Anuncio
Share

California prohíbe regar el césped “no funcional” en algunas zonas y refuerza las normas sobre la sequía

Water droplets on grass from a sprinkler
La Junta de Aguas de California propone prohibir el riego de césped “no funcional” en algunas zonas. Arriba, gotas de agua de un aspersor en Pasadena.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

Los reguladores del agua de California adoptaron el martes normas de emergencia para enfrentar la sequía, aumentando los requisitos de conservación para los proveedores de agua en todo el estado y prohibiendo el riego del césped decorativo en las empresas y en las asociaciones de propietarios.

La normativa prohíbe el uso de agua potable para el riego de césped “no funcional” en propiedades comerciales, industriales e institucionales.

La prohibición no se aplica a los patios de las casas individuales. También hay excepciones para los campos deportivos, las zonas de césped donde se reúnen las personas, (como los parques) y el riego para mantener los árboles sanos.

La Junta Estatal de Control de los Recursos Hídricos votó a favor de la adopción de las normas de emergencia contra la sequía tras una orden ejecutiva del gobernador Gavin Newsom. Las medidas también requieren que los proveedores locales de agua de todo el estado activen el “Nivel 2" de sus planes locales de contingencia para prepararse para una escasez de hasta el 20% del líquido disponible.

“Tenemos que activar a los californianos y promover la conservación que realmente necesitamos”, dijo Joaquín Esquivel, presidente de la junta estatal del agua.

Anuncio

La normativa exige que cada proveedor de agua urbano presente una evaluación anual de la oferta y la demanda de agua. Cada agencia que haya presentado un plan de contingencia por escasez deberá tomar medidas para reducir el uso del agua y prepararse para una escasez de entre el 10% y el 20%.

Las agencias de agua que aún no han presentado un plan de contingencia deben tomar medidas similares, además de realizar una campaña de información pública centrada en la conservación y aplicar una norma que limite el riego al aire libre a dos días a la semana, con un horario limitado antes de las 10 de la mañana o después de las 6 de la tarde.

La normativa define el césped “no funcional” como aquel que es "únicamente ornamental” y no se utiliza regularmente para fines recreativos o eventos comunitarios.

“Cualquier parte de un campo de golf que se utilice para el juego del golf, como los greens, son funcionales”, dijo Edward Ortiz, portavoz de la junta estatal del agua. “Sin embargo, las agencias de aguas y los campos de golf deben evaluar si el resto del césped de la propiedad de un campo de golf es funcional o no”.

Las zonas que se riegan con aguas residuales recicladas no están sujetas a la prohibición de regar el césped.

La normativa de emergencia estará en vigor durante un año, y podrá ser prorrogada por la junta estatal del agua.

Las Vegas está tomando una medida similar, pero a largo plazo. El año pasado, la Asamblea Legislativa de Nevada aprobó una ley que prohíbe el uso del agua del río Colorado para el césped “no funcional” a lo largo de las calles, en propiedades comerciales como parques empresariales y centros comerciales, y en asociaciones de propietarios y complejos de apartamentos. La ley entra en vigor en 2026.

La junta estatal del agua adoptó las normas un día después de que Newsom se reuniera con los líderes de los grandes proveedores de agua urbanos y les instara a intensificar los esfuerzos para que la gente reduzca el uso del agua.

En julio, Newsom pidió a los californianos que redujeran voluntariamente el consumo de agua en un 15%. Sin embargo, el ahorro de agua hasta marzo ha sido de sólo un 3,7% menos que la cifra de referencia de 2020. El uso del agua en las ciudades y zonas rurales aumentó casi un 19% en marzo, un mes especialmente cálido y seco.

Algunos de los asistentes a la reunión dijeron que Newsom calificó el aumento del uso del agua como un “serio problema”. El gobernador advirtió que, si los esfuerzos de conservación no mejoran en los próximos dos meses, su administración podría verse obligada a imponer restricciones de agua obligatorias en todo el estado.

Durante la reunión del martes, los miembros de la junta escucharon a los representantes de las agencias de agua y a otras personas que les instaron a evitar un enfoque de “talla única” y subrayaron que algunos proveedores están en mejor situación porque han avanzado en la conservación y han invertido en infraestructuras. Algunas de estas zonas dependen totalmente del suministro de agua local.

Otros expresaron su preocupación por el hecho de que la normativa que prohíbe el riego de algunas hierbas sea punitiva para las asociaciones de propietarios y aumente los costos.

Antes de adoptar la normativa, la junta estatal del agua hizo varias revisiones para dar cabida a ciertos casos especiales. Permitieron que algunas agencias de agua aplicaran medidas de conservación menos estrictas, en consonancia con las de los proveedores que no han presentado planes de escasez al estado, si los documentos de planificación de la agencia muestran que pueden mantener un suministro fiable al menos hasta septiembre de 2023; si no depende del agua importada ni utiliza en gran medida un suministro de agua subterránea en grave declive; y si sus clientes ya están utilizando menos de 55 galones por persona al día - una cantidad que significa que sólo un pequeño número de proveedores de agua se calificará.

Los miembros de la Junta incluyeron otra revisión que permite a las agencias de agua aprobar una solicitud de riego de césped “no funcional” si el propietario puede certificar que se trata de un tipo de césped de bajo consumo de agua que requiere una fracción del agua que consumen los tipos de césped estándar.

“Estamos en una sequía sin precedentes. Tenemos que actuar como tal”, dijo Laurel Firestone, miembro de la junta, que apoya las nuevas regulaciones. “Tenemos que aprovechar esta oportunidad para acelerar la adaptación a la eficiencia que va a ser necesaria en esta nueva normalidad”.

La grave sequía, que se encuentra en su tercer año en California, es una de las más extremas de las que se tiene constancia y se ha visto agravada por el aumento de las temperaturas debido al calentamiento global.

En todo el oeste de Estados Unidos, los científicos han constatado que la sequedad extrema desde el año 2000 se ha convertido en el periodo de 22 años más seco en al menos 1.200 años, una megasequía que, según las investigaciones, se está intensificando por el cambio climático.

Los científicos han descrito la tendencia como aridificación, y afirman que Occidente debe prepararse para que la sequía provocada por el calor continúe a medida que las temperaturas suben por la quema de combustibles fósiles y el aumento de los niveles de gases de efecto invernadero.

Mientras tanto, las ciudades y los distritos de agua del sur de California están ofreciendo a los clientes descuentos para ayudar a cubrir los costes de la conversión del césped en un paisaje tolerante a la sequía.

El Distrito Metropolitano del Agua declaró en abril una emergencia por escasez de agua y ordenó restricciones en el riego al aire libre en partes de los condados de Los Ángeles, Ventura y San Bernardino que dependen del Proyecto Estatal de Agua, que transporta agua hacia el sur desde el delta del río Sacramento-San Joaquín. Las restricciones de agua entrarán en vigor el 1 de junio y tienen por objeto reducir el consumo de agua en un 35% aproximadamente.

Esquivel dijo que la creciente aridez a la que se enfrenta California requiere una transición.

“La conservación no es un destino. Es un viaje. Es seguir asegurando que no tenemos residuos en nuestro sistema, que nuestros valores del agua reflejan el gran coste que supone moverla, tratarla, para poder suministrar agua segura en todo el estado”, dijo Esquivel. “Creo que las señales son claras sobre el clima en el que todos vivimos ahora, y lo que vamos a tener que hacer para seguir adaptándonos, y hacer algo que California siempre ha hecho, que es innovar”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio