

A lab technician visually inspects Paxlovid tablet samples in Freiburg, Germany.
Paxlovid es una de las dos pastillas antivirales que se ofrecen en el programa “test to treat” que está poniendo en marcha el condado de Los Ángeles.
(Associated Press)

El condado de Los Ángeles puso en marcha esta semana el programa “test to treat” el COVID-19 anunciado por el presidente Biden en su discurso sobre el estado de la Unión, que ofrece píldoras contra el COVID de forma gratuita a las personas recién infectadas que se hagan la prueba, o muestren los resultados de ésta, en farmacias seleccionadas con clínicas in situ.

En el condado de Los Ángeles, 20 clínicas de salud de CVS participan en el programa; la lista está disponible en el sitio web del condado en ph.lacounty.gov/covidmedicines o llamando al (833) 540-0473. Hay planes para ampliar el programa a otras farmacias y centros clínicos.

Las píldoras antivirales que se ofrecen en el programa “test to treat” son Paxlovid, fabricado por Pfizer, y molnupiravir, fabricado por Merck & Co., que tratan el COVID-19 de leve a moderado. Los fármacos deben administrarse en un determinado número de días tras el inicio de los síntomas, o a partir del día en que la prueba del coronavirus de positivo, y funcionan mejor si se administran pronto, dijo la directora de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer. Los medicamentos requieren una receta médica.

Anuncio

Según las directrices federales, el Paxlovid y el molnupiravir se recomiendan para los pacientes “con alto riesgo de progresar al COVID-19 grave”, pero solo pueden administrarse a aquellos que no están tan enfermos como para requerir hospitalización o tratamiento con oxígeno suplementario.

Existe la esperanza de que los fármacos reduzcan aún más la posibilidad de enfermedad grave y muerte entre las personas con mayor riesgo de complicaciones por COVID-19. Una de las ventajas de los fármacos es que son más fáciles de administrar que los medicamentos contra la COVID que requieren inyecciones.

El Paxlovid (conocido genéricamente como nirmatrelvir y empaquetado junto con un agente potenciador conocido como ritonavir) puede administrarse a los mayores de 12 años que pesen al menos 88 libras. Los comprimidos suelen tomarse dos veces al día durante cinco días.

Anuncio

El molnupiravir es para adultos, no se recomienda su uso durante el embarazo y sólo se recomienda si no se dispone de otros medicamentos para el tratamiento, dijo Ferrer.

Ferrer dijo que le preocupa que muchas personas no conozcan los medicamentos contra el COVID. Aunque los suministros de la mayoría son limitados en algunas partes del condado, también hay poca demanda de estos tratamientos.

“Nos preocupa que los residentes puedan estar confundidos sobre qué medicamentos están disponibles y cómo acceder a estos fármacos”, dijo.

Anuncio

“Si usted cree que puede ser un candidato para uno de estos tratamientos, por favor pregunte a su proveedor si usted es elegible”, dijo Ferrer. “Si no tiene un proveedor, solicite una cita en una clínica que forme parte de la red de proveedores que ofrecen estos medicamentos”. Una vez concedida la receta, los pacientes pueden obtener las píldoras en una farmacia autorizada.

En una reunión informativa con la Asociación Médica de California, la Dra. Erica Pan, epidemióloga del Estado, también instó a los médicos a estar al tanto de estos medicamentos y a recetarlos a los pacientes que den positivo y tengan un mayor riesgo de ser hospitalizados.

Los tratamientos no son un sustituto de las vacunas, dicen las autoridades, pero están destinados a proporcionar una protección adicional.

Anuncio

Los fármacos contra el coronavirus que se administran por vía intravenosa no forman parte del programa, pero Ferrer también los destacó para aumentar la concienciación.

Dos de los fármacos pertenecen a una clase de medicamentos llamados anticuerpos monoclonales: sotrovimab y bebtelovimab.

El sotrovimab se utiliza para tratar el COVID-19 en pacientes de alto riesgo a partir de los 12 años que no están hospitalizados y tienen síntomas leves o moderados. El medicamento debe ser inyectado lentamente en la vena por un médico o una enfermera durante media hora, y debe administrarse como una dosis única lo antes posible después de una prueba positiva y dentro de los 10 días siguientes a la aparición de los síntomas.

Anuncio

El bebtelovimab se utiliza en personas de 12 años o más que hayan dado positivo en la prueba del coronavirus, que estén en alto riesgo y para las que no haya otras opciones de tratamiento disponibles o adecuadas. También debe administrarse por inyección durante al menos 30 minutos.

Otro fármaco contra el COVID -el remdesivir- se administra por vía intravenosa, pero pertenece a la clase de medicamentos conocidos como antivirales.

El remdesivir se administra por vía intravenosa en una infusión lenta durante 30 minutos a dos horas en un hospital. Es el único medicamento contra el COVID del que existe un amplio suministro. En el caso de los pacientes no hospitalizados, se administra una vez al día durante tres días y se inicia en los siete días siguientes a los síntomas iniciales; en el caso de los pacientes hospitalizados con COVID-19 grave, suele administrarse una vez al día durante cinco a diez días.

Anuncio

A diferencia de los medicamentos contra el COVID que están disponibles en forma de píldoras, el remdesivir es el único antiviral señalado por Ferrer que puede utilizarse para tratar a niños menores de 12 años, siempre que pesen al menos 2,5 kilos.

Los funcionarios federales dieron recientemente el orden de preferencia de los tratamientos contra el COVID para las personas no hospitalizadas, prefiriendo primero el Paxlovid, luego el sotrovimab y después el remdesivir. Si no se dispone de ninguna de estas terapias, los funcionarios sugirieron utilizar bebtelovimab o molnupiravir.

El paxlovid, el sotrovimab y el remdesivir son los preferidos en función de los datos que sugieren una “reducción de entre el 79% y el 88% de las hospitalizaciones o muertes en los pacientes tratados en ensayos aleatorios controlados con placebo, así como en las actividades in vitro de los agentes contra la variante Ómicron”, según un comunicado publicado en el sitio web de los Institutos Nacionales de Salud.

Anuncio

Ferrer también trató de promover el conocimiento de Evusheld (también conocido como tixagevimab y cilgavimab). A diferencia de los otros medicamentos contra el COVID, Evusheld no se administra a personas que ya han dado positivo, sino que se utiliza para prevenir el COVID-19 causado por una futura exposición al coronavirus.

Evusheld se administra a través de un par de inyecciones -dadas en una sola sesión- para los mayores de 12 años. Está pensada para prevenir el COVID-19 entre las personas que no han estado expuestas al coronavirus y que, o bien tienen el sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad, o bien no pueden vacunarse por razones médicas.

Ferrer dijo que los residentes que crean que son elegibles para recibir medicamentos contra el COVID por vía intravenosa deben hablar con su proveedor de atención médica.

Anuncio

Ferrer dijo que una vez que haya un mayor suministro de medicamentos anti-COVID, “habrá una amplia red de proveedores que podrán proporcionar tanto información como prescribir el medicamento contra el COVID-19, particularmente en aquellas comunidades con residentes con un riesgo elevado”.

El Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles pondrá en marcha próximamente un proyecto piloto destinado a ofrecer una opción de telesalud a los pacientes que no pueden acceder a la atención sanitaria en otro lugar o no tienen seguro. Dado que los medicamentos contra el COVID requieren una receta médica, los pacientes recién infectados necesitarán tener acceso a un proveedor de atención médica para obtener dichos medicamentos.

“Los pacientes que den positivo en los centros de pruebas seleccionados en las comunidades subatendidas estarán conectados a esta opción de telesalud y, de nuevo, si son elegibles y si lo aprueba un proveedor, se les enviarán los medicamentos sin costo alguno”, dijo Ferrer.

Anuncio

Se supone que los medicamentos son gratuitos, pero Ferrer dijo que ha oído hablar de casos en los que el centro de tratamiento puede cobrar por la administración de un medicamento. Instó a los pacientes a confirmar los costos con antelación con los proveedores de atención sanitaria o las compañías de seguros para asegurarse de que no les cobren.

“Los residentes que quieran saber si son elegibles para el tratamiento, el acceso a estos medicamentos o simplemente tienen preguntas sobre lo que sería adecuado para ellos, deben ponerse en contacto con su proveedor médico o ... con nuestra línea de información”, dijo Ferrer.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Anuncio


Anuncio