Anuncio
Share

Tirar menos de la cadena del inodoro. Bañarse menos. Consejos de los lectores del L.A. Times para ahorrar agua

A woman waters her lawn in South Pasadena
Una mujer riega a mano su césped en South Pasadena.
(Francine Orr / Los Angeles Times)
1

¿Estás viendo cómo tu césped se va resquebrajando poco a poco y se va secando? ¿Estás colocando cubos bajo tus grifos para recoger cada gota de agua que te sobra? ¿Intentas no sudar porque has reducido tus duchas a dos por semana?

Éstas son sólo algunas de las ideas que los lectores del L.A. Times nos enviaron cuando les pedimos que nos dijeran cómo están conservando el agua. Es una pregunta urgente, ya que las autoridades del agua del sur de California han anunciado nuevas restricciones para hacer frente a la sequía y a la reducción del suministro de agua.

Y aunque muchos lectores sugirieron hacer grandes cambios en su estilo de vida, otros ofrecieron consejos de sentido común o nuevos giros en ideas conocidas que reducen la cantidad de agua que se va por el desagüe.

Más de uno señaló que la conservación individual del agua, aunque valiosa, no es suficiente, y argumentó que los responsables políticos tienen que hacer más. Por ejemplo, Christiane Badgley, de Long Beach, escribió: “Necesitamos un cambio masivo. El L.A. Times escribió recientemente sobre la reutilización del agua en Israel y el riego por goteo de última generación: Ese es el rumbo que California debe seguir. Y tenemos que subir el precio del agua lo suficiente como para desanimar a la agroindustria a cultivar alfalfa y otros cultivos que requieren grandes cantidades de agua”.

Anuncio

Eso es complicado. La agricultura es una parte importante de la economía de California, y cultivos como la alfalfa, el arroz y las almendras son como otros alimentos que consumimos: su producción requiere mucha agua. La agricultura es, con mucho, el mayor consumidor de agua en California. Kelly Sanders, profesora asociada de ingeniería civil y medioambiental de la USC, declaró al Times el año pasado que cerca del 80% del agua utilizada en el estado se destina a la agricultura. El resto se destina al uso urbano, dijo.

Lo que está muy claro, sin embargo, es que el sur de California no tiene abundancia de agua, y probablemente no la tendrá durante algún tiempo, si es que vuelve a tenerla.

Ahorros en la ducha

Muchos lectores están ahorrando cada gota que pueden al ducharse y bañarse.

-Recoge el agua de la ducha mientras se calienta en un cubo. Utilízala fuera en las plantas.

-Limita la duración de la ducha. Algunas personas sugieren cinco minutos o menos: “No siempre lo consigo, pero lo intento”, escribió Amy Wolfberg, de Los Ángeles.

Anuncio

-Abrir y cerrar. Richard Tapia, de Palmdale, lo explica: “Abro y cierro el [agua] durante mi ducha; me mojo, luego cierro el agua, luego me enjabono y después me enjuago”. Kate Larson, de San Diego, dice que su familia “instaló una ducha de mano que tiene una válvula de cierre que te permite cerrar el agua cuando no la necesitas durante la ducha”.

-Instala cabezales de ducha eficientes: Los clientes del Departamento de Agua y Electricidad de Los Ángeles pueden obtener gratuitamente cabezales de ducha que, según la empresa, permiten ahorrar hasta un galón por minuto, lo que puede suponer más de 5.000 galones al año.

Lavaplatos (y otras cosas)

Tanto si tienen lavaplatos como si lavan a mano, los lectores se están volviendo creativos para ahorrar o reutilizar el agua que limpia la vajilla.

Poner el lavaplatos sólo cuando esté lleno.

-No enjuagues la vajilla antes de meterla en el lavaplatos. Este consejo de los lectores puede parecer contradictorio, pero es cierto. The Wall Street Journal, Good Housekeeping, Consumer Reports, Popular Science y Lifehacker, entre otros, coinciden. Consulta el manual de usuario de tu electrodoméstico para conocer los detalles sobre el detergente y el mantenimiento.

No dejes correr el grifo mientras lavas los platos a mano. Utiliza el método de los dos lavabos o, al menos, cierra el grifo cuando no los enjuagues.

Lavar la ropa, la tarea favorita de nadie

Lava con menos frecuencia. Y como ya odias lavar, asegúrate de tener una carga completa antes de poner la lavadora.

Lava también la ropa con menos frecuencia. Nikki Martin, de Davis, sugiere usar la ropa, especialmente los vaqueros, más veces entre lavados. Pero primero, asegúrate de que pasan una prueba visual y, umm, olfativa.

Verdades del patio

Anuncio

Se acabó el pasto. Los lectores dicen que es hora de dejar de regar, arrancar el pasto y sustituirlo por plantas nativas de California y tolerantes a la sequía.

“Nos mudamos a nuestra casa hace un año y medio y no hemos regado el césped desde que nos mudamos”, escribió Rachel Paterno-Mahler, de West L.A. “Estamos a punto de remodelar el patio con plantas tolerantes a la sequía. Mi consejo es que dejen de regar el césped. También reducirá los mosquitos, porque habrá menos agua estancada. En serio, dejen de regar el pasto”.

“Compramos nuestra casa la primavera pasada, quitamos el pasto y tomamos una clase en la Fundación Theodore Payne para aprender a regar eficientemente un jardín de plantas nativas de California”, escribió Sarah Lariviere de Burbank. “En otoño, plantamos principalmente plantas autóctonas, junto con árboles frutales y plantas mediterráneas tolerantes a la sequía, y sembramos una tonelada de semillas de flores silvestres autóctonas justo antes de la gran lluvia de octubre. La primavera ha sido fenomenal: toneladas de flores, abejas y pájaros. Los vecinos se paran a decirnos lo mucho que les gusta el jardín. Recibimos un reembolso del programa de sustitución de césped SoCal WaterSmart que cubrió todos nuestros gastos. Y no tenemos que volver a cortar el césped”.

“En este momento estoy cuidando la casa de mi madre: No riego el pasto en absoluto. Está muerto”, escribió Badgley, de Long Beach. “Algunos vecinos han hecho comentarios. Oh, bueno. En cuanto al jardín, se riega a fondo una vez a la semana. Las plantas que han muerto no son adecuadas para este clima”.

Si mantienes el pasto, considera la posibilidad de regarlo con menos frecuencia o de forma más eficiente, por ejemplo, con riego por goteo en lugar de aspersores. También podrías considerar un sistema de aguas grises para tus árboles y arbustos.

Utiliza una técnica de riego profundo para las plantas que has conservado. Jason Kinsella, de Eagle Rock, nos cuenta cómo lo hace: “Cuando riego (árboles, huerto, etc.), utilizo cubos con un pequeño agujero en el fondo para un riego lento y profundo. Así utilizo mucha menos agua y entreno a las plantas para que echen raíces profundas, lo que les permite superar el caluroso y seco verano”.

Sí, vamos a hablar de los retretes

Tirar de la cadena sólo cuando sea necesario. Los lectores tenían un par de formas coloridas de recordarlo: “Si es amarillo, déjalo suavizar” - aunque deberías suspender esta práctica cuando esperes invitados, señaló un lector de La Cañada Flintridge. Y: “Si es pis, déjala ahí. Si es caca, mejor tira de la cadena”. Gracias por ese consejo, Pete Navarro, de El Sereno.

-Sustituye los inodoros muy antiguos. Los inodoros modernos consumen menos de dos galones por descarga.

Coches sucios por la sequía

No lave su coche. “No he lavado mi coche desde hace mucho”, escribió Jeremy Windle de San Pedro.

Anuncio

Prueba un producto para lavar el coche con poca agua. Sólo un lector ofreció este consejo. Nunca había oído hablar de ello, pero un poco de investigación en Internet me ha permitido encontrar varios productos. El producto Drainbo Extreme Water Saving Car Wash, por ejemplo, afirma que puedes dejar tu coche limpio con sólo 16 onzas de agua. Si pruebas uno de esos productos, cuéntanos cómo te va.

Cada gota cuenta

Comprueba si hay fugas. Esto es realmente importante, ya que una fuga puede desperdiciar muchos galones de agua al día.

Reutiliza el agua de los gatos y los perros. Riega las plantas de interior cuando sustituyas el agua de los platos de las mascotas.

¿No te has acabado el vaso de agua? Dale un pequeño trago a una planta cercana.

“Menos agua, más Chardonnay”. Eso dice Dave Ross, de Orange.

Un cambio de mentalidad

Kinsella, de Eagle Rock, ofreció esta perspectiva: Los californianos del sur “tienen que pensar en el verano de la misma manera que la gente de clima frío piensa en el invierno. Es cuando las plantas autóctonas entran en reposo. No hay que regar ni trabajar en el jardín. Hay que dejar que el jardín descanse. Volverá a la vida con la primera lluvia”.

Para mantener la motivación, Lisette Palley, de Culver City, quiere que seamos más conscientes del agua que utilizamos. “Recuerda las fotos de la tierra reseca para recordar por qué estás practicando nuevos hábitos”, escribió. “Imagina cómo sería si no saliera agua del grifo cuando lo abres”.

Por último, Barbara Siegman, de Van Nuys, insta a no alterarse demasiado: “Seguimos teniendo suerte de vivir aquí".

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Anuncio

Share