Anuncio
Share

Newsom insta a la conservación ‘agresiva’ del agua y advierte de restricciones en todo el estado

Gov. Gavin Newsom speaks before a microphone.
El gobernador Gavin Newsom habla con los líderes de las agencias urbanas de agua durante una reunión en Sacramento el 23 de mayo.
(Gov. Newsom’s Office)

El gobernador Gavin Newsom se reunió el lunes con los líderes de los mayores proveedores de agua urbanos del estado y les imploró que redoblen los esfuerzos para que la gente reduzca el uso del agua mientras la sequía de California sigue empeorando. Advirtió que, si los esfuerzos de conservación no mejoran este verano, el estado podría verse obligado a imponer restricciones de agua obligatorias.

Hace diez meses, Newsom pidió a los californianos que redujeran voluntariamente el consumo de agua en un 15%, pero el estado sigue estando lejos de ese objetivo.

Las últimas cifras de conservación han sido especialmente malas. El uso de agua en las ciudades y poblados aumentó casi un 19% en marzo, un mes especialmente cálido y seco. El ahorro de agua acumulado en todo el estado desde julio ha ascendido a sólo el 3,7%.

“Todas las agencias de agua de todo el estado deben tomar medidas más agresivas para comunicar sobre la emergencia de la sequía e implementar medidas de conservación”, dijo Newsom en un comunicado. “Los californianos hicieron cambios significativos desde la última sequía, pero hemos visto un repunte en el uso del agua, especialmente al entrar en los meses de verano. Todos tenemos que ser más reflexivos sobre cómo hacer que cada gota cuente”.

Alicia De Mello waters her front yard in in South Pasadena
Alicia De Mello riega su patio delantero en South Pasadena.
(Francine Orr / Los Angeles Times)
Anuncio

Durante parte de la sequía de 2012-16, el entonces gobernador Jerry Brown ordenó una reducción obligatoria del 25% en el uso del agua en las ciudades. Muchos californianos respondieron recortando y tomando medidas como convertir el césped en plantas tolerantes a la sequía.

Las agencias locales del agua dijeron a los funcionarios estatales que preferían un enfoque que permitiera una mayor flexibilidad y se adaptara mejor a sus situaciones locales. Newsom es partidario de un enfoque local. Pero la oficina del gobernador dijo en un comunicado que Newsom “expresó hoy su preocupación por los recientes niveles de conservación en todo el estado”.

“El gobernador Newsom advirtió que si este enfoque local de la conservación no da lugar a una reducción significativa del uso del agua en todo el estado este verano, el estado podría verse obligado a promulgar restricciones obligatorias”, dijo su oficina. “El gobernador volverá a convocar a estas mismas agencias en los próximos dos meses para proporcionar una actualización”.

La reunión del lunes no estuvo abierta al público y no se emitió en directo. Entre los funcionarios que asistieron a la reunión en la Agencia de Recursos Naturales de California, en Sacramento, se encontraban los líderes del Distrito Metropolitano de Agua del Sur de California, el Departamento de Agua y Energía de Los Ángeles, la Autoridad del Agua del Condado de San Diego, el Distrito Municipal de Servicios Públicos de East Bay y otros grandes proveedores de agua. Sus organismos suministran agua a cerca de dos tercios de los californianos.

Newsom emitió una orden ejecutiva en marzo en la que pedía a las agencias locales de agua que aplicaran medidas de conservación más agresivas. Tras esa orden, la Junta Estatal de Control de los Recursos Hídricos votará el martes una normativa de emergencia que exige a los proveedores locales de agua que activen el “Nivel 2" de sus planes locales de contingencia para prepararse para una escasez de hasta el 20%.

La normativa también incluye la prohibición en todo el estado de utilizar agua potable para el riego de césped “no funcional” en propiedades comerciales, industriales e institucionales, entre las que se incluyen las asociaciones de propietarios y las empresas.

Aproximadamente la mitad de la población de California se encuentra actualmente bajo restricciones de agua aplicadas por las agencias locales de agua, según la oficina del gobernador. Si la junta estatal del agua aprueba la normativa de emergencia, todas las zonas urbanas del estado estarán cubiertas por un plan local de reducción del consumo de agua.

La grave sequía, que se encuentra en su tercer año en California, es una de las más extremas de las que se tiene constancia y se ha visto agravada por el aumento de las temperaturas debido al calentamiento global. Los tres primeros meses del año han sido los más secos de la historia. Los mayores embalses del estado están ahora a la mitad de su nivel medio.

En todo el oeste de EE.UU., los científicos han descubierto que la extrema sequedad desde el año 2000 se ha convertido en el periodo de 22 años más seco en al menos 1.200 años, una megasequía que, según las investigaciones, se está intensificando por el cambio climático.

Algunos científicos describen la tendencia como aridificación y afirman que Occidente debe prepararse para que la sequía provocada por el calor continúe a medida que las temperaturas suben con la quema de combustibles fósiles y el aumento de los niveles de gases de efecto invernadero.

Newsom ha propuesto destinar 2.000 millones de dólares adicionales este año a las medidas de respuesta a la sequía.

El gobierno del estado ha intensificado su campaña contra la sequía, denominada Save Our Water (Salvemos el agua), y está instando a los californianos a conservar tomando medidas como limitar el riego en el exterior, tomar duchas más cortas y lavar cargas completas de ropa.

Adel Hagekhalil, director general del Distrito Metropolitano del Agua, asistió a la reunión del lunes y dijo que el distrito apoya el llamamiento de Newsom a reducir el consumo de agua para estirar los suministros cada vez más reducidos de California antes de los meses de verano.

“Apreciamos el enfoque de colaboración del gobernador para hacer frente a las condiciones de sequía en todo el estado, permitiendo a las agencias de agua determinar las acciones de ahorro de agua apropiadas para las circunstancias específicas de sus comunidades”, dijo Hagekhalil en un comunicado. “Diferentes partes de nuestro estado tienen diferentes fuentes de suministro de agua y están siendo afectadas por la sequía del estado de manera diferente”.

El Distrito Metropolitano del Agua declaró en abril una emergencia por escasez de agua y ordenó restricciones en el riego al aire libre en partes de los condados de Los Ángeles, Ventura y San Bernardino que dependen del muy afectado Proyecto Estatal de Agua, que transporta el agua hacia el sur desde el delta del río Sacramento-San Joaquín. Las restricciones de agua entrarán en vigor el 1 de junio y tienen por objeto reducir el consumo de agua en un 35% aproximadamente.

Aunque la reunión de Newsom con los responsables de las agencias del agua se centró en mejorar la conservación en las zonas urbanas, la sequía también está afectando a la agricultura y la producción de alimentos. Muchos agricultores han visto reducirse drásticamente sus suministros de agua, y han recurrido a bombear más agua subterránea o a dejar algunas tierras de cultivo secas y sin plantar.

Los datos estatales indican que el 80% del agua desviada y bombeada en California se destina a la agricultura y el 20% restante a las ciudades y pueblos.

En un informe reciente para el Departamento de Alimentación y Agricultura de California, los investigadores calcularon que la reducción de las entregas de agua provocó que 395.000 acres de tierra de cultivo quedaran sin plantar el año pasado, una superficie mayor que la de Los Ángeles.

Los investigadores calcularon que la sequía del año pasado hizo que la industria agrícola del estado perdiera unos 8.745 puestos de trabajo y cargara con 1.200 millones de dólares en costes debido a los recortes de agua. Se espera que esos costes aumenten este año a medida que se vayan secando más tierras de cultivo en el Valle Central.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio