Anuncio

La “burbuja” anti-coronavirus de la NBA pone a prueba a los jugadores de muchas formas

×
VIDEO | 02:44
Life in the NBA bubble

Los Angeles Times Lakers reporter Tania Ganguli gives a look at what life is like inside the NBA bubble at Disney World in Orlando, Fla.

La vida dentro del ambiente cerrado de la NBA en Orlando significa vigilancia constante y controles médicos. Y a veces vino. Montones y montones de vino.

ORLANDO, Florida.- LeBron James acababa de terminar un entrenamiento de 30 minutos y yacía en la cancha con pantalones deportivos un poco más oscuros que el gris de su barba. De un bolsillo sacó una pulsera de plástico impresa con el logo de los Lakers y el contorno de Mickey Mouse.

La pulsera se llama MagicBand. Para los turistas que visitan Walt Disney World, es una forma de moverse, pagar cosas y entrar en la habitación del hotel. Para los habitantes de la “burbuja” de la NBA, es una de las claves para mantenerlos a salvo del coronavirus.

La MagicBand también sirve como un rastreador médico, y los jugadores, entrenadores, reporteros, árbitros y oficiales de la NBA por igual deben usarlos en cualquier momento que estén fuera de sus habitaciones, eso y una mascarilla, además de una credencial, excepto cuando juegan, entrenan o hacen ejercicio.

Los jugadores escanean su MagicBand cuando salen de su hotel, sosteniéndola contra un sensor que se ilumina en verde y reproduce una melodía alegre si el jugador puede continuar. Se conecta a un cuestionario diario en línea que pregunta por los síntomas de COVID-19 y registra los niveles de temperatura y saturación de oxígeno. Si algo anda mal -una prueba de COVID-19 perdida, ausencia de registro de temperatura ese día- el sensor se vuelve azul.

Anuncio

La estrella de los Lakers, LeBron James.
(Tania Ganguli / Los Angeles Times)

James envolvió la banda alrededor de su muñeca y la aseguró en su lugar. Luego se unió a sus compañeros de equipo que estaban calentando para un entrenamiento. No jugaba ese día y se sentó en el banco como el fan más ruidoso del edificio. Tenía que serlo ya que los espectadores están prohibidos.

La NBA intenta terminar su temporada mientras está ‘secuestrada’ en Walt Disney World. La liga invitó a sus 22 mejores equipos junto con 10 medios de comunicación, incluido el Times, además de un puñado de sus socios de transmisión para relatar sus experiencias en este entorno.

Es un experimento que requiere la voluntad de los habitantes de la burbuja de someterse a estrictos protocolos, proporcionar cantidades casi invasivas de información y aceptar una vigilancia casi constante.

Anuncio

Hace tres semanas, Richaun Holmes, de los Kings de Sacramento, pidió alitas de pollo a la barbacoa y pimienta con limón al complejo Yacht Club. Es uno de los 33 hoteles de Disney World, tres de los cuales albergan a los equipos.

Cuando llegó el conductor, Holmes salió a recibirlo. Una vez que Holmes regresó, los de seguridad le dieron la mala noticia. Sin darse cuenta, había salido del campus y se enfrentaría a una cuarentena de 10 días.

“No estaba muy consciente de los límites”, dijo Holmes. "... Simplemente me hicieron saber que querían estar lo más seguros posible y tenían que hacer cumplir las reglas”.

Durante 10 días, Holmes no pudo salir de su habitación. Le llevaron comida y para los entrenamientos, su equipo le envió una bicicleta estática y un saco de boxeo.

Anuncio

“Destruí esa habitación”, dijo Holmes amablemente después de ser liberado. Parecía sonreír mientras hablaba de sus entrenamientos de cuarentena, pero con una mascarilla era difícil saberlo.

(Es un problema en todo el campus, donde los saludos deben ser más exagerados para compensar que la mitad de la cara de todos está oculta).

New Orleans Pelicans star Zion Williamson, right, drives to the basket against Sacramento Kings' Richaun Holmes.
La estrella de los New Orleans Pelicans, Zion Williamson, a la derecha, se dirige hacia la canasta contra Richaun Holmes de los Sacramento Kings durante un juego.
(Ashley Landis / Associated Press)

El incidente del pollo de Holmes infundió miedo a todos. ¿Y si las fronteras no estuvieran bien definidas? ¿Qué pasa si, mientras va a correr por el campus, se sale de los límites y tiene que volver a entrar en cuarentena?

Anuncio

Habiendo estado confinada a mi habitación de 300 pies cuadrados durante siete días tras mi llegada, no tenía interés en una segunda cuarentena más larga. Correr estaba fuera de límites. Sentarse junto a la piscina en sillas socialmente distanciadas era mucho más seguro.

Durante las primeras semanas, este lugar tenía un ambiente de campamento de verano. Los equipos comenzaron a llegar el 7 de junio y sus cuarentenas duraron solo 36 horas. Hubo fiestas de DJ, reuniones y videojuegos; los jugadores mostraban felices los peces que habían capturado en un lago lleno de ellos.

Anthony Davis, a la izquierda, de los Lakers, y LeBron James se ríen durante una sesión de práctica en Orlando.
(Tania Ganguli / Los Angeles Times)

Una agradable sorpresa fue la oportunidad de ver a amigos de equipos rivales una y otra vez.

Anuncio

“Es realmente refrescante”, dijo el escolta de los Lakers, JR Smith. “Ver a la gente, ver cómo les va, cómo están sus familias”.

Los Lakers y Clippers comparten un hotel, la Torre Gran Destino del Coronado Springs Resort, con otros seis equipos de élite. Tienen salas de reuniones y comidas separadas, donde un servidor detrás de un escudo de plexiglás toma su plato y lo llena en cada estación estilo buffet. Pero los equipos comparten otras áreas comunes, como los restaurantes de los hoteles.

Al igual que Smith, el entrenador de Toronto, Nick Nurse, aprecia poder ver a sus amigos con tanta frecuencia. Por lo general, la falta de definición del viaje constante dificulta el contacto. “Ahora te encuentras con ellos cada vez que te das la vuelta”, dijo Nurse aproximadamente una hora antes de que los Lakers se enfrentaran a los Raptors.

Un minuto después, preguntó: "¿Quién está en casa esta noche, de todos modos?”

Anuncio

Los Raptors fueron el equipo local designado. Durante el último cuarto, James acertó triples consecutivos y miró a lo que normalmente sería la multitud del equipo contrario. En cambio, sus ojos se movieron alrededor mientras observaba solo a un puñado de personas socialmente distanciadas.

“Estaba tratando de ponerme en un entorno de visitante”, dijo James. “Este fue el juego en casa de los Raptors. Así que me encanta hacer grandes tiros en el terreno de ellos”.

También se estaba haciendo un trabajo serio en la burbuja. El setenta y cinco por ciento de los jugadores de la NBA son negros y no querían perder el impulso que se había construido en torno a las demandas de los manifestantes y defensores de la justicia social para poner fin al racismo en Estados Unidos.

En las semanas previas al reinicio de los juegos, los jugadores utilizaron conferencias de prensa para hablar sobre Breonna Taylor, una técnica médica de emergencia de 26 años que fue asesinada en su casa por la policía en Louisville, Kentucky. No fue una coincidencia, habían hablado sobre hacer esto en grupo. Algunos jugadores participaron en una videoconferencia con la madre de Taylor.

Anuncio

Los jugadores decidieron como grupo que se arrodillarían durante el himno nacional, adoptando la protesta contra el racismo y la brutalidad policial iniciada por el ex mariscal de campo de la NFL Colin Kaepernick.

Lakers and Clippers wear Black Lives Matter shirts and kneel during the national anthem.
Los Lakers y Clippers visten camisetas de Black Lives Matter y se arrodillan durante el himno nacional antes de su primer partido en la burbuja en Orlando el 30 de julio.
(Mike Ehrmann / Associated Press)

“Espero que sigamos enorgulleciendo a Kap”, dijo James.

Tres jugadores han optado por no arrodillarse, uno citando su religión y otro citando su conexión con el ejército.

Anuncio

Solo cinco de los 22 equipos en la burbuja tienen entrenadores en jefe negros, pero sus contrapartes blancas han sido aliados vocales dentro de la burbuja. Los entrenadores han trabajado con Bryan Stevenson de Equal Justice Initiative para aprender más sobre temas de racismo. Todos llevan broches que dicen “entrenadores por la justicia racial”.

“Creo que este no es el momento para ser neutral”, dijo el entrenador de Orlando, Steve Clifford. “Todo el mundo tiene que tomar una decisión sobre '¿quiero ser parte de intentar cambiar esto y mejorarlo o no?’”

La Major League Baseball optó por no jugar en una burbuja y, con sus jugadores con más libertad fuera del estadio, ya ha sufrido un par de brotes de coronavirus. Hasta ahora, los entornos de burbujas han funcionado para la NBA, la WNBA y la Major League Soccer, que está aislada en una parte diferente de Disney World.

La NBA no ha anunciado una prueba positiva entre los jugadores desde el 13 de julio y antes de eso, solo dos jugadores que ingresaron a la burbuja dieron positivo de casi 350.

Anuncio

×

Todos los que viven aquí, además de los trabajadores, no deben someterse a pruebas todos los días. Los conductores de autobuses que transportan a las personas entre las residencias y los juegos colocan carteles que anuncian: "¡Me han hecho pruebas todos los días!”. Depende de cada individuo recordar hacerlo: una prueba omitida da como resultado una advertencia o, a veces, una cuarentena rápida.

Hay preguntas sobre cuánto tiempo funcionará. Como todo el mundo, los jugadores extrañan a sus familias, amigos y mascotas.

Brook López, un pívot de los Bucks de Milwaukee, bromeó diciendo que consideraba meter a su gato, Poupin, en la burbuja. La devoción de López no puede subestimarse. Cuando jugaba para los Lakers, contrató un servicio de automóvil para transportar a Poupin (pronunciado como la mostaza Gray Poupon) de Los Ángeles a Fresno, donde vive su madre, cuando su vecindario fue evacuado debido al incendio de Skirball.

Anuncio

Los niños son un poco más complicados. Las familias no pueden visitarlos todavía, y los hijos de algunos jugadores, enojados, tristes o confundidos por ver a sus padres irse después de meses en su hogar, preguntan durante las llamadas cuándo volverán a casa.

Sus entrenadores sienten empatía. El entrenador de Brooklyn, Jacques Vaughn, ha llevado consigo una pequeña planta de bambú a los entrenamientos y partidos utilizándola como metáfora de cómo deben afrontar el desafío de la burbuja.

“Tendremos que ser extremadamente flexibles, adaptables y resistentes”, dijo Vaughn. El bambú hace todas esas cosas.

La flexibilidad es un rasgo que las familias de la NBA deben tener de igual manera, pero la burbuja los pone a prueba aún más.

Anuncio

Los Clippers han tenido cuatro jugadores que abandonaron la burbuja o llegaron tarde debido a la muerte de sus seres queridos.

La estrella de los Dallas Mavericks, Luka Doncic, habla con el entrenador de los Clippers, Doc Rivers
La estrella de los Dallas Mavericks, Luka Doncic, habla con el entrenador de los Clippers, Doc Rivers, después de un juego el jueves.
(Ashley Landis / Getty Images)

“Los muchachos tienen vida”, dijo el entrenador de los Clippers, Doc Rivers. “Ya sea un problema familiar, con los niños, con la esposa o cualquier cosa. Hay contratiempos que surgen en la vida de estos tipos. Les damos a los muchachos días libres todo el tiempo, pero nadie se da cuenta”.

Aquí, sin embargo, atender una emergencia familiar significa salir de la burbuja, cuyas reglas no permiten una salida y un regreso rápidos.

Anuncio

Mi aldea en este mundo está dentro de los límites de la burbuja.

Dos veces salí de mi habitación sin mi MagicBand y tuve que sentarme en mi puerta hasta que un amable empleado del hotel pasó y me dejó entrar a mi habitación.

Nuestro hotel comparte un vestíbulo y una tienda de regalos con el destino principal, pero tampoco se permite la entrada de periodistas. Podemos ir a la sala de correo, un almacén cavernoso lleno de decenas de estantes cargados de botellas de agua y Gatorade. Las entregas aquí han incluido sofás, refrigeradores y juegos de arcade. Y vino, mucho vino.

Después de tres semanas de confinamiento de los reporteros en el hotel, espacios de práctica y estadios, la NBA les abrió algunas actividades. Tres de nosotros reservamos un paseo en barco y celebramos como si fuera un viaje a Roma.

Anuncio

“Lo único que es difícil es estar lejos de los seres queridos”, dijo Rob Pelinka, gerente general y vicepresidente de operaciones de baloncesto de los Lakers.

La flexibilidad y la tecnología ayudan.

Una noche, Jayson Tatum, un delantero de los Celtics de Boston, le leyó un libro a su hijo de 2 años, Deuce, en FaceTime. “Estaba emocionado de ver que su papá tenía [el mismo] libro que él tenía para su rutina nocturna”, dijo Tatum.

La madre de Deuce envió copias de cinco de los libros favoritos de Deuce a la burbuja. Tatum no recordaba todos los títulos, pero destacó el de uno de ellos: “Daddy Loves You”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio