Anuncio
Share
Deportes

Plaschke: Los Dodgers tienen todo para ganar el Juego 5 de la Serie Divisional de la Liga Nacional

Divisional Series - Los Angeles Dodgers v Washington Nationals - Game Four
(Patrick McDermott/Getty Images)

Se siente como si alguien agregó un round 13 a una pelea que debería haberse ganado en los primeros 12

Su techo nunca ha sido tan alto. El suelo nunca se sentirá tan duro.

Casi cada ventaja concebible en el Juego de la Serie Divisional de la Liga Nacional es para los Dodgers cuando el miércoles sean anfitriones de los Nationals de Washington.

Así que también, tendrán toda la presión.

Para los Dodgers, están más que obligados a ganar este juego. Es un juego que deben de ganar. Es un juego que más vale que ganen. Es un juego que no se pueden permitir no ganarlo.

Anuncio

Este es el mejor equipo de los Dodgers desde que ganaron la Serie Mundial en 1988. Es claramente mejor equipo que los Nationals. Los hemos visto, son simplemente mejores. Deberían de haber ganado esta serie ya. Deben de ganarlo el miércoles por la noche.

Tienen al mejor pitcher en el montículo, uno de los mejores pitchers de la historia como relevista, tienen al equipo con más anotaciones al bate, y los cuatro lados de Dodger Stadium que los alentará y les dará la ventaja de local.

Este equipo ha ganado el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional ante Milwaukee el año pasado, un decisivo Juego 5 ante básicamente los mismos Nationals en Washington en la Serie Divisional de 2016 y un Juego 163 ante los Rockies de Colorado en Dodger Stadium el año pasado.

Han estado ahí, lo han resuelto y no hay alguna razón por la cual no la puedan repetir otra vez. El lanzador inicialista de los Nationals, Stephen Strasburg, presentará problemas, pero eventualmente le dará la pelota a un relevista vulnerable y los Dodgers tomarán ventaja. Así se siente. Es la forma en la que debe de darse todo.

Anuncio

“Estamos en casa con [Walker] Buehler, nos gusta nuestras probabilidades”, dijo Cody Bellinger el lunes por la noche después de la derrota en el Juego 4 en Washington.

Pero con todas esas bendiciones también viene un problema enorme. Es un peso que no comparte ningún otro equipo de la postemporada. Nadie tiene encima este tipo de carga. Nadie siente este tipo de presión.

El éxito de los Dodgers dependerá en la habilidad de mantener sus piernas firmes mientras tratan de lograr la meta más grande en el béisbol.

¿Dominas la liga por seis meses y luego te sacan de los playoffs en menos de una semana? ¿Juegas dos Series Mundiales consecutivas y no puedes salir luego de la primera ronda? ¿Estás bromeando verdad?

Dave Roberts debe resistir el deseo de sobre dirigir. Eso le sucedió en la derrota de 6-1 en el Juego 4 cuando sacó a Kenta Maeda por Julio Urías después de sustituir a Maeda en el quinto inning en el empate de 1-1.

Urías ya había lanzado en días seguidos por solamente la segunda ocasión en su carrera y Maeda había otorgado solo un hit en tres presentaciones de postemporada. ¿Por qué no dejó a Maeda batear para que se mantuviera en el montículo, donde estaba dominando? Urías no pudo, desde luego, y eso les costó el juego.

Roberts se ha mantenido fiel a sus jugadores y en ese proceso, la fidelidad también viene a un precio.

Anuncio

Los Dodgers son suficientemente buenos para ganar este partido. No necesitan ser mejores.

Buehler necesita resistir la urgencia de hacer cosas más grandes que Buehler. Concedió un imparable en seis innings en el Juego 1 y solamente dio un hit en 6 2/3 en el Juego 163 el año pasado. Pero en el Juego 7 del año pasado ante Milwaukee, concedió seis hits en 4 2/3 de innings y tuvo problemas al tratar de ser muy perfecto.

“Creo que algo de lo que se ha perdido en los playoffs es que pueden ser realmente divertidos”, dijo Buehler. “Y pienso en la presión y cosas así, pero si puedes cambiar tu mente a la manera de pensar correcta, puede ser muy divertido”.

Cambia la mentalidad, joven amigo. Convence a tus compañeros mayores Clayton Kerhsaw y Kenley Jansen a cambiar la mentalidad contigo.

Es difícil imaginar un escenario en el que los Dodgers ganen sin Kershaw o Jansen en el montículo. Sin embargo, los Dodgers tendrán que vencer los obstáculos de la mente.

Aunque Kershaw no haya otorgado una carrera en sus últimos 5 2/3 de innings en la postemporada, incluyendo un salvamento dramático ante los Nationals en 2016, está lidiando contra esos fantasmas de octubre que volvieron a salir en el Juego 2 de la serie. Jansen no ha sido exigido en esta postemporada y después de tener la temporada regular más difícil en su carrera, no sabemos qué sucederá cuando lo exijan.

“Estamos listos”, dijo Kershaw. “Estaré listo para salir”.

Una ofensiva que batea .228 esta serie, con unos sorprendentes 52 strikeouts en cuatro juegos, también necesita estar lista. Esta falta de paciencia que han mostrado en momentos grandes es lo que les costó en previas postemporadas. Eso parecía estar arreglado en esta temporada regular. Con las excepciones notables de Max Muncy y Justin Turner, estas tendencias deben ser arregladas nuevamente.

Anuncio

Bellinger parece que finalmente encontró su bateo pero aun solamente tiene tres hits en esta serie y necesita mejorar su juego al nivel de esos cánticos de “M-V-P”. Corey Seager solamente tiene tres hits y A.J. Pollock está buscando su primer hit y superar esos 10 ponches en una docena de oportunidades al bate.

Y, aunque ha sido divertido ver partidos en los que se le da la oportunidad a los novatos, los dos más regulares no han brillado. Gavin Lux se ha visto perdido desde que pegó un jonrón en el Juego 1 y Will Smith solamente tiene un hit en tres salidas, y es hora de hacer cambios a la alineación. ¿De regreso con Russell Martin? ¿Enrique Hernández en algún momento?

“Estamos listos para ir por los cinco juegos… nos gustan nuestras probabilidades”, declaró Smith. “Es muy grande para nosotros el regresar a casa, jugar en Dodger Stadium, agarrar el buen momento ahí y ojalá ganar”.

¿Están realmente preparados para ganar los cinco juegos? No se siente. Se siente como si alguien agregó un round 13 a una pelea que debería haberse ganado en los primeros 12.

La buena noticia para los aficionados de los Dodgers es que aún son Goliat. La mala noticia es que una derrota el miércoles representará una caída de proporciones bíblicas.

For the original story in English, please click here.


Anuncio