Anuncio
Share

La oleada de COVID de Los Ángeles parece estar en la cresta de la ola, pero el panorama aún está lejos de ser bueno

People walk in a street of shops.
Compradores, algunos con mascarillas y otros sin ellas, visitan el callejón Santee el 14 de julio en Los Ángeles.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

La ola veraniega de coronavirus en el condado de Los Ángeles -alimentada por las subvariantes supercontagiosas de Ómicron- parece estar llegando a la cresta de la ola a medida que los casos siguen disminuyendo, pero el panorama dista mucho de ser bueno.

Las muertes por COVID-19 -resultado de semanas de gran transmisión- siguen aumentando y no es probable que disminuyan durante algún tiempo. Además, los casos siguen siendo muy elevados.

Los últimos datos amplían las tendencias que las autoridades sanitarias señalaron la semana pasada, cuando cancelaron la aplicación de un mandato de uso de mascarillas que se esperaba desde hace tiempo. Y aunque la pandemia ha alterado regularmente los pronósticos, los datos se mueven en una dirección prometedora casi en todos los ámbitos.

“Aunque a principios de la primavera y el verano hubo tres casos en los que se produjeron descensos de los casos que, lamentablemente, fueron seguidos por aumentos, este descenso es más pronunciado y va acompañado de descensos en los demás indicadores”, declaró el martes la directora de Salud Pública del condado, Barbara Ferrer.

Durante la semana que finalizó el miércoles, el condado más poblado del país registró una media de 5.200 nuevas infecciones por coronavirus al día, un 24% menos que a mediados de julio, el aparente punto álgido del aumento del verano. Se trata de “la mayor caída en el recuento medio de casos que hemos visto desde el final de la oleada de invierno”, dijo Ferrer a la Junta de Supervisores del condado.

Anuncio

En términos per cápita, el condado de L.A. registra 363 nuevos casos a la semana por cada 100.000 residentes, un 15% menos que la semana anterior. Una tasa de 100 o más se considera alta.

La tendencia a la baja es evidente en toda California, que informa de 287 casos semanales por cada 100.000 residentes, lo que supone un descenso del 14% con relación a la semana previa. El área de la bahía de San Francisco registra 256 casos semanales por cada 100.000 residentes, un 10% menos que la semana anterior. Y el condado de Orange registra 229 casos semanales por cada 100.000 residentes, un 19% menos que la semana anterior.

La positividad semanal de las pruebas del condado de Los Ángeles -la proporción de pruebas realizadas y notificadas que confirman la infección por coronavirus- también descendió del 15% hace una semana al 13,7% el miércoles, según las autoridades. El número de nuevos brotes de coronavirus notificados en lugares de trabajo, residencias de ancianos y entornos de personas sin hogar también ha disminuido.

Los hospitales, que no han estado tan estresados como durante las oleadas anteriores de la pandemia, también han empezado a ver algo de alivio. Hasta el martes, 1.273 pacientes positivos al coronavirus habían sido hospitalizados en todo el condado, lo que supone un descenso de aproximadamente el 4% respecto al pico del mes pasado, registrado el 20 de julio.

La proporción de visitas al servicio de urgencias asociadas a personas que buscan atención por síntomas relacionados con el COVID también ha disminuido.

Sin embargo, esto no quiere decir que la transmisión comunitaria aún extendida, no esté teniendo un impacto.

“Aunque el número de pacientes hospitalizados por COVID no está ejerciendo presión sobre el censo general de los hospitales del DHS, estamos bastante ocupados en los departamentos de urgencias y en los cuidados urgentes y seguimos experimentando un número de bajas entre el personal que es positivo al COVID y que sigue los protocolos de aislamiento”, dijo la Dra. Nina Park, subdirectora jefe de salud de la población en el Departamento de Servicios de Salud del condado, que gestiona cuatro hospitales públicos.

Sin embargo, añadió que “la última tasa de positividad de las pruebas entre los miembros del personal ha disminuido ligeramente en las últimas dos semanas, lo que esperamos que sea una tendencia continua”.

Sin embargo, una de las principales métricas que todavía no va en la dirección correcta es la de las muertes. Durante la última semana, el condado de Los Ángeles informó de 116 muertes por COVID-19, un aumento del 7% respecto a la semana anterior.

“Dado que las muertes siempre van por detrás de los casos y las hospitalizaciones, tenemos la esperanza de que los recientes descensos de los casos y las hospitalizaciones traigan consigo descensos de las muertes en unas semanas”, dijo Ferrer. “Cada muerte es desgarradora”.

El número de pacientes positivos al coronavirus en las unidades de cuidados intensivos del condado de Los Ángeles aún no ha experimentado una tendencia sostenida a la baja, aunque la cifra sigue siendo baja en general. Hasta el martes había 138 pacientes de este tipo, más o menos los mismos que la semana anterior.

Una de las razones del reciente descenso de las infecciones podría ser que, ocho meses después de la rápida evolución de Ómicron, el coronavirus podría haberse estabilizado.

Desde finales de abril, tres subvariantes diferentes de Ómicron - BA.2, BA.2.12.1 y BA.5 - han sido, en ocasiones, la versión más común del coronavirus que circulaba por todo el país.

Es la última la que ahora tiene el dominio de la transmisión viral. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., se calcula que el BA.5 representó el 85,5% de los nuevos casos de la semana que terminó el sábado.

Dado su dominio y transmisibilidad, es posible que el BA.5 simplemente se esté quedando sin gente a quien que infectar. Y a diferencia de las fases anteriores de esta última oleada -que estaban dominadas por las subvariantes BA.2 y BA.2.12.1 que pasaron directamente a BA.5- no parece haber ningún sucesor fácilmente visible en el horizonte.

Sin embargo, hay incertidumbre.

En la reunión informativa celebrada el jueves, Ferrer dijo que había hablado con funcionarios estatales sobre si la BA.5 ha seguido su curso y tiene menos personas que infectar.

Las respuestas eran poco claras: “Los modelos están por todas partes. Algunos de los modelos que el estado compartió con nosotros mostraban un pequeño aumento o un estancamiento”, dijo Ferrer.

Los datos de secuenciación que determinan las variantes dominantes de una semana determinada suelen retrasarse, por lo que “siempre vamos con retraso a la hora de reconocer el grado de propagación de la BA.5 o su participación”, añadió.

“Una cosa es segura: está desplazando todo lo demás, claramente, tanto aquí como en todo el país. No sé si podemos decir con certeza si se ha quedado sin gente a la que infectar”, dijo Ferrer.

La cepa BA.5 ha sido la fuente de tanta preocupación entre los funcionarios de salud pública debido a su capacidad para reinfectar a los que habían contraído previamente una cepa Ómicron.

Es demasiado pronto para decir con certeza que lo peor ha pasado en el condado de Los Ángeles. Pero si las tendencias recientes se mantienen, significaría que la región fue capaz de sortear la última oleada de la pandemia sin recurrir a la reimposición de las restricciones universales de uso de mascarillas en espacios interiores ordenadas por los funcionarios del condado.

Algunas empresas e instituciones han decidido por su cuenta imponer restricciones, como cancelar las grandes reuniones, trasladar los eventos al exterior e instituir requisitos de mascarilla.

Este verano se han establecido requisitos para interiores en la UCLA y en la industria de la televisión y el cine de la zona de Los Ángeles. La Asociación de Críticos de Televisión cambió su gira de verano en persona por sesiones virtuales, citando el aumento de los casos y señalando que “los programas en producción no pueden o no quieren romper las burbujas de COVID” y “los productores, guionistas, talentos y publicistas no están dispuestos a aparecer en persona”.

Muchos funcionarios han afirmado que las vacunas y los tratamientos ampliamente disponibles, junto con los cambios generales en la naturaleza del propio coronavirus, han hecho que la mayoría de las infecciones sean relativamente leves y han disminuido la urgencia de medidas estrictas de salud pública.

Sólo un condado de California, Alameda, instituyó un nuevo mandato de mascarillas públicas en interiores en respuesta al aumento de las infecciones esta primavera, pero esa medida fue de corta duración. El condado de Los Ángeles estuvo a punto de reactivar sus requisitos de mascarilla, pero decidió no hacerlo después de ver una mejora suficiente en sus indicadores de pandemia la semana pasada

Los residentes deben seguir protegiéndose, dijeron las autoridades. Se sigue recomendando encarecidamente el uso de mascarillas en espacios públicos cerrados. La BA.5 sigue siendo altamente infecciosa, y en un grupo de 50 personas hay entre un 60% y un 70% de probabilidades de que alguien de ese grupo esté infectado, ha dicho Ferrer.

“Aunque estamos aliviados con las constantes mejoras en las métricas del condado, la transmisión sigue siendo significativamente elevada (...) y eso significa que hay un riesgo considerable de propagación viral”, dijo Ferrer. “Ser cauteloso y aplicar protecciones como las pruebas antes de reunirse, aislarse de los demás cuando se está infectado o enfermo y utilizar mascarillas en espacios interiores seguirá frenando la transmisión”.

Las personas no vacunadas en el condado de Los Ángeles tienen el doble de probabilidades de dar positivo por el coronavirus en comparación con las personas que han completado su serie de vacunación primaria, según las cifras presentadas el martes. También tienen cuatro veces más probabilidades de ser hospitalizados, y seis veces más probabilidades de morir, en comparación con los que han terminado su serie de vacunación primaria.

“Vacunarse y reforzarse sigue siendo una herramienta fundamental para mantenerse lo más seguro posible, especialmente cuando la transmisión es tan alta”, dijo Ferrer.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio