Anuncio

En California, las personas mayores se están viendo gravemente afectadas por el aumento del COVID-19

A woman in a medical mask.
La Dra. Janina Lord Morrison, médico jefe del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, visita un hogar para administrar refuerzos de COVID-19. El departamento lleva a cabo un programa que proporciona vacunas a quienes están confinados en casa.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)
Share

Se ha producido un preocupante repunte en los ingresos hospitalarios por coronavirus entre las personas mayores de California, aumentando el número de casos a niveles no vistos desde la oleada de Ómicron del verano.

Las hospitalizaciones se han triplicado para todos los grupos de edad del estado. Pero el aumento de las personas mayores que necesitan atención hospitalaria ha sido particularmente dramático.

Los funcionarios del condado de Los Ángeles han dicho que el aumento de las hospitalizaciones podría dar lugar a una orden de mascarilla en sitios interiores, posiblemente a principios de enero. Aun así, existe el optimismo de que cualquier repunte invernal no será tan grave como el de los dos últimos años.

Anuncio

El aumento de las tasas de hospitalización es una de las razones por las que los funcionarios de salud están instando a la gente, especialmente a los ancianos, a obtener la vacuna de refuerzo COVID-19 actualizada y, si dan positivo y son elegibles, a acceder a los medicamentos terapéuticos que probablemente reducirán la gravedad de la enfermedad.

Sólo el 35% de los mayores de 65 años vacunados en California han recibido el refuerzo actualizado desde que empezó a estar disponible en septiembre.

Entre las personas de 50 a 64 años que reúnen los requisitos, alrededor del 21% ha recibido el refuerzo actualizado. La tasa es del 12% para los adultos más jóvenes, del 9% para los adolescentes y del 8% para los niños de 5 a 11 años. La tasa de refuerzo actualizado para todos los californianos vacunados de 5 años en adelante es del 18%.

Anuncio

“Estamos haciendo un trabajo patético protegiendo a los ancianos (y a los mayores de 50 años) del COVID en California”, tuiteó el Dr. Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute de La Jolla.

La inmunidad contra el COVID-19 se debilita con el tiempo, por lo que refuerzo es especialmente importante para las personas de la tercera edad, que tienen un mayor riesgo de enfermedad grave y muerte.

“Las personas que están muriendo son principalmente personas que no están vacunadas o que no han recibido una vacuna actualizada”, dijo el jueves Xavier Becerra, secretario de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., en un foro en línea con el Instituto de Políticas Públicas de California.

Anuncio

Las muertes por COVID-19 en el estado se han mantenido estables, entre 100 y 200 por semana. Sin embargo, existe la preocupación de que el aumento de los casos y las hospitalizaciones pueda provocar más muertes.

De todos los grupos de edad, el de los mayores de 70 años es el único que está viendo cómo su tasa de hospitalización en California supera la del pico de Ómicron del verano, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Las nuevas hospitalizaciones por coronavirus se han duplicado en sólo 2½ semanas, hasta alcanzar 8,86 por cada 100.000 californianos de 70 años o más. El máximo del verano, en julio, fue de 8,36; el mínimo del otoño, justo antes de Halloween, fue de 3,09.

Anuncio

Durante los siete días transcurridos hasta el viernes, 2.450 californianos de 70 años o más positivos al coronavirus fueron ingresados en hospitales, un 44% más que en la semana anterior.

Mientras tanto, la tasa de hospitalización de las personas de 60 a 69 años se ha duplicado desde el 11 de noviembre, pasando de 1,28 por cada 100,000 personas a 2,59. El pico de verano para ese grupo de edad fue de 3,03.

Preocupados por el aumento de los casos y las hospitalizaciones, las autoridades sanitarias estatales emitieron una alerta para recordar a los médicos que hay muchos medicamentos disponibles.

Anuncio

“Hay un amplio suministro de agentes terapéuticos para el COVID-19, pero han sido poco utilizados - especialmente entre las poblaciones desproporcionadamente afectadas por el COVID-19, incluyendo las comunidades de color, las comunidades de bajos ingresos y los residentes de los centros de atención a largo plazo”, dijo el Departamento de Salud Pública de California.

Los medicamentos pueden reducir el riesgo de hospitalización y muerte en un 88% entre las personas no vacunadas y en un 45% entre las personas vacunadas o previamente infectadas, dijo la agencia.

Los medicamentos “son gratuitos y están ampliamente disponibles”, dijo la doctora Regina Chinsio-Kwong, responsable de salud del condado de Orange, en un comunicado. “Los medicamentos, como la píldora Paxlovid, pueden impedir que el virus se multiplique en el cuerpo, ayudar a que la prueba sea negativa más pronto y pueden reducir el riesgo de desarrollar síntomas prolongados de COVID. Además, no es necesario tener un seguro ni la ciudadanía estadounidense”.

Anuncio

Otras terapias contra el COVID-19 se están volviendo efectivamente inútiles. El miércoles, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. dijo que dejaba de autorizar el anticuerpo monoclonal bebtelovimab para tratar la enfermedad porque no se espera que funcione contra las subvariantes BQ.1 y BQ.1.1 de Ómicron.

Los datos de los CDC publicados el viernes estiman que las subvariantes BQ.1 y BQ.1.1 representan el 62,8% de los casos de coronavirus en todo el país. La cepa madre, BA.5, representa ahora sólo el 13,8% de los casos.

El panorama de los coronavirus se ha deteriorado bastante repentinamente desde el día de Acción de Gracias en algunas regiones de California.

Anuncio

El empeoramiento de la tasa de infectados “indica un mayor riesgo de que más personas se contagien de COVID-19 este invierno”, dijo Chinsio-Kwong. Instó a la gente a que se tapara en lugares públicos cerrados.

El 17 de noviembre, todos menos uno de los 58 condados de California -Imperial- se encontraban en el nivel comunitario bajo de COVID-19 según la definición de los CDC, que mide las tasas de casos y de hospitalización. El día de Acción de Gracias, tres condados más -Fresno, Madera y Del Norte- se unieron a Imperial en la categoría media.

El jueves, 23 condados entraron en el nivel medio: Los Ángeles, Orange, Santa Clara, Sacramento, Stanislaus, Sonoma, Monterey, Placer, Merced, Marin, Yolo, Butte, El Dorado, Kings, Nevada, Mendocino, Tehama, San Benito, Tuolumne, Siskiyou, Glenn, Mariposa y Sierra.

Anuncio

Alrededor de 22 millones de personas, el 55% de los californianos, viven en condados que ahora se encuentran en el nivel medio.

Nivel comunitario del COVID en California
Los Ángeles y Orange se encuentran entre los 27 condados de California en el nivel medio de la comunidad COVID-19, una indicación de las tasas de casos y hospitalización.
(U.S. Centers for Disease Control and Prevention)

En el condado de Los Ángeles, los casos de coronavirus aumentaron casi un 50% durante la última semana, pasando de 2.049 a 3.053 al día. La tasa del condado ha ido aumentando desde finales de octubre y es más del triple que en otoño. En la semana que terminó el viernes, el condado de Los Ángeles registraba 212 casos por cada 100.000 residentes; una tasa de 100 o más se considera alta. La tasa de mortalidad por COVID-19 en el condado de L.A. se mantiene estable en torno a las 60 muertes semanales.

Anuncio

Además del COVID-19, el condado de L.A. está lidiando con el aumento de los casos de gripe y con un alto nivel de virus respiratorio sincitial, que está estresando a los hospitales infantiles. La tasa de positividad de la gripe en el condado de L.A. es del 25%, la más alta para esta época del año desde hace al menos seis años.

Para que el condado de L.A. vuelva a imponer el uso de mascarillas, es necesario que se alcancen dos umbrales de hospitalización. Uno de ellos ya se ha alcanzado.

Hubo 1.285 admisiones de pacientes positivos al coronavirus en los hospitales del condado durante la semana que terminó el miércoles, más del triple de la tasa de principios de noviembre. Eso supone 12,8 por cada 100.000 residentes, y una tasa de 10 o superior es uno de los umbrales para el mandato de mascarilla.

Anuncio

El otro umbral se alcanza si el porcentaje de camas de hospital utilizadas por pacientes positivos al coronavirus es del 10% o superior, lo que indica una tensión para el sistema hospitalario. Este nivel se alcanzó durante las oleadas de invierno de 2020 y 2021, las más mortíferas de la pandemia.

La cifra actual es del 5,9%, frente al 2% de principios de noviembre. Se podría alcanzar el 10% sería a finales de diciembre, estimó la semana pasada la directora de Salud Pública del condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer.

Si eso ocurre, es probable que haya una cuenta atrás de dos semanas antes de que entre en vigor una orden de uso de mascarillas, es decir, a principios de enero.

Anuncio

Por otra parte, la tasa de hospitalización por coronavirus en el condado de Orange se ha duplicado desde mediados de noviembre hasta 432 por semana, según los CDC, o 13,6 por cada 100.000 residentes. El condado de Orange informa de que el 4,9% de las camas de hospital están siendo utilizadas por pacientes positivos al coronavirus.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio