Anuncio

Columna: El acto de egoísmo de Justin Turner deja una mancha en el campeonato de los Dodgers

El tercera base de los Dodgers, Justin Turner
El tercera base de los Dodgers, Justin Turner, sostiene el trofeo de la Serie Mundial junto a su esposa, Kourtney Pogue, en el campo después del Juego 6 contra los Rays de Tampa Bay.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

La victoria de los Dodgers en la Serie Mundial se ha visto empañada por el acto de egoísmo de Justin Turner, escribe el columnista Bill Plaschke

En el interés de la seguridad pública, millones de estadounidenses a quienes se les ha diagnosticado COVID-19 se han aislado voluntariamente de sus amigos y familiares durante dos largas y solitarias semanas.

Justin Turner no se puso en cuarentena ni dos horas.

En el interés del sentido común, millones de otros estadounidenses se han ausentado deliberadamente de muchos eventos profundamente personales, cancelando bodas, posponiendo funerales, perdiendo nacimientos.

Pero Justin Turner no quiso perderse una celebración de trofeos.

Anuncio

Y así, uno de los mayores logros de equipo en la historia de los deportes de Los Ángeles se ha visto empañado por un acto singular de egoísmo, lo divino teñido de decepción, un líder adorable ahora bañado por la desilusión.

En sus siete años como Dodger, Turner, de barba roja, se ha convertido en el niño local favorito de todos. Es como un animal de peluche con dientes reales que se puede abrazar. Es peludo, duro, resistente, amable, caritativo, el jugador que le da un balón autografiado al veterano honrado todas las noches, el jugador que comenzó esta temporada abreviada advirtiendo a sus compañeros de equipo sobre su responsabilidad pandémica.

¿Quién hubiera pensado que podía ser tan irresponsable?

Los hechos: Turner fue retirado de la Serie Mundial justo en el partido de la victoria sobre los Rays de Tampa Bay en la octava entrada el martes por la noche al ser notificado de una prueba positiva de COVID-19.

Anuncio

La fricción: Aproximadamente una hora después del lanzamiento final, Turner terminó su breve aislamiento en el consultorio del médico del estadio para regresar al campo y abrazar a sus compañeros de equipo y a sus familias mientras usaba una mascarilla. Luego se dejó caer en el césped y se la quitó para una foto del equipo. Pronto se le unió en tierra el manager Dave Roberts, un sobreviviente de cáncer que tampoco llevaba mascarilla. Turner después se paseó por el campo de juego sin cubierta facial antes de posar para una foto con el Trofeo del Comisionado.

Turner fue abordado por un miembro del destacamento de seguridad de las Grandes Ligas, pero se negó a irse. Sabía que potencialmente podría estar exponiendo a decenas de personas al virus, incluidas esposas e hijos y al menos una mujer embarazada, pero aún así insistió en quedarse.

Como alguien que sufrió con el virus COVID-19 hace un par de meses, este columnista puede dar fe de que la transmisión es un acto peligroso y la infección es un gran problema así que cualquiera que voluntariamente se arriesgue a alguno de los dos está equivocado.

Entonces, lo que debería haber sido un momento triunfante en Los Ángeles se ha visto ensombrecido por la vergüenza. Lo que tendría que haber sido un momento de júbilo se ha transformado en un retrato de nerviosismo. La piedra angular de la tercera base del primer campeonato de los Dodgers en 32 años ha arruinado su última jugada.

Anuncio

Si lleva una tarjeta de calificaciones en casa, la celebración de los Dodgers tiene un E-5.

Dodgers third baseman Justin Turner poses for a team photo.
El antesalista de los Dodgers, Justin Turner, centro inferior, posa para una foto en grupo luego de la victoria del equipo en la Serie Mundial el martes.
(Ronald Martinez / Getty Images)

“Somos los campeones... simplemente no somos los campeones más responsables”, dijo Anne Rimoin, una fanática de los Dodgers de toda la vida, profesora de epidemiología en la Escuela de Salud Fielding de UCLA y experta en enfermedades infecciosas emergentes.

Rimoin comentó que entiende el deseo de Turner de unirse a sus sufridos compañeros de equipo en una fiesta como en 1988. ¿Y quién no? Este es un jugador cuyo primer recuerdo de béisbol fue ver el jonrón de Kirk Gibson con su abuelo en Lakewood. Fue fichado por Ned Colletti en 2014. Aprecia y se merece este título tanto como cualquiera.

Anuncio

Pero por el bien de todos los daños colaterales que pudo haber causado, nadie merecía que volviera al campo.

“Todo el mundo quiere celebrar, eso es muy importante, pero dejar el aislamiento para volver al campo, eso muestra cuánto luchan los seres humanos para hacer lo correcto”, manifestó. “Realmente no hizo lo correcto aquí. Al final del día, decepcionó a sus fanáticos”.

¿Debería haberlo detenido la MLB? Claro, los funcionarios deberían haberlo escoltado fuera de las instalaciones del estadio inmediatamente después de que dio positivo. Pero una vez que lo dejaron quedarse, incluso en esa habitación aislada, no hubo manera de detenerlo, y el equipo de seguridad de la liga lo intentó.

Anuncio

“Está claro que Turner eligió ignorar los protocolos conjuntos acordados y las instrucciones que le dieron con respecto a la seguridad y protección de los demás”, decía un comunicado de la liga el miércoles en el que Turner fue totalmente condenado. “Cuando la MLB Security le planteó la cuestión a Turner de que no podía permanecer en el campo, él se negó enfáticamente a cumplir”.

¿Deberían haberlo detenido los Dodgers? Ciertamente, habría sido bueno si algún alma cordial con algo de autoridad le hubiera convencido en silencio de que no solo estaba arriesgando la salud de los Dodgers, sino que estaba dañando su reputación. Pero debido a que Turner se convirtió en agente libre el miércoles, esencialmente ya no trabajaba para ellos y, además, ¿quién iba a comenzar una pelea con un líder tan fuerte?

“Es parte del equipo”, dijo Mookie Betts, sorprendido de que alguien sugiriera que se convenciera a Turner de volver al aislamiento. “No lo excluiremos de nada”.

Realmente solo Justin Turner podría contener a Justin Turner.

Anuncio

"¿Quién es lo suficientemente valiente como para acercarse a él y decirle: ‘Oye, no estoy de acuerdo con esto’”, dijo Rimoin. “Hay una dinámica de poder en juego allí. ¿Quién se sentiría cómodo diciéndole eso a Justin Turner?”.

Pero, ¿y si Turner se hubiera contenido? Eso hubiera sido especial. ¿Se imaginan cuántas personas podría haber impactado si no lo hubiera hecho, eligiendo en cambio mostrarle al mundo cómo alguien puede celebrar de forma aislada, modelando la responsabilidad, dando el ejemplo, dando una lección difícil?

“Tuvo esta oportunidad de hacer lo correcto, de mostrarle a la gente exactamente lo que significa tener moderación, de ser un ejemplo brillante de lo que debe hacerse”, dijo Rimoin. “Por supuesto que estás emocionado, este es el gran momento de su carrera, pero podría haber obtenido una gran cantidad de atención de la prensa por hacer un video, decirle a la gente lo difícil que era, pero estaba haciendo lo correcto”.

Pero en cambio, fue una oportunidad perdida, una imagen posiblemente dañada, un legado potencialmente manchado.

Anuncio

“En lugar de eso, puso en riesgo a muchas personas a su alrededor”, dijo Rimoin. “Y ahora es un ejemplo para una gran cantidad de gente, ‘Si Justin Turner puede hacerlo, ¿por qué yo no?’ Y ese es un problema real”.

Turner no habló con los medios el martes por la noche, pero tuiteó un mensaje a sus fanáticos que decía, en parte, “Me siento genial, no tengo ningún síntoma. Experimenté todas las emociones que puedas imaginar”.

Esperamos que una de esas emociones sea eventualmente el remordimiento. Y espero que su próximo mensaje transmita esa emoción de la cuarentena.

For the original story in English, please click here.


Anuncio