Anuncio
Share

Esta ciudad del condado de Orange estudia la posibilidad de prohibir los abortos y convertirse en ‘santuario de la vida’

Protestors hold a "die-in" on the steps of City Hall in Los Angeles in July.
Manifestantes en las escaleras del Ayuntamiento de Los Ángeles en julio protestan por la anulación de Roe vs. Wade por parte del Tribunal Supremo.
(Wesley Lapointe / Los Angeles Times)

El Consejo de la Ciudad de San Clemente está listo para considerar una resolución en un par de semanas que declararía a la ciudad como un “santuario para la vida”, convirtiéndola en una zona libre de aborto.

La resolución, que fue escrita y propuesta por el concejal Steven Knoblock, establece que el consejo “considera que la vida comienza en la concepción” y se opone al establecimiento de centros de salud de Planned Parenthood o cualquier otra clínica donde se realicen abortos.

“Probablemente no hay una familia en Estados Unidos que no haya sido impactada por el aborto”, dijo Knoblock. “La [resolución] hará que la gente piense en lo que la sociedad ha estado haciendo durante 50 años”.

La resolución, que se debatirá en la próxima reunión del consejo, el 16 de agosto, no prevé medidas específicas, pero sí establece que se hará cumplir con todo el “poder y la autoridad” del consejo.

También prevé una excepción para los abortos en los casos en los que la vida de la madre esté en juego y en los casos de violación o incesto, afirmando que el consejo se mantendrá neutral.

Anuncio

La mención de “Dios” se incluye múltiples veces a lo largo de la resolución.

“Creemos que la vida está ordenada por Dios y que Dios es el autor y finalizador de toda vida. No importa si al principio o al final”, dice la resolución. “Como consejo, protegeremos y sostendremos la vida en cada etapa. Mientras pedimos a Dios que bendiga a América, primero tenemos que honrar y respetar a Dios”.

Un borrador de la resolución, que no ha sido publicado oficialmente por el consejo, empezó a circular por la ciudad, enfureciendo a muchos miembros de la comunidad. Andrea Schmidt, directora de proyectos de asuntos públicos de Planned Parenthood en los condados de Orange y San Bernardino, está liderando los esfuerzos de movilización contra la resolución.

A partir del martes, 15 personas “y contando” están programadas para hablar en la próxima reunión del consejo, dijo Schmidt.

“Resoluciones como ésta, políticamente enfocadas y científicamente inexactas, son extremadamente peligrosas”, dijo Schmidt. “Si esta resolución se aprueba, enviará un mensaje a los residentes de San Clemente de que su gobierno local no apoya su derecho fundamental a controlar su propio cuerpo y a acceder a una atención sanitaria de calidad y asequible”.

Schmidt dijo que la resolución es un ataque directo contra los centros de salud de Planned Parenthood de la ciudad, de los que “miles de miembros de la comunidad local dependen para obtener servicios de atención médica y educación”.

El alcalde de San Clemente, Gene James, que apoyó la moción de redactar la resolución en la reunión del Consejo Municipal del mes pasado, dijo que estaba “horrorizado” y “avergonzado” mientras leía el borrador de la resolución a finales de la semana pasada.

“Me parece un documento que podría haber sido escrito por un tribunal talibán, y lo digo como republicano conservador y provida”, dijo James.

Al secundar la petición de Knoblock de debatir la resolución en la reunión de agosto, James dijo que “no hay tema más importante para mí que la protección del no nacido”. En ese momento, James dijo que pensaba que la resolución apoyaría estrictamente la decisión del Tribunal Supremo de anular Roe vs. Wade en junio.

Sin embargo, “eso no es lo que había en este documento”, dijo James.

Inmediatamente después de leer el borrador, James se puso en contacto con el administrador de la ciudad, el secretario municipal y el abogado de la ciudad para preguntar si podía retirar su apoyo a la moción y “simplemente matar” la resolución. No pudo hacerlo.

“El Sr. Knoblock estaba haciendo declaraciones médicas que simplemente no eran exactas”, dijo James. “El hecho es que California es un estado en el que el aborto es legal y no hay nada que el consejo de San Clemente pueda hacer al respecto, independientemente de que seamos pro-vida o pro-elección”.

James planteó la idea de una resolución de “apoyo al no nacido” en un correo electrónico dirigido a la concejala Laura Ferguson a finales de junio. Ferguson rechazó la petición de James de secundar la moción.

No es la primera vez que una resolución presentada por el consejo de San Clemente provoca tensiones en la comunidad. Hace apenas un año, el consejo votó para declarar la ciudad como “Ciudad de la Libertad de la Segunda Enmienda”. James propuso esa resolución.

“Esta es otra resolución que va a ser muy contenciosa y divisiva y realmente no nos da ningún tipo de autoridad para hacer nada en absoluto”, dijo Ferguson. “Tenemos tantos asuntos en nuestra ciudad a los que podríamos dedicar tiempo que esto nos lo quita”.

El Alcalde Pro Tem Chris Duncan, que se presenta como candidato al Distrito 74 de la Asamblea, se hizo eco de los puntos de Ferguson. Él cree que las mujeres deben tener el derecho a elegir y los ayuntamientos no deben involucrarse en el tema.

Según Knoblock, esta resolución es necesaria porque la anulación de Roe vs. Wade hizo que la cuestión del aborto pasara a manos de los estados.

“Las ciudades y los condados del estado forman parte de ese proceso”, dijo Knoblock. “Sólo quería que se escuchara nuestra voz desde San Clemente”.

Schmidt señaló que una resolución como ésta es especialmente peligrosa porque podría animar a otras ciudades a adoptar agendas similares “destructivas y políticamente motivadas”.

James entiende que la resolución perturbará la próxima reunión del consejo y espera que los miembros de la comunidad “se presenten enojados y con razón”.

Schmidt dijo que espera “una gran manifestación de residentes que se preocupan por su comunidad, apoyan el acceso a la atención sanitaria y la libertad de elección hablen en oposición a esta resolución, y en última instancia, tenemos la esperanza de que el consejo tomará la decisión correcta votando “no”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio