Anuncio
Share
Deportes

Yu Darvish tiene sentimientos encontrados sobre acusaciones de robo de señales de Astros

3024541_SP_world_series_game_7_GMF_
Yu Darvish tuvo la peor derrota de su carrera en el Juego 7 de la Serie Mundial ante Astros en 2017.
(Gina Ferazzi/Los Angeles Times)

Como inicialista para los Dodgers en 2017, Darvish tuvo una desastrosa Serie Mundial ante Houston, que ha sido acusado de robo de señales

Es como el atleta olímpico que terminó en cuarto, solamente para darse cuenta años después que uno o más de los medallistas estaban tomando esteroides.

O esos estudiantes que no pudieron entrar a una universidad prestigiosa porque su lugar lo ocupó un hijo de esos padres que pagaron a oficiales de la escuela para que les den preferencia.

Esta semana salieron a la luz reportes de que los Astros de Houston utilizaron equipo electrónico para robarse señales en 2017. Sin embargo, Yu Darvish no estaba molesto.

Tenía sentimientos encontrados.

Anuncio

“Porque tuve esa experiencia, tuve que trabajar mucho en los últimos dos años para ser la persona que soy ahora”, dijo Darvish en japonés durante un video que subió a su canal popular de YouTube el jueves por la noche.

Como lanzador inicialista para los Dodgers en esa temporada, Darvish tuvo una desastrosa Serie Mundial ante los Astros. Aceptó cuatro carreras y solamente duró 1 2/3 de inning en la derrota en el Juego 3. Su participación en el Juego 7 fue peor, cuando duró casi lo mismo y le dio a los Astros su primer campeonato de su historia.

“Creo que si me absuelvo a mí mismo y digo que fue culpa de los Astros que yo haya tenido un mal partido en el Juego 7, no me podría desarrollar como persona”, declaró Darvish. “En la vida, creo que los fracasos grandes son extremadamente importantes. He tenido algunas hasta este punto. La Serie Mundial fue una de ellas. Creo que seguirá siendo un punto de referencia para mí. He aprendido mucho de ello. En lo que se refiere a eso, no puedo ser tan suave conmigo. Creo que tengo que seguir aceptando los resultados”.

Anuncio

Darvish ya ha cumplido dos años de su contrato de seis años y 126 millones con los Cubs de Chicago. Las lesiones lo limitaron a ocho juegos en 2018 y tuvo nuevamente un inicio lento, pero se recuperó y tuvo un promedio de carreras limpias permitidas de 2.78 en sus 13 inicios después del Juego de Estrellas.

Acepta su fracaso en la Serie Mundial y eso lo ha molestado en los últimos dos años, en particular porque no pudo entender lo que había pasado.

Inmediatamente después de lo que pasó, los jugadores de los Astros dijeron que Darvish estaba dando pistas de sus lanzamientos. Nunca estuvo contento con esta historia. Alarmado de la forma en la que los Astros reaccionaron a su lanzamientos en el Juego 3, los Dodgers estudiaron el video y no pudieron llegar a una conclusión definitiva. Los jugadores en ese equipo de los Astros luego le dijeron que estudiaron cómo llevaba la pelota a sus guantes para prepararse. Con eso en mente, Darvish volvió a ver el Juego 7. Lo que vio, no concordaba con lo que escuchó.

Darvish estuvo sorprendido de las acusaciones que salieron a la luz esta semana en la historia del The Athletic. Cuatro jugadores en el equipo de los Astros en 2017, incluyendo el pitcher Mike Fiers, dijeron que los Astros habían usado una cámara en el jardín izquierdo para robarse señales en partidos en casa.

Darvish entonces pensó sobre el Juego 7 de la Serie Mundial, el cual fue en Dodger Stadium.

“Lo que han reportado hasta este punto es que usaron cámaras en su campo”, dijo Darvish. “Pero lo que estaban haciendo era de un nivel tan alto que honestamente no creo que hay chance de que también estaban haciendo eso fuera de casa”.

Pero Darvish dijo que no quería sobre pensar en esas posibilidades.

Anuncio

“Si me preguntas a mí, si me pegaron en el Juego 7 porque se robaron las señales, no creo”, dijo Darvish. “Los Astros tienen grandes jugadores que no tienen que hacer eso. Así que ya sea si robaron las señales o no, el resultado no hubiese cambiado”.

La derrota fue especialmente devastadora porque quería agradecerle a los Dodgers de alguna forma. Antes de su cambio de los Rangers de Texas, estaba considerando el retiro. Los Dodgers volvieron a darle esa pasión por el béisbol.

Se tuvo que reponer al trauma y eso lo ayudó a lograr uno de los triunfos más grandes de su carrera. Darvish lanzó con los Cubs en Dodger Stadium en junio, su primer juego desde aquella Serie Mundial. Limitó a los Dodgers a una carrera en siete innings, en los que ponchó 10.

Es parte de lo que Darvish estaba hablando cuando mencionó que la Serie Mundial lo había hecho una mejor persona. De no ser por ese fracaso, no hubiera existido reivindicación.

“El regresar a ese lugar, donde tuve el peor momento de mi carrera, el cual también fue en un estadio que me gustaba mucho, y el lanzar tan bien como lo hice, me dio mucha confianza”, le dijo Darvish a Los Angeles Times en una entrevista telefónica.

En la misma entrevista del viernes por la mañana, dijo que siempre tenía cariño por los aficionados de los Dodgers.

No importaba que lo odiaban, o que le mandaban mensajes feos en las redes sociales. No importaba cuánto lo abuchearon.

Algunos pitchers escriben palabras o símbolos en la lomita antes de lanzar. Darvish no es uno de ellos. Hizo una excepción en su regreso a Dodger Stadium. Debajo del logotipo de los Dodgers, escribió un mensaje a los aficionados, el cual él consideró una parte muy importante de su experiencia en Los Ángeles.

Anuncio

“Gracias”, escribió.

En días recientes, muchos de los fans que lo culpaban por la derrota en la Serie Mundial se han disculpado con él.

“No estoy buscando eso”, dijo en un video que publicó en YouTube. “No quiero que cambien de opinión”.

Porque piensa que la crítica lo ha ayudado a ser quién es.

Darvish admitió que estaba decepcionado cuando escuchó las acusaciones en contra de los Astros.

“Los Astros son una organización que respeto mucho y tienen grandes jugadores”, dijo.

También mostró su preocupación sobre la práctica de robo de señales.

Darvish recordó de un juego esta temporada en la que bajó del montículo varias veces porque se dio cuenta de algo inusual. Los bateadores típicamente tienen sus ojos enfocados en el pitcher. En este juego en particular, se dio cuenta que estaban viendo al jardín izquierdo.

“Puedo estar equivocado, pero a lo mejor estaba alguien en el jardín central con un telescopio o alguien estaba señalando”, dijo.

En este país, el robar señales es considerado parte del juego. La razón por la que el caso de los Astros ha causado tanto ruido es porque la organización está siendo acusada de utilizar equipo altamente tecnológico. El robar señales de cualquier tipo no es tan tolerado en Japón. Darvish vio esa práctica del lado cultural.

“¿Qué divertido tiene que batees algo que sabes que viene?”, dijo. “Como pitcher, se siente raro. Como bateador, me pregunto si eso los hace feliz. Houston ganó la Serie Mundial en 2017, pero si realmente hicieron eso en la Serie Mundial y batearon como locos y ganaron… yo no podría hacer eso”.

Luego terminó su video de 14 minutos pidiendo a los equipos de Grandes Ligas y en Japón que dejen de robar señales.

For the original story in English, please click here.


Anuncio