Anuncio

La procesión de la Virgen de Guadalupe sustituye las carrozas por santuarios llevados a mano

Mariachis play during the 91st annual Virgen de Guadalupe procession on Sunday in East Los Angeles.
Los mariachis tocan mientras los participantes marchan en la Avenida César E. Chávez durante la 91ª procesión anual de la Virgen de Guadalupe el domingo en el Este de Los Ángeles
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)
Share

Los icónicos carros alegóricos que recorrieron la avenida César E. Chávez durante décadas como parte de la procesión de la Virgen de Guadalupe en el Este de Los Ángeles fueron reemplazados por santuarios de madera llevados a mano por voluntarios mientras los católicos se reunían el domingo para la 91ª devoción anual.

Los voluntarios de la mitad de las 30 parroquias de la Arquidiócesis de Los Ángeles que participaron izaron plataformas de madera (llamadas “andas’) sobre sus hombros y llevaron flores, estatuas, pinturas y murales de santos y la Virgen por la ruta del desfile de 0,7 millas.

Alrededor de una docena de otras iglesias presentaron bandas, mariachis o bailarines indígenas en el desfile religioso más antiguo de Los Ángeles, que fue fundado en 1931 por refugiados de guerra mexicanos para honrar a la Virgen de Guadalupe, patrona de México.

Anuncio

El cambio provocado por el aumento de los costes de los permisos para los desfiles de la ciudad, fue bien recibido por algunos que veían las carrozas como una distracción de la devoción a María y desestimado por los que amaban la pompa.

“La gente espera ver estas hermosas carrozas llenas de flores y homenajes a la Virgen”, dijo Carlos Betancourt, de 49 años, organizador de San Marcelino en Commerce. “Esto es lo que hemos estado haciendo durante ... años en tiempos igualmente difíciles”.

Betancourt, un autodenominado ex “drogadicto, alcohólico y mujeriego” que encontró su camino a la sobriedad a través de las oraciones a la madre de Jesús en el verano de 2013, dijo que las celebraciones para “la jefa” no deben escatimar en gastos.

Anuncio

Las andas son tradicionales durante la devoción en algunos pueblos mexicanos, pero los carros alegóricos del desfile del Este de Los Ángeles se remontan al menos a la década de 1950, según fotos de archivo. El padre Julio Ramos, principal organizador del evento, dijo que el coste de los permisos para las carrozas de vehículos exigidos por las ciudades de Los Ángeles y Monterey Park había subido “muy bruscamente”.

Además, las andas eran mucho más asequibles para los feligreses que, a pesar de estar luchando contra la inflación y el COVID-19, gastaban miles de dólares en carrozas, añadió. Grupos de voluntarios recaudaron fondos para los permisos del desfile.

Virgen de Guadalupe procession
Un grupo de hombres lleva una anda con flores y una estatua de la Virgen de Guadalupe en la avenida César E. Chávez Este durante la 91ª procesión anual de la Virgen de Guadalupe el domingo en el Este de Los Ángeles.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)
Anuncio

Algunos de los carros alegóricos eran poco más que camiones adornados con flores y una estatua de la Virgen María en la caja del camión. Otras eran más elaboradas y representaban escenas e incluso recreaciones de la tradición católica de las apariciones de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego en diciembre de 1531 en el cerro del Tepeyac, en Ciudad de México.

Rosa Flores, participante y organizadora del desfile desde hace 31 años en St. Mary’s of Boyle Heights, dijo que estaba “sorprendida y triste” por el cambio a las andas.

“Hemos tenido las carrozas durante décadas y esta fue una transición difícil para nosotros”, dijo.

Anuncio

Flores, sin embargo, reconoció que su iglesia había ahorrado mucho en la anda “mucho más sencilla”, que costaba 300 dólares. El año pasado, el grupo se gastó 1.500 dólares en una carroza cubierta de flores.

Teresa Quezada, organizadora de la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en el Este de Los Ángeles, dijo que su grupo parroquial gastó 12.000 dólares en su carroza el año pasado.

 Virgen de Guadalupe procession
Los feligreses Juan Carlos Cruz Rojas, a la izquierda, Mónica Arroyo y Alejandra Arroyo llevan una anda, o plataforma de madera religiosa que lleva la estatua de la Virgen de Guadalupe, el viernes por la mañana en la Iglesia de la Santa Cruz en el sur de Los Ángeles.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)
Anuncio

El grupo este año redujo el costo a la mitad. Su anda incluía rosas frescas rojas, blancas y rosas que rodeaban una estatua de la Virgen de Guadalupe con un fondo de girasoles y el número “100”, en referencia al reciente aniversario de la iglesia.

“Aplaudo la idea de las andas porque estas carrozas se estaban convirtiendo en una carrera entre grupos que cada año gastaban más”, dijo. “Me gusta volver a centrarnos en honrar a la Virgen María y no a nosotros mismos”.

El viernes por la mañana, un grupo de ocho feligreses de la Iglesia de la Santa Cruz, en el sur de Los Ángeles, construyó un anda de cuatro pies de altura y 15 libras de peso, cubierto con la bandera mexicana.

Anuncio

La muestra de devoción costó 150 dólares y contó con una estatua de tres pies de la Virgen de Guadalupe rodeada de coloridas rosas artificiales y mariposas. El año pasado, los feligreses de la Santa Cruz aportaron 1.200 dólares para su carroza.

El feligrés de la Santa Cruz, Juan Carlos Cruz Rojas, instalador de paneles de yeso, dijo que la entrada de su iglesia en el desfile le recordaba la adoración de la Virgen de Guadalupe a lo largo de la Costa Grande en el estado mexicano de Guerrero.

“Todas las celebraciones en mi país eran muy personales porque la Virgen María estaba allí en tu presencia”, dijo Rojas, de 37 años. “Por eso, tocarle música y bailarle mientras la llevas es como estar en casa”.

Anuncio

Virgen de Guadalupe procession
Erick Tamaypo, a la izquierda, y Roberto Torres se esfuerzan por mantener su anda con una estatua de la Virgen de Guadalupe fuera de un bache a lo largo de East Cesar E. Chavez Avenue durante la 91ª procesión anual de la Virgen de Guadalupe el domingo en East Los Angeles.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

A lo largo de la ruta, los espectadores sonrieron y saludaron, pero también se quejaron de los cambios.

Virgen de Guadalupe procession
Elisa Juárez sostiene a su nieto Oliver Rodríguez, de 4 meses de edad, en la Iglesia de la Santa Cruz, en el sur de Los Ángeles, el viernes por la mañana. Los congregantes trabajan en su anda llevando la estatua de la Virgen de Guadalupe y adornos de flores, rosarios y mariposas para entrar en la 91ª procesión anual de la Virgen de Guadalupe del domingo en el Este de Los Ángeles.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)
Anuncio

“Esto es bonito también, pero estoy acostumbrada a ver los carros alegóricos”, dijo Sofía Serrano, de 17 años, que llevó a su abuela desde el sur de Los Ángeles para ver la procesión. “Llevo toda la vida viniendo aquí y esto es diferente a lo que he visto”.

El año pasado, Alfonso Somilleda animó cuando su parroquia se llevó el primer premio a la mejor carroza. Epifanía del Sur de El Monte creó una réplica de 25 pies de largo de la Misión de San Gabriel completa con un tributo adyacente a la Virgen de Guadalupe. Se necesitaron unos 40 voluntarios para el proyecto.

La anda de madera más pequeña de la iglesia fue construida este año por ocho voluntarios.

Anuncio

“Creo que esto está más en línea con las procesiones que se ven en México”, dijo Somilleda. “Por tanto, es ciertamente más tradicional que las carrozas de coches y más personal”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio