Anuncio
Share

¿Debo preocuparme por la recesión? Lo que los californianos deben saber

The posted prices at a 7-Eleven gas station in San Diego in March.
Este año, llenar el tanque se ha llevado una parte cada vez mayor de los ingresos de los californianos. Aquí, una estación del área de San Diego cobra más de 6 dólares por galón en marzo.
(Rob Nikolewski / San Diego Union-Tribune)

Según muchas mediciones, la economía estadounidense avanza a buen ritmo. Las últimas lecturas de algunos indicadores económicos clave son todos buenos: el desempleo es bajo, la construcción de viviendas está al alza, las ventas minoristas siguen creciendo y el producto interno bruto mostró un sólido crecimiento.

Lo mismo puede decirse de California, cuyo crecimiento del PIB y el aumento del empleo superaron al conjunto del país durante gran parte del año pasado. A Los Ángeles le fue especialmente bien en materia de empleo, según Beacon Economics, y se espera que su economía, lastimada por las restricciones relacionadas con la pandemia, “pase de la recuperación a la expansión en los primeros meses de 2023".

Y, sin embargo, una encuesta reciente reveló que 4 de cada 5 estadounidenses esperan una recesión este año.

“La gente está convencida de que hay una recesión en puerta”, dijo David Shulman, un economista que asesora el Anderson Forecast de la UCLA.

Sin embargo, incluso Shulman ve que se avecinan problemas, pero no ahora, sino hasta el 2024. Ello se debe a la aceleración vertiginosa de la inflación, que podría desencadenar una recesión. Los californianos del sur están expuestos a algunos de los peores efectos de la inflación, debido a que los desplazamientos al trabajo se ven afectados por la gasolina y los altos costes de la vivienda.

Anuncio

Para ayudarle a entender los riesgos y lo que puede hacer para prepararse para ellos, he aquí algunos datos e indicaciones sobre las recesiones y la situación económica actual.

¿Qué es una recesión?

La Oficina Nacional de Investigación Económica (National Bureau of Economic Research) -una organización privada sin ánimo de lucro, es la organización que los economistas consideran la encargada de llevar la cuenta oficial de las recesiones. Define una recesión como un “descenso significativo de la actividad económica que se extiende por toda la economía y que dura al menos dos periodos consecutivos de tres meses y en los que el PIB disminuye, teniendo en cuenta la inflación”.

Esa es la definición técnica. Lo que las recesiones significan en términos humanos es un aumento del desempleo, ya que la demanda de bienes y servicios disminuye, lo que hace que las empresas despidan trabajadores, lo que suprime aún más la demanda de bienes y servicios. Como las empresas se reducen en lugar de expandirse, los desempleados tienen dificultades para encontrar trabajo, lo que agrava la desaceleración.

Se trata de un círculo vicioso que el gobierno intenta interrumpir inyectando dinero en la economía, normalmente pagando a los trabajadores desempleados una parte de sus salarios anteriores durante varios meses, pero también enviando ocasionalmente cheques de estímulo o decretando vacaciones fiscales. En la recesión más reciente, el gobierno federal y el gobierno estatal de California optaron por los cheques de estímulo.

También existe una dimensión psicológica, cuando los consumidores pierden la confianza en la economía y frenan su gasto. Eso es lo que está ocurriendo ahora, según la encuesta de confianza del consumidor del Conference Board, que encontró que el público es cada vez más pesimista sobre el futuro, a pesar de sentirse mejor sobre su situación actual.

“Cuando ves que la gasolina cuesta 6 dólares”, dijo Shulman, “te sientes pobre. En la mente de algunas personas, eso es una recesión”.

¿Qué causa una recesión?

Los economistas señalan una serie de factores que pueden hacer que la economía entre en recesión. Estados Unidos ha sufrido tres recesiones en lo que va del siglo XXI, y cada una tuvo una causa diferente.

La recesión de marzo a noviembre de 2001 estuvo ligada a las fuertes pérdidas en el mercado de valores, primero cuando la burbuja de las puntocom estalló a finales de 2000, y luego cuando los terroristas estrellaron aviones contra el World Trade Center el 11 de septiembre. La Gran Recesión, que se extendió de diciembre de 2007 a junio de 2009, fue causada por el colapso de la industria financiera vinculado al fiasco de las hipotecas de alto riesgo. Y la breve pero extrema desaceleración de febrero a abril de 2020 fue consecuencia del COVID-19 y de las restricciones a los viajes y al comercio ordenadas por el gobierno.

El hilo conductor de cada una de ellas fue un fuerte descenso de la demanda: o bien las empresas y los particulares tenían menos dinero disponible, o bien no eran capaces de gastar el dinero que tenían.

La situación actual es muy diferente. La demanda es extremadamente fuerte porque hay mucho dinero circulando por la economía, una situación creada por los tipos de interés mínimos, el alto nivel de empleo, el aumento de los salarios y los agresivos préstamos y gastos federales (para cubrir los cheques de estímulo, entre otras muchas cosas).

Pero esto es algo demasiado bueno, porque la demanda ha superado con creces la oferta de bienes y servicios.

“Mires donde mires no ves más que un grado insano de consumo”, dijo el economista Christopher Thornberg, socio fundador de Beacon Economics en Los Ángeles. Los defensores de los grandes paquetes de ayuda federal dicen que millones de estadounidenses afectados por el COVID necesitaban un rescate. Pero Thornberg rebate: “Se mire como se mire, el gobierno federal sobreestimuló esta economía a un nivel insano durante este último año”.

El rápido aumento de los precios de las acciones y las viviendas contribuyó a incrementar el patrimonio neto de los hogares estadounidenses en más de un tercio desde el inicio de la pandemia. “Los estadounidenses están llenos de dinero. Nos sentimos ricos. Y ahí está el problema”, dijo Thornberg. “No somos ricos. La economía no tiene la capacidad de producir productos al nivel que la gente quiere. En otras palabras, se trata de una falsa riqueza”.

Este desajuste -que algunos economistas achacan por completo a la Reserva Federal que bombea dinero al sistema y otros atribuyen, al menos en parte, a los problemas relacionados con el COVID en las cadenas de suministro, en las fábricas y en las industrias de servicios, agravados por la invasión rusa de Ucrania- está haciendo subir los precios. Y los precios seguirán subiendo, según Thornberg, hasta que la demanda y la capacidad de producción vuelvan a estar sincronizadas.

En respuesta, la Reserva Federal está empezando a subir los tipos de interés, lo que encarece los préstamos. Este cambio afectará tanto a las empresas como a los consumidores. Jim Doti, profesor de economía del Centro de Investigación Económica de la Universidad de Chapman, dijo que la Reserva Federal también está dando a entender que empezará a vender algunos de los bonos de su cartera; hacerlo aumentaría la presión al alza de los tipos de interés y reduciría la oferta de dinero.

La combinación de precios más altos y tipos de interés más altos frena el crecimiento de la economía. El objetivo de la Reserva Federal es un “aterrizaje suave” en el que el endurecimiento de la oferta monetaria alivie la demanda y permita al mismo tiempo un cierto crecimiento económico. Pero hay muchos economistas que temen que la Fed haya esperado demasiado tiempo y haya actuado con demasiada suavidad, permitiendo que la inflación sea lo suficientemente potente como para desencadenar una recesión.

“No hay un aterrizaje suave”, dijo Thornberg. “El caballo está desbocado”.

¿Está el sur de California en mayor o menor riesgo?

Señalando los largos desplazamientos al trabajo que caracterizan al estado, Shulman dijo: “California es obviamente más sensible a lo que está sucediendo ahora debido a los precios de la gasolina.” Para las personas que no tienen otra alternativa que la de conducir -como los trabajadores que se ven obligados a vivir lejos de sus lugares de trabajo en Los Ángeles por los elevados costes de la vivienda- el aumento de aproximadamente el 50% del precio del galón en el último año ha sido el equivalente a un recorte salarial.

El aumento de los precios del combustible también podría afectar más a California que a otras partes del país, según Doti, debido a la dependencia del estado del turismo. “Lo primero que recortan los consumidores es el gasto discrecional”, que incluye los viajes, dijo. “Por eso la recesión COVID golpeó más a California”.

Los altísimos precios de la vivienda en el estado son otro problema, dijo Doti. Los valores de las propiedades deberían caer a finales de este año, y más profundamente en California que en otras partes de EE.UU., dijo. Pero añadió que el aumento de los tipos de interés probablemente hará que las viviendas sean menos asequibles incluso a precios más bajos.

El doble golpe que supone el aumento de los intereses hipotecarios y los precios extraordinariamente elevados de la vivienda probablemente disuadirá no sólo a los compradores de viviendas de nivel inicial, sino también a las personas que quieran cambiar su primera vivienda, dijo Shulman. Y para los inquilinos, dijo, el probable aumento de los costes es incluso peor de lo que sugieren las cifras federales de inflación. Eso es porque muchos inquilinos están en contratos de arrendamiento anual, lo que retrasa el ajuste de sus finanzas en las subidas de precios.

Luego está el porcentaje relativamente alto de californianos que aún buscan trabajo. La tasa de desempleo del estado fue del 4,9% en marzo, más de un tercio superior a la media nacional del 3,6%. Si empiezas con una tasa más alta al entrar en una recesión, dijo Shulman, “vas a terminar con una tasa más alta”.

El mercado bursátil, que ha perdido su encanto en 2022, es otro factor de riesgo para California, dijo Doti. La economía del estado, con un alto componente tecnológico, es rica en empresas de nueva creación que dependen de fondos prestados. Si el mercado va a la baja, “esas empresas que han pedido más préstamos tendrán muchas más dificultades para refinanciar esa deuda”, dijo.

Y si se produce una recesión, dijo Shulman, plantearía otro problema inusual para California: “Aumentará la presión de la emigración, lo que sería negativo para la economía.... Si se ven menos oportunidades en California, de repente el resto del país puede parecer más atractivo”.

Sin embargo, California tiene algunos factores que operan a su favor.

Shulman dijo que el sur de California sigue teniendo presencia en la industria de la defensa, aunque disminuida, y que se beneficiará del aumento de los gastos del gobierno federal en material militar durante la guerra de Ucrania.

También dijo que, a pesar del aumento de los costes del combustible, las industrias de la hostelería y el turismo del estado deberían beneficiarse de la “enorme demanda de viajes” ahora que quedan pocas restricciones relacionadas con el COVID. Del mismo modo, Shulman señaló que existe una gran necesidad insatisfecha de compra de viviendas y automóviles que debería sostener la demanda aquí.

Además, dijo, “se está produciendo un enorme gasto de capital” relacionado, al menos en parte, con las energías limpias. “Para mí, esto no es una recesión”, dijo Shulman.

¿Qué puede hacer para defenderse?

La planificadora financiera certificada Barbara Ginty, presentadora del podcast Future Rich, dijo que la pandemia del COVID-19 puso de manifiesto la importancia de crear un fondo de emergencia personal. Ella ha escuchado a clientes calificarse a sí mismos “a prueba de emergencias”, pero “el año 2020 demostró que usted mismo puede no tener una emergencia, pero no puede sustraerse de una emergencia global”.

“Tener fondos de emergencia puede aliviar mucho del estrés financiero”, dijo.

Sin embargo, millones de estadounidenses no tienen un fondo al que recurrir si las cosas salen mal. Según una encuesta realizada por Bankrate el año pasado, algo más de la mitad de las personas encuestadas no tenían ahorros suficientes para cubrir tres meses de gastos, y una cuarta parte de las personas encuestadas no tenía ningún fondo de emergencia.

Así que, aunque la economía siga funcionando, es una buena idea intentar ahorrar algo de dinero. Y el punto de partida, según los asesores financieros, es crear un presupuesto.

“Los presupuestos son su estrategia financiera”, dice el autor Jesse Mecham, fundador del sitio de finanzas personales youneedabudget.com. “Y una estrategia puede implicar recortes. Pero no tiene por qué significar eso específica o necesariamente.... Un presupuesto es sólo un plan, no es un maestro de ceremonias, no es un celador ni una cárcel”.

Crear un presupuesto es principalmente un ejercicio para averiguar de dónde viene y a dónde va tu dinero, y ver qué cosas se pueden ajustar y cuáles no. El punto principal, dijeron Mecham y Ginty, es entender a dónde va tu dinero y qué es lo más importante para ti.

Gracias en parte a los cheques de estímulo, los estadounidenses ahorraron mucho más durante los primeros días de la pandemia de lo que lo habían hecho en las cuatro décadas anteriores, aunque la tasa de ahorro ha vuelto a bajar desde entonces. La cantidad que necesitará en su fondo de emergencia depende de su situación personal y de las personas a su cargo, dijo Ginty, pero tener lo suficiente para cubrir un mes de gastos es un buen punto de partida.

Mecham dijo que un colchón financiero puede dar a la gente tiempo para encontrar el lado bueno de una recesión. “Para mucha gente es una oportunidad”, dijo. “Puedes ser más exigente con el trabajo que aceptas, más exigente con los clientes para los que eliges trabajar, más estratégico sobre cómo compartir las tareas con los hijos”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio