Anuncio
Share
Deportes

Carlos Beltrán es la tercera persona despedida en el caso de robo de señales de los Astros

New York Mets Introduce Carlos Beltran - Press Conference
Carlos Beltran.
(Getty Images)

El puertorriqueño había firmado por tres años con los Mets de Nueva York para debutar como mánager de un equipo de las Grandes Ligas

Carlos Beltrán no podrá debutar como mánager de los Mets de Nueva York después de que su nombre apareció en la investigación de las Grandes Ligas en el caso de las señales robadas por los Astros de Houston en la Serie Mundial de 2017. Los Astros usaban botes de basura y cámaras de video para enviar las señales, de los catchers, a los bateadores.

El puertorriqueño firmó en noviembre de 2019 por tres años para dirigir al equipo, en reemplazo de Mickey Callaway, pero no podrá dirigir su primer juego.

“Nos reunimos con Carlos anoche y nuevamente esta mañana y decidimos mutuamente partir caminos… Esta no fue una decisión fácil. Teniendo en cuenta las circunstancias, quedó claro para todas las partes que no era de mejor interés que Carlos avanzara como mánager de los Mets de Nueva York. Creemos que Carlos fue honesto y comunicativo con nosotros. Estamos seguros de que este no será el último capítulo de su carrera en el béisbol. Seguimos entusiasmados con el talento de este equipo y estamos comprometidos a alcanzar nuestras metas de ganar ahora y en el futuro”, dijo el director de operaciones de los Mets en un comunicado el jueves.

Beltrán se convierte en la tercera persona relacionada en el escándalo en perder su trabajo. A.J. Hinch, de Astros, y Alex Cora, de las Medias Rojas de Boston, fueron las dos otras personas despedidas.

Anuncio

“Durante mis 20 años en el juego, siempre me he enorgullecido de ser un líder y hacer las cosas de la manera correcta, y en esta situación, fallé. Como veterano en el equipo, debería haber reconocido la gravedad del problema y realmente lamento las acciones que se tomaron. Soy un hombre de fe e integridad y lo que sucedió no demostró esas características que son tan importantes para mí y mi familia. Lo siento mucho. No soy quien soy como padre, esposo, compañero de equipo y como educador. La organización de los Mets y yo acordamos mutuamente separarnos, seguir adelante sin más distracciones. Espero que en algún momento tenga el oportunidad de volver a este juego que tanto amo”.


Anuncio