Anuncio

Diego Maradona vivió en la forma en que jugó, con una alegría temeraria

Diego Maradona
Diego Maradona sostiene el trofeo de su equipo tras la victoria de Argentina por 3-2 sobre Alemania Occidental en la final de la Copa del Mundo en el Estadio Azteca de la Ciudad de México el 29 de junio de 1986. El gran futbolista argentino que estuvo entre los mejores jugadores de la historia y que llevó a su país al título de la Copa del Mundo de 1986 antes de luchar más tarde contra el consumo de cocaína y la obesidad, murió de un ataque al corazón el miércoles en su casa en Buenos Aires. Tenía 60 años.
(Carlo Fumagalli / Associated Press)

Maradona, que nació en la pobreza extrema en Buenos Aires, no tuvo miedo. No se contuvo, ni dentro ni fuera del campo

Hace cinco años, un Diego Maradona con sobrepeso jugó en un partido de futbol benéfico en Colombia para promover la paz mundial. Lo que hizo que el partido fuera memorable no fue el penalti que marcó, sino lo que sucedió después.

Maradona fue escoltado fuera del campo por un halo de guardias de seguridad, uno de los cuales fue empujado hacia él cerca de la multitud que se formó a su alrededor. Maradona dio un paso atrás para crear espacio y conectó una patada en el área de la ingle del empleado de chaqueta amarilla.

Eso sí, el propósito del evento era promover la paz mundial.

Sus acciones posteriores al partido inspiraron una condena generalizada, pero no de todos. En algunos lugares, su comportamiento indefendible inspiró sentimientos de calidez.

Anuncio

La impulsividad e infantilismo que hicieron que Maradona sembrara el caos en el estadio de Bogotá es lo que lo convirtió en el jugador más dominante y alegre de su generación, quizá de todos los tiempos. Para entonces, el mundo aceptaba sus defectos como precio por su genialidad.

Entonces, cuando Maradona hizo algo deplorable en su retiro, ya sea burlarse crudamente de Pelé o pelear borracho en las calles de Croacia, siempre hubo tanta risa como indignación. ¿Cómo podría alguien juzgar a un alma lo suficientemente audaz como para atravesar toda la defensa de Inglaterra en los cuartos de final de la Copa del Mundo de 1986?

Uno de los mayores espíritus del siglo XX se extinguió el miércoles. Diego Armando Maradona murió de un infarto a los 60 años.

Anuncio

En la mayoría de los deportes, hay líneas claras que separan al jugador de la persona. No en el futbol. Fuera del box, que expone las profundidades del carácter que no aparecerían en la vida cotidiana, ninguna forma de competencia revela tanto sobre sus competidores.

El juego es similar a la vida en el sentido de que la mayor parte del tiempo no pasa nada. Los objetivos son como destinos lejanos. Los jugadores se definen por sus filosofías sobre cómo realizar estos viajes, de manera semejante a cómo las personas se identifican por sus ideas sobre cómo vivir. Los conceptos de los jugadores de futbol sobre cómo jugar a menudo reflejan sus enfoques de la vida.

Maradona, que nació en la pobreza extrema en Buenos Aires, no tuvo miedo. No se contuvo, ni dentro ni fuera del campo.

Con solo 5 pies 5 pulgadas, era como Barry Sanders con una pelota en sus pies: poderoso, con un centro de gravedad bajo, capaz de cambiar de dirección en un instante. Su técnica no fue igualada por ninguno de sus contemporáneos. No tenía mucho pie derecho, pero no lo necesitaba. Su izquierda era muy buena. Vio el campo mejor que nadie, lo que lo convirtió en un pasador talentoso. Era completamente impredecible.

Anuncio

Como jugador, Maradona estuvo en medio de todo, literalmente. Impuso su voluntad en juegos como nadie antes o después de él.

Cuando Argentina ganó la Copa del Mundo en 1986, sus 567 toques empataron la mayor cantidad en el torneo, según ESPN Stats & Info. Maradona anotó o asistió en 10 de los 14 goles de Argentina.

Incluso después de que fue suspendido cuando dio positivo por cocaína, inclusive después de que la edad le disminuyó su habilidad, Maradona fue el centro del ataque de Argentina en la Copa del Mundo de 1994. Como era de esperar, Argentina se deshizo después de que Maradona fuera expulsado del torneo debido a otra prueba de drogas positiva, por efedrina.

Ejerció este tipo de influencia cuando el futbol era más defensivo y violento.

Anuncio

Maradona fue sometido con frecuencia a los tipos de patadas que sacarían tarjetas rojas consecutivas. Fue el jugador con más faltas recibidas en cada una de las tres Copas Mundiales de 1982 a 1990.

Jugó la mayor parte de su carrera antes de la implementación de la regla de pase hacia atrás o el cambio a la regla de fuera de juego, que fueron diseñadas para promover más anotaciones. Jugó en la Serie A notoriamente defensiva de Italia. Los equipos obtenían solo dos puntos por una victoria en ese entonces, lo que hizo que los clubes estuvieran menos dispuestos a salir de sus bunkers.

Lo que hizo que todo Maradona se sintiera aún más sobrenatural.

Sus habilidades de improvisación proporcionaban un marcado contraste con el juego que lo rodeaba, que se estaba volviendo más sistemático, más defensivo. Dijo lo que pensaba mientras otros jugadores estrella se volvían más conscientes de sus imágenes públicas. Cuando Argentina fue derrotada por Alemania en la final de la Copa del Mundo de 1990, lloró abiertamente en el campo.

Anuncio

Con el tiempo, se convirtió en algo más que un futbolista. Se convirtió en un símbolo populista.

Imagínese si Allen Iverson se hubiera convertido en el mejor jugador de baloncesto de la historia. O si Mike Tyson hubiera superado los logros de Ray Robinson y Muhammad Ali.

Ese fue Maradona.

La imprevisibilidad que caracterizó su juego también fue una marca registrada de su vida privada. Vivía como jugaba, alegre e imprudentemente. Se divertía mucho, la cocaína era su droga preferida.

Anuncio

Sus sucesores aprendieron de sus reveses. Los jugadores ahora tienen más cuidado con sus cuerpos. Sin embargo, algo se perdió en las mejoras en el profesionalismo.

Lionel Messi es un rematador más consistente de lo que nunca fue Maradona. Messi ha jugado más partidos y ha marcado más goles.

Pero él no es Maradona, similar a cómo LeBron James no es Michael Jordan. Messi nunca provocará tanta adoración u odio. Muchos dirán que nunca será tan bueno.

Independientemente de lo que lean las estadísticas, independientemente de quién diga que Messi es mejor que Maradona, nada cambiará las mentes de las personas que recuerdan la conmoción que experimentaron cuando Maradona se lanzó de cabeza a un centro cruzado a la altura del tobillo o de repente se tiró un balón hacia sí mismo para poder entregar un pase con una patada de bicicleta.

Anuncio

Y si Maradona se convirtió en espectáculo en su jubilación, pues claro que lo hizo. Ese es quien era.


Anuncio