Anuncio
Share

El coronavirus en California es cada vez más fácil de contraer y mucho más difícil de evitar

Lyndsey Marko takes a COVID-19 test at Echo Park.
Lyndsey Marko se somete a una prueba de COVID-19 en Echo Park en enero.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

El número de casos notificados de coronavirus en California está a punto de cruzar los 10 millones, un hito que probablemente está muy por debajo de los números reales, pero que conlleva una creciente sensación de inevitabilidad.

Desde que la hipertransmisible variante Ómicron irrumpió en escena a principios de diciembre, el virus se ha abierto camino en todos los círculos familiares y sociales. Los residentes que durante años se libraron de la infección se vieron arrastrados por la nueva oleada, aunque para muchos, la gravedad de la enfermedad ha disminuido gracias a las vacunas, la disponibilidad de terapias y otros factores.

Una plétora de personas de alto nivel que han dado positivo recientemente -entre ellas la vicepresidenta Kamala Harris, el gobernador Gavin Newsom e incluso el doctor Anthony Fauci- también han alimentado la idea de que contraer el coronavirus ya no es una cuestión de si, sino de cuándo.

“Cada vez va a ser más fácil contagiarse y más difícil escapar de la infección. Pero eso no significa que debamos tener una mentalidad de ‘al diablo con todo. Voy a hacer todo lo que quiera de todos modos’”, dijo el Dr. Peter Chin-Hong, experto en enfermedades infecciosas de la UC San Francisco, durante una entrevista el viernes.

Es comprensible que algunos puedan ver el coronavirus como algo ineludible, sobre todo en medio de cifras masivas de nuevas infecciones.

Anuncio

Casi la mitad de los casos notificados oficialmente en California -más de 4,9 millones- se han contabilizado desde el 1 de diciembre, día en que las autoridades sanitarias confirmaron la presencia de Ómicron en California, según los datos recopilados por The Times.

Las autoridades señalan que esas cifras son un recuento insuficiente. Según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., la estimación más reciente de seroprevalencia en California -la proporción global de residentes que se cree que han sido infectados con el coronavirus en algún momento- era del 55,5% en febrero.

Esto significa que probablemente hay millones de californianos que todavía no han contraído el virus.

Entre ellos se encuentra Chin-Hong, así como el Dr. Robert Wachter, presidente del Departamento de Medicina de la UC San Francisco.

“El hecho de que tanto yo como un buen número de personas que siguen siendo cuidadosas y están totalmente vacunadas y reforzadas sigamos estando libres de COVID me dice que es posible que sigamos así, así que no me creo el argumento de la inevitabilidad”, dijo Wachter en una entrevista el viernes. “Por otro lado, hay mucha gente que conozco que ha sido tan cuidadosa como yo y se ha contagiado en los últimos meses, así que creo que hay algo de azar en esto”.

Dada la proliferación de subvariantes de Ómicron cada vez más infecciosas, evitar el coronavirus se ha convertido en algo cada vez más complicado.

“Es probable que, a medida que las variantes de COVID-19 sigan evolucionando para ser más transmisibles y adquieran la capacidad de evadir la protección de los anticuerpos contra la infección, lo que da lugar a infecciones de avanzada en las personas vacunadas y en las que tienen una enfermedad previa, sea difícil para muchos evitar la exposición a COVID-19 en el futuro”, dijo el Dr. Robert Kim-Farley, epidemiólogo y experto en enfermedades infecciosas de la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA.

Pero la infección no es inevitable, añadió, y “todo el mundo debe estar atento para evitar la exposición y prevenir la enfermedad grave”, especialmente durante los periodos de alta transmisión en la comunidad.

“Ponerse la mascarilla cuando se está en lugares cerrados y concurridos y vacunarse y reforzarse siguen siendo las mejores protecciones. Además, si uno se infecta y es sintomático, los medicamentos como el Paxlovid reducirán significativamente la gravedad de la enfermedad, especialmente en el caso de las personas con mayor riesgo”, dijo a The Times en un correo electrónico.

Aunque hay indicios de que la última oleada de coronavirus puede estar empezando a estabilizarse, la transmisión sigue siendo elevada. Durante la semana que terminó el jueves, el estado informó de una media de 16.130 nuevos casos al día, lo que supone un descenso de casi el 12% respecto a hace dos semanas, según los datos recopilados por The Times.

Las nuevas infecciones, sin embargo, no han creado ni de lejos el mismo nivel de tensión en los hospitales que los anteriores repuntes de la pandemia. Pero el número de pacientes positivos al coronavirus está creciendo de forma constante.

Hasta el viernes, había 3.169 personas hospitalizadas en todo el estado, un 21% más que hace dos semanas. El número de pacientes tratados en unidades de cuidados intensivos también ha aumentado, hasta 331, pero esa cifra sigue siendo una de las más bajas de toda la pandemia.

Es cierto que no todos los pacientes son hospitalizados por infecciones de COVID-19. El Departamento de Salud Pública de California dice que aproximadamente la mitad están allí “debido al COVID-19 pero no tienen únicamente COVID-19". Pero los funcionarios dicen que todos los individuos positivos al coronavirus significan una exigencia extra para los centros sanitarios.

“Aunque la mitad de estos pacientes no sean hospitalizados por tener COVID-19, siguen influyendo en el volumen de trabajo y la carga de los hospitales debido a las precauciones especiales de control de la infección”, dijo el departamento a The Times en un comunicado la semana pasada.

Pero aunque este aparente guion -menos enfermedades graves, incluso durante un período prolongado de transmisión elevada- es un avance prometedor, las autoridades y los expertos subrayan que es imposible predecir el curso futuro de COVID-19.

Un área de preocupación es la proliferación de dos subvariantes de Ómicron: BA.4 y BA.5. Éstas no sólo son altamente transmisibles, sino que han demostrado la capacidad de reinfectar a los supervivientes de cepas Ómicron anteriores.

En las últimas semanas, las cepas BA.4 y BA.5 han aumentado gradualmente la proporción de nuevas infecciones por coronavirus en todo el país. En el periodo de siete días que finalizó el 18 de junio, los CDC calcularon que la BA.5 representó el 23,5% de los nuevos casos, y la BA.4 el 11,4%.

Está por ver cómo la creciente huella de las subvariantes alterará la trayectoria de la pandemia en California. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud señaló recientemente que “el aumento de la prevalencia de la BA.4 y la BA.5 ha coincidido con un aumento de los casos” en varias regiones y, en algunos países, ese aumento “también ha provocado un incremento de las hospitalizaciones y los ingresos en la UCI”.

Es posible que el aumento de las hospitalizaciones sea simplemente el subproducto numérico del aumento de las infecciones. Como señaló la OMS, la evidencia actual disponible no indica un cambio en la gravedad de la enfermedad asociada con BA.4 o BA.5.

“Todavía es muy pronto en nuestra experiencia con BA.4 y BA.5, por lo que estamos siguiendo de cerca la literatura para ver si hay datos al respecto”, dijo el Dr. Paul Simon, director científico del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, durante una sesión informativa el jueves. “Y ciertamente, si vemos algo, aunque sea un ligero aumento de la virulencia de la BA.4 y la BA.5, eso nos preocuparía mucho y, creo que aumentaría lo que está en juego en términos de fomentar las diversas medidas de protección que el público puede tomar”.

Otro aspecto es la reciente decisión de las autoridades sanitarias federales de autorizar que los niños de tan sólo 6 meses reciban la vacuna de Pfizer-BioNTech o la de Moderna. Aunque el COVID-19 no ha afectado a los niños más pequeños con tanta fuerza como a otros grupos de edad, siguen siendo vulnerables a la infección, y podrían contagiar el virus a otras personas con mayor riesgo de sufrir problemas de salud graves.

“El hecho de que ahora los niños menores de 5 años se vacunen, que los niños de 5 años o más puedan recibir un refuerzo y que haya más Paxlovid circulando, todo ello podría mantener la carga viral de la comunidad más baja”, dijo Chin-Hong.

Pero a estas alturas, el coronavirus sigue circulando ampliamente. Y cada infección conlleva no sólo la posibilidad de impactos en la salud a corto plazo, sino el riesgo de desarrollar un “COVID largo”, en el que los síntomas pueden persistir durante meses.

Este es un posible resultado con el que Wachter está demasiado familiarizado. Su mujer sigue luchando contra la fatiga y la niebla cerebral semanas después de haberse infectado.

Algunos de los que desarrollan el COVID largo, dijo, tendrán síntomas prolongados que son “limitantes de la vida en cierto modo”. Para otros, éstos “serán realmente incapacitantes”. En cualquier caso, los residentes no deben ignorar la posibilidad.

Otro síntoma del que deben cuidarse las personas recientemente infectadas es el de la culpa: el sentimiento de que contraer el coronavirus indica de alguna manera que tomaron una mala decisión y que ahora están pagando el precio.

“No se trata de un fallo moral”, dijo Chin-Hong. “Hay muchas razones por las que es tan fácil contraer esta infección en particular, incluso cuando se adoptan toda clase de medidas preventivas”.

Al fin y al cabo, la gente sigue teniendo que ir a trabajar, hacer mandados y cuidar de sus hijos u otros familiares en caso de que enfermen. Y muchos están aprovechando la oportunidad para retomar las actividades que no podían hacer o que no se sentían cómodos haciendo antes de la pandemia.

“Somos humanos. Somos criaturas sociales. Estamos destinados a salir y hacer cosas”, dijo Wachter. “Todos tenemos que tomar decisiones sobre el nivel de riesgo que estamos dispuestos a asumir. Y eso es cierto cuando nos levantamos y salimos de la cama por la mañana; es cierto cuando subimos a un avión; es cierto cuando subimos al coche”.

Esto no quiere decir que las precauciones, como el uso de mascarillas en lugares cerrados con mucha gente y la vacunación y el refuerzo, cuando se pueda, no sigan teniendo sentido. Pero los californianos no tienen por qué lamentarse si toman esas medidas y siguen siendo víctimas del coronavirus.

“Hay mucha gente que se está infectando y que sigue siendo súper cuidadosa”, dijo Wachter. “Esa es la cuestión ahora, incluso un comportamiento muy cauteloso no es garantía de que no te vayas a contagiar. Esta maldita cosa es increíblemente infecciosa”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio