Anuncio
Share

Las boletas electorales y una gran decisión llegan esta semana en la carrera por la alcaldía de Los Ángeles

Rep. Karen Bass among her supporters at the opening of her campaign headquarters
La representante Karen Bass junto a sus partidarios y voluntarios en la inauguración de su sede de campaña para la alcaldía de Los Ángeles.
(Irfan Khan/Los Angeles Times)

De pie frente a las oficinas del Sentinel de Los Ángeles la semana pasada, los líderes religiosos negros del sur de Los Ángeles y el congresista demócrata James Clyburn se turnaron para proclamar su apoyo a la congresista Karen Bass en su candidatura a la alcaldía.

“La comunidad religiosa se movilizará en torno a ella. Acudiremos con toda nuestra fuerza a empujar las almas a las urnas”, dijo el reverendo K.W. Tulloss antes de corregirse rápidamente y añadir, entre risas, “Almas al buzón”. Entendemos lo que está en juego”.

Esta rectificación puede haber estropeado la poesía del llamado de Tulloss, pero ha puesto de relieve un punto que Bass y otros candidatos expondrán esta semana: La votación ya está en marcha.

Las boletas electorales están ya en el correo de todos los votantes registrados y pronto podrán entregarse en los buzones de toda la ciudad o enviarse por correo.

“Las elecciones terminan el 7 de junio”, dijo Bass. “Así que nuestro trabajo comienza ahora para comunicarnos con los votantes y asegurarnos de que los votantes entreguen esas papeletas. Ya no es necesario salir a votar. Se puede votar desde casa”.

Anuncio

Queda por ver, por supuesto, cuántos votantes participarán y a quién apoyarán. Pero a falta de un mes, la carrera tiene un aspecto muy diferente al que tenía a principios de 2022.

En ese momento, muchos veían la carrera como algo que Bass podía perder. Ahora, ella y los otros candidatos tienen que lidiar con el promotor multimillonario Rick Caruso, que ha invertido 25 millones de dólares - cuatro veces más que todos sus competidores juntos - en una búsqueda autofinanciada de un puesto con el que ha coqueteado durante años.

Recientes encuestas del Instituto de Estudios Gubernamentales de la Universidad de Berkeley y el Times muestran que Bass y Caruso están estadísticamente empatados con otros candidatos muy por detrás.Por otra parte casi cuatro de cada diez probables votantes dijeron que estaban indecisos. A menos que uno de los candidatos obtenga más del 50% de los votos en las primarias, los dos primeros clasificados se enfrentarán en las elecciones generales de noviembre.

Esta carrera por la alcaldía no tiene precedentes en varios aspectos: El dinero ha fluido como nunca. El nuevo sistema de voto por correo, instituido durante la pandemia, podría aumentar drásticamente la participación. También serán las primeras primarias para la alcaldía en más de un siglo que se celebren en un año par y que coincidan con las elecciones estatales y nacionales, lo que también podría aumentar la participación.

No está claro si alguien puede desafiar a los favoritos. Un aumento tardío es la esperanza de candidatos como los concejales Joe Buscaino y Kevin de León, el fiscal Mike Feuer y la activista Gina Viola, que tienen apenas un solo dígito de apoyo en las encuestas.

Casi todos los candidatos son demócratas y estas primarias son ostensiblemente no partidistas, pero los ataques a Caruso han tomado un giro decididamente partidista y probablemente se intensificarán a medida que la carrera entre en sus últimas semanas.

Un consultor de campaña señaló el año 2005, cuando las encuestas internas mostraron al senador estatal Bob Hertzberg (D-Van Nuys) con un solo dígito ocho semanas antes de las elecciones. A una semana del día de las elecciones, después de que Hertzberg emitiera anuncios, los sondeos del Times le mostraban en segundo lugar y apenas pasó a la segunda vuelta, quedando en tercer lugar detrás de James Hahn y Antonio Villaraigosa con casi el 22% de los votos.

Pero Caruso ha estado prácticamente solo en los anuncios en inglés, español y coreano desde que entró en la carrera en febrero, cubriendo la televisión, la radio y las redes sociales con un mensaje sencillo: “Me presento a la alcaldía porque amo a Los Ángeles. ... Y vamos a hacerlo juntos”.

Este discurso se ha visto reforzado por los 18 millones de dólares que probablemente habrá gastado a mediados de mayo. No tuvo competencia hasta finales de abril, cuando Feuer y Buscaino pusieron sus propios anuncios en televisión.

Tratando de compensar las abultadas arcas de Caruso, Feuer, Buscaino, Bass y De León han sido una especie de banda itinerante, yendo juntos de un foro en persona o de un ayuntamiento de Zoom a otro, desgranando estadísticas y frases bien ensayadas sobre lo que harán para arreglar los problemas de la ciudad.

Caruso ha evitado estos eventos, centrándose más en sesiones privadas con líderes empresariales y comunitarias Su mensaje general ha sido disciplinado, centrándose casi exclusivamente en la delincuencia y los sin techo. En ocasiones, ha hablado en términos hiperbólicos sobre la delincuencia y lo insegura que parece ser la ciudad, pero su retórica ha resonado entre los votantes.

Lo que Rick está haciendo de manera inteligente es aprovechar muchas de las preocupaciones y temores que la gente tiene sobre la seguridad pública en Los Ángeles en este momento”, dijo Jeremy Oberstein, un consultor político que hasta principios de este año sirvió como jefe de personal del controlador Ron Galperin.

“El fin de semana estuve hablando con gente de la parte occidental del Valle [de San Fernando] y hay mucha preocupación por la seguridad pública. Hay mucha preocupación por ir a los parques y a los centros comerciales e incluso por ir a casa o entrar en ella desde el coche”.

En los dos únicos debates televisados en los que ha participado Caruso, sus rivales han atacado su riqueza, su trabajo como promotor y el hecho de que antes fuera republicano.

Rick Caruso saluda al comienzo del debate sobre la alcaldía de la semana pasada en Cal State Los Angeles.
(Ringo Chiu/For The Times)

Sin embargo, la falta de vivienda y la delincuencia siguen estando por encima de cualquier otro tema. Los dos candidatos presentan formas muy diferentes de abordarlos.

Caruso, antiguo presidente de la Comisión de Policía, que suele promocionar su trabajo en anuncios, dice que quiere contratar a 1.500 nuevos agentes para vigilar las calles. Bass, que se dio a conocer iniciando una organización comunitaria sin ánimo de lucro en el sur de L.A. y criticando la mala conducta de la policía, quiere trasladar a 250 agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles de los puestos de trabajo de oficina a las patrullas, al tiempo que se asegura de que el departamento vuelva a tener su dotación de 9.700 agentes. (También ha dicho que quiere que el departamento contrate más detectives e investigadores, señalando que el LAPD resolvió poco más de la mitad de los asesinatos de la ciudad en 2020.

En lo que respecta a los sin techo, Caruso ha fustigado el sistema burocrático y a los líderes elegidos que, según él, han hecho poco para abordar la crisis. Hace hincapié en su experiencia de gestión y en su deseo de añadir rápidamente 30.000 unidades de vivienda, muchas de ellas en refugios.

Bass también quiere ampliar el número de camas para personas sin hogar -en 15.000- y, al igual que Caruso, reconoce la necesidad de leyes que regulen dónde se puede y no se puede montar una tienda de campaña, aunque ha expresado cierto malestar con el enfoque actual de la ciudad. Promueve su trabajo de ayuda a los niños en régimen de acogida, argumentando que podría aprovechar su experiencia y sus contactos a nivel estatal y federal para aportar más ayuda a la ciudad.

Buscaino ha impulsado un programa de aplicación de la ley para sacar a las personas sin hogar de las calles, además de añadir más camas. Feuer dice que es realista añadir unas 3.000 camas nuevas al año en su primer mandato para dar cobijo a todo el mundo.

De León ha presionado para que la ciudad construya 25.000 unidades de vivienda provisional y permanente para 2025. También ha emprendido una campaña muy publicitada para desalojar los campamentos de su distrito y llevar a la gente a diversas formas de refugio y vivienda.

Pero estas ambiciosas promesas no coinciden necesariamente con el hecho de que la mayoría de las personas sin hogar no quieren vivir en albergues colectivos, según un estudio de Rand Corp. publicado la semana pasada.

A medida que la carrera se ha ido calentando, superar las ventajas de Caruso y Bass ha sido un esfuerzo para los otros ocho aspirantes en la papeleta.

“Los otros candidatos han luchado realmente para distinguirse”, dijo Sara Sadhwani, profesora asistente de política en el Pomona College. “Cada uno de ellos tiene su propio e impresionante currículum, y logros detrás de ellos. Pero las campañas consisten en comunicarse con personas que aún no te conocen, y ese es el reto que tienen por delante”.

Durante el próximo mes, los candidatos tendrán que dar a conocer sus nombres a través de una combinación de publicidad, eventos y prospección. Bass ha abierto recientemente una sede de campaña y cuenta con voluntarios que hacen llamadas en su nombre y llaman a las puertas. De León y Feuer han viajado por la ciudad para reunirse con los votantes.

Caruso invirtió 2,5 millones de dólares más en su campaña la semana pasada, y su campaña de difusión y redes sociales no muestra signos de desaceleración. Todos los demás candidatos se han beneficiado del generoso plan de financiación pública de las campañas de la ciudad.

El resultado es que Bass cuenta con casi 3 millones de dólares, que debe gastar antes del día de las primarias o devolver el dinero a los donantes. También es probable que las ondas se llenen de mensajes contra ella. Un comité de gastos independientes financiado con 2 millones de dólares por el sindicato de oficiales de la policía de Los Ángeles tiene previsto gastar la mayor parte de ese dinero en anuncios que ataquen a Bass.

Caruso también estará en el punto de mira. Un comité independiente que apoya a Bass ha recaudado algo menos de un millón de dólares, y lanzó su primer anuncio la semana pasada atacando sus opiniones sobre el aborto y sus vínculos con los republicanos.

Caruso se hizo demócrata este año, pero abandonó el partido republicano hace una década. La semana pasada dijo que estaba “a favor del aborto” y que estaba en profundo desacuerdo con el proyecto de decisión que anuló Roe vs. Wade. Todos los candidatos, incluido Bass, emitieron declaraciones en las que afirmaban su apoyo al derecho al aborto y arremetían contra el proyecto de sentencia.

Todos los candidatos han subrayado que tienen la visión y la capacidad de unir la ciudad y corregir sus errores. Pronto serán los votantes quienes decidan.

“L.A. está en una encrucijada”, dijo Bass la semana pasada en el acto con los líderes religiosos. "¿Qué camino vamos a tomar?”.

La escritora del Times Julia Wick contribuyó a este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio