Anuncio
Share

UC admite un número récord de californianos y muchos menos estudiantes de fuera del estado

Un edificio de piedra con dos torres detrás de una fuente de agua
Royce Hall en el campus de UCLA, que tiene previsto matricular a más californianos y menos estudiantes no residentes este otoño.
(Jason Armond / Los Angeles Times)

En un libro de reglas revisado que guía las admisiones de la Universidad de California, los nueve campus de licenciatura del sistema aceptaron un número récord de estudiantes de primer año de California para el otoño de 2022, mientras que redujeron significativamente la entrada a los solicitantes de fuera del estado e internacionales en medio de las demandas generalizadas para preservar los codiciados asientos para los residentes del estado, según los datos preliminares publicados el miércoles.

El sistema de la UC admitió a 85 268 solicitantes de primer año de California, lo que supone un aumento del 1.2 por ciento de 1 045 estudiantes con respecto al año pasado. Las ofertas a los solicitantes de fuera del estado disminuyeron un 19 por ciento, o 5 359 estudiantes, y las de los estudiantes internacionales disminuyeron un 12.2 por ciento, o 2 442 estudiantes.

Los campus también establecieron récords de diversidad, ya que los estudiantes de grupos raciales y étnicos subrepresentados aumentaron hasta el 43.8 por ciento de la clase de primer año admitida. Por tercer año consecutivo, los latinos fueron el grupo étnico más numeroso, con un 37.3 por ciento, seguidos de los asiático-americanos, con un 35 por ciento, los estudiantes blancos, con un 18.6 por ciento, y los negros, con un 5.7 por ciento. En general, tanto las solicitudes como las ofertas de admisión aumentaron para los estudiantes latinos, asiático-americanos, negros y nativos americanos y disminuyeron entre los estudiantes blancos y de las islas del Pacífico.

Anuncio

“La duradera dedicación de la Universidad a los jóvenes de California y su asociación con el estado siguen atrayendo un número sin precedentes de estudiantes con talento del Estado Dorado”, dijo el presidente de la UC, Michael V. Drake, en un comunicado. “Es un privilegio para nosotros poder ofrecer admisión a la mayor clase de estudiantes californianos de la historia”.

El retroceso en el número de estudiantes internacionales y de fuera del estado representa un importante cambio de política que lleva años gestándose. El sistema de universidades públicas de investigación comenzó a reclutar e inscribir agresivamente a los estudiantes no residentes que pagan más como una fuente de ingresos adicionales de matrícula después de la recesión de 2008, cuando el estado recortó su financiación de la UC por un tercio.

UCLA y UC Berkeley, por ejemplo, aumentaron la cantidad de no residentes entre los estudiantes de licenciatura del 9.5 por ciento apróximadamente en el otoño de 2008 a alrededor del 24 por ciento en 2021.

Anuncio

El creciente número de estudiantes no residentes provocó una protesta pública y una auditoría estatal en 2016, que determinó que las prácticas de admisión de la UC estaban perjudicando a los estudiantes de California. La UC discrepó rotundamente, argumentando que el dinero extra de la matrícula de los no residentes le permitía pagar a más estudiantes de California y que los recortes presupuestarios del estado le habían obligado a ello. Con el tiempo, la economía del estado se recuperó, la financiación de la educación superior empezó a recuperarse y los líderes electos del estado dejaron claro que la UC debía aumentar la matrícula de los estudiantes de California, tal y como exigían sus electores.

Este año, el gobernador Gavin Newsom y la legislatura proporcionaron 82.5 millones de dólares para matricular a 5 632 estudiantes adicionales de California en 2022 y 2023. Eso incluye 31 millones de dólares para sustituir a 902 no residentes por estudiantes residentes en UCLA, UC Berkeley y UC San Diego, una financiación que se renovará anualmente durante al menos cuatro años más.

Los directores de admisión de la UC celebran el mayor acceso a los estudiantes de California, pero también señalan que los procedentes de otros estados y países enriquecen enormemente el entorno social y el aprendizaje para todos.

Anuncio

“Es importante que hagamos todo lo posible para garantizar que los residentes de California tengan acceso a un campus UC”, dijo Youlonda Copeland-Morgan, vicerrectora de gestión de la matrícula de UCLA. “Pero que los estudiantes aprendan en aulas que se asemejan al estado, la nación y el mundo mejora su experiencia educativa. Es un difícil acto de equilibrio”.

UCLA atrajo 91 544 solicitudes de primer año de residentes de California para el otoño de 2022, con lo que el campus y el sistema UC destrozaron sus propios récords anteriores. El campus de Westwood admitió a 8 423 de esos solicitantes, un aumento de sólo 54 con respecto al año pasado, pero planea inscribir a otros 400 estudiantes de primer año y unos 400 estudiantes más de transferencia. Debido a que un mayor número de estudiantes a los que se les ofrece la admisión la aceptan -alrededor del 54 por ciento en 2021 en comparación con el 44 por ciento en 2011-, UCLA no necesita hacer tantas ofertas de admisión para alcanzar sus objetivos de matriculación como en el pasado, dijo Copeland-Morgan.

Los estudiantes admitidos tenían notas casi perfectas, y UCLA buscó pruebas de que habían aprovechado al máximo las oportunidades disponibles para esforzarse con cursos exigentes y actividades extracurriculares, dijo.

Anuncio

Cinco de los nueve campus universitarios de la UC admitieron a menos solicitantes de primer año de California en comparación con el año pasado en la primera ronda de ofertas, principalmente por precaución ante el exceso de matriculación. Tras controlar el número de admisiones, los responsables de los campus enviaron ofertas adicionales a los estudiantes en lista de espera.

UC Santa Bárbara, por ejemplo, ofreció la admisión en la primera ronda a 273 estudiantes de primer año de California menos que el año pasado, pero aumentó sus ofertas en la lista de espera en casi 700. De los 2 792 estudiantes en lista de espera a los que se les ofreció la admisión, 633 aceptaron. En total, el campus tiene previsto matricular a unos 4 mil estudiantes de California, lo que supone un aumento de unos 350 con respecto al año pasado. La UCSB espera educar a algunos de ellos fuera del campus en programas de estudio en el extranjero o en Washington D.C. o inscribir a más en sesiones de verano.

“No podíamos arriesgarnos a matricular de más a un solo estudiante”, dijo Lisa Przekop, la directora de admisiones del campus. “Estamos al límite de nuestra capacidad y no queríamos experimentar ningún problema de alojamiento”.

Anuncio

El año pasado, la Universidad de Santa Bárbara se apresuró a alojar a los estudiantes en hoteles después de una crisis de última hora en las solicitudes de alojamiento y la escasez de alquileres fuera del campus debido a la afluencia de no estudiantes que querían trabajar a distancia en la pintoresca ciudad costera durante la pandemia. Przekop dijo que este año se han atendido todas las solicitudes de alojamiento de los estudiantes.

En UC Irvine, el cálculo de los objetivos de admisión fue un poco más complejo. Las ofertas a los solicitantes de primer año de California disminuyeron en unos pocos cientos de estudiantes, o un 1.6 por ciento, pero se redujeron significativamente en un 39 por ciento para los estudiantes de fuera del estado y en un 37 por ciento para los estudiantes internacionales.

Dale Leaman, director ejecutivo de admisiones de estudiantes de licenciatura de Irvine, dijo que el campus estaba “tratando de responder” a las expectativas del estado de disminuir los no residentes. Al mismo tiempo, el número de estudiantes de fuera del estado que aceptan las ofertas de admisión de la UC Irvine aumentó el año pasado y podría volver a hacerlo este año.

Anuncio

“Estamos teniendo mucho cuidado con la sobreadmisión de no residentes”, dijo Leaman, y añadió que Irvine también utilizó la lista de espera con más fuerza este año que en el pasado. “Es un cálculo complicado”.

UC Berkeley se enfrentó a una temporada de admisiones sin precedentes, marcada por una demanda y una posterior sentencia judicial que habría obligado al campus a recortar las ofertas de admisión de otoño de 2022 en un tercio sin un esfuerzo de rescate estatal. Al final, el campus pudo cumplir sus objetivos previstos, admitiendo a 10 518 estudiantes de California para el otoño de 2022, más o menos lo mismo que el año pasado, y reduciendo las ofertas a los estudiantes de fuera del estado en aproximadamente un 33 por ciento y a los estudiantes internacionales, en un 26 por ciento.

Las tasas de admisión de estudiantes californianos de primer año se redujeron en UC Berkeley al 14.5 por ciento este año desde el 16.9 por ciento del año pasado. En UCLA se redujeron aún más, hasta el 9.2 por ciento desde el 9.9 por ciento del mismo periodo. En todo el sistema, las tasas de admisión de los estudiantes californianos se redujeron al 64.4 por ciento este año, frente al 65.7 por ciento del año pasado.

Anuncio

UC Santa Cruz redujo sus ofertas de admisión para el otoño de 2022 porque matriculó a dos grandes generaciones de californianos los dos años anteriores, dijo Michelle Whittingham, vicerrectora asociada de gestión de la matrícula. El campus espera matricular a unos 700 nuevos estudiantes de licenciatura menos este otoño. Aunque la clase de primer año fue más grande de lo esperado porque alrededor de 250 estudiantes de ciencias de la computación más aceptaron su oferta de admisión de lo previsto, eso fue compensado por una clase de transferencia más pequeña, lo que permitió a Santa Cruz alcanzar su objetivo de inscripción más bajo para los nuevos estudiantes de licenciatura.

“Estamos tratando de equilibrar el acceso con la calidad”, dijo, señalando que el campus se enfrenta a limitaciones de alojamiento, curriculares y de aulas.

Whittingham añadió que Santa Cruz todavía está tratando de aumentar los estudiantes de fuera del estado y los internacionales, cuya proporción de estudiantes de grado cayó durante la pandemia a alrededor del 9.2 por ciento el otoño pasado desde el 12 por ciento en 2019.

Anuncio

UC Davis también admitió menos estudiantes este año para compensar el exceso de matrícula del año pasado, según una declaración del campus de Robert Penman, director ejecutivo de admisiones de licenciatura. El campus planea reducir el tamaño de su nueva clase de otoño de 2022 de estudiantes de primer año y de transferencia en alrededor de 750, pero aún inscribe el mayor número de estudiantes de licenciatura del estado en el sistema de la UC.

Davis admitió a 21 139 solicitantes de primer año en California, lo que supone un descenso del 11 por ciento con respecto al año pasado, mientras que las ofertas a los estudiantes de fuera del estado disminuyeron un 16.4 por ciento y las de los estudiantes internacionales cayeron un 29 por ciento durante ese mismo periodo. El campus aumentó las ofertas a los solicitantes de traslado.

Dos campus con mucho espacio para los estudiantes de California son UC Riverside, que admitió a 1 600 solicitantes más, y UC Merced, que aumentó las ofertas en unos 2 mil. UC Riverside tiene previsto matricular este otoño a unos 600 estudiantes más de primer año y de transferencia que el pasado.

Anuncio

UC San Diego fue la primera en admitir estudiantes de transferencia. Sin embargo, en todo el sistema, las ofertas de admisión a los solicitantes de transferencia de los colegios comunitarios de California disminuyeron a 25 253 este año, en comparación con los 28 453 del año pasado, debido a un menor número de solicitudes de menos estudiantes en los 116 campus del sistema. Varios directores de admisión expresaron su preocupación por el descenso de inscripciones, que complica la obligación de la UC de inscribir a un estudiante de un colegio comunitario por cada dos de primer año.

Alrededor del 47 por ciento de los estudiantes de primer año admitidos en California son de bajos ingresos, y el 44 por ciento serían los primeros de sus familias en obtener un título universitario.


Anuncio