Anuncio
Share

Comentario: Para alguien que llama a Muhammad Ali su ídolo, Zlatan Ibrahimovic tiene mucho que aprender

AC Milan's Zlatan Ibrahimovic looks on during a practice session.
(Darko Vojinovic / Associated Press)

Si Zlatan Ibrahimovic del AC Milan cree que la estrella de los Lakers, LeBron James, debería apegarse a los deportes y evitar la política, ¿cómo puede decir que Muhammad Ali es su ídolo?

En una de las pocas conversaciones privadas que tuve con Zlatan Ibrahimovic durante sus dos temporadas en el Galaxy, me dijo que su ídolo deportivo era Muhammad Ali. Admiraba el talento del boxeador, por supuesto, pero le atraía más su franqueza, su fanfarronería y su capacidad para respaldar incluso sus afirmaciones más extravagantes.

En muchos sentidos, Ibrahimovic ha modelado su propio comportamiento a partir de Ali, hasta que lanzó un puñetazo verbal a LeBron James que, con razón, lo envió a una esquina neutral.

Durante una reciente entrevista con Discovery+ en Suecia, Ibrahimovic dijo que James, una voz frecuente, apasionada e inteligente sobre temas importantes como la injusticia racial y el derecho al voto, debería “dedicarse al deporte” y mantenerse al margen de la política.

“Es fenomenal en lo que hace, pero no me gusta cuando la gente... va y hace política al mismo tiempo”, dijo. “Haz lo que se te da bien. Yo juego al fútbol porque soy el mejor jugando al fútbol. No hago política”.

Anuncio

Uy. Espera a que Zlatan se entere de lo que hizo Ali.

Zlatan Ibrahimovic lamentó que el basquetbolista LeBron James mezcle su carrera de deportista con la política.

En lugar de separarse del mundo en general, Ali creó un lugar donde el deporte y la política se cruzaron. Cuando regresó a su casa después de los Juegos Olímpicos de 1960, y le negaron una comida en un restaurante público, dijo que arrojó su medalla de oro al río Ohio. En el punto álgido de su carrera, se negó a alistarse en el ejército y a luchar en Vietnam, por lo que se retiró durante tres años y medio y perdió el título de los pesos pesados y millones de dólares en ganancias potenciales mientras esperaba que terminara la guerra.

Ali hizo lo que hacen los líderes: liderar, con palabras y con hechos. Eso es lo que hace también LeBron James.

Anuncio

La estrella de los Lakers ha construido una escuela para niños desfavorecidos en su ciudad natal, Akron (Ohio). Creó una organización sin ánimo de lucro para luchar contra la supresión de votantes y contribuyó a que los propietarios de la NBA convirtieran sus estadios en centros de votación.

En un verano de tensiones y protestas raciales, fue una voz fuerte y apasionada tanto de la razón como de la acción. Se podría argumentar que James hace mejor la política que el baloncesto, así que, según el criterio de Ibrahimovic, quizá debería colgar la camiseta de los Lakers.

No es que Ibrahimovic no tenga opiniones. Las tiene, y está muy dispuesto a compartirlas. Durante su corta estancia en la MLS, por ejemplo, habló sobre el arbitraje (no es bueno), el nivel de juego (no es bueno), los arduos viajes (tampoco es bueno) y el formato de los playoffs (puedes adivinar lo que pensaba al respecto).

Está a favor de los cachorros y de los niños pequeños, y ha hecho una labor impresionante en Italia, donde ahora juega en el AC Milan, para recaudar dinero y concienciar en la lucha contra el COVID-19.

Anuncio
LeBron James and Zlatan Ibrahimovic
LeBron James, left, says he will not stop talking about issues related to social and racial inequality after AC Milan’s Zlatan Ibrahimovic criticized him for talking about subjects not directly related to sports.
(Getty / Associated Press)

Así que no es que no esté dispuesto a hablar. Es sólo que, en contraste con su muy pública bravuconería, parece no estar dispuesto a hablar de temas controvertidos que importan.

Como hace LeBron. Y como hizo Ali.

Ojalá lo hiciera.

Anuncio

Ibrahimovic nació en Malmo (Suecia), hijo de padres bosnios y croatas. En su perspicaz autobiografía, “I Am Zlatan: Mi historia dentro y fuera del campo”, habla largo y tendido de la pobreza que padeció de niño y de cómo, siendo inmigrante, se burlaron de él por su aspecto y su forma de hablar.

Esos desprecios aún arden en lo más profundo de su ser. Una estatua de Ibrahimovic, erigida fuera del estadio donde comenzó su carrera profesional, ha sido profanada en repetidas ocasiones, y algunos alegan el racismo como motivo. Y Ibrahimovic ha acusado repetidamente a los medios de comunicación suecos de “racismo encubierto” por no darle el crédito que merecía como máximo goleador de la historia del país.

“No me llamo Svensson ni Andersson”, dijo una vez. “Si fuera rubio, igual me defenderían si hubiera robado un banco”.

Intenté repetidamente que Ibrahimovic se comprometiera con ese tema mientras estaba en el Galaxy. Su paso por la MLS coincidió con un aumento de la histeria antiinmigrante en todo el mundo y con crueles ataques a los inmigrantes en Estados Unidos. En una comunidad mayoritariamente minoritaria como el Sur de California, le dije, había muchos niños que pasaban por lo mismo que él cuando era niño.

Anuncio

Los Lakers de Los Ángeles cortaron una racha de cuatro derrotas al hilo en su victoria de 102-93 ante los Trail Blazers de Portland el viernes por la noche.

Los medios de comunicación estaban pendientes de cada una de sus palabras. Podía inspirarles; su plataforma podía traer el cambio.

En dos ocasiones estuvo a punto de hablar de su experiencia como hijo de inmigrantes pobres antes de detenerse y pasar a un tema más cómodo. Estaba claro que tenía patrocinios que proteger.

“Esto es lo que somos y esto es así”, dijo.

Anuncio

Ibrahimovic no es menos futbolista porque se niegue a hablar. A él le pagan muy bien por jugar un partido y, como dijo en la entrevista de Discovery +, lo hace muy bien. No tenemos derecho a exigirle otra cosa.

¿Se ha pronunciado Tiger Woods sobre cuestiones sociales? ¿Lionel Messi? ¿Mike Trout? ¿Son menos grandes por su silencio?

Sus talentos les han proporcionado una plataforma para ir más allá del juego, para defender causas, para influir en el cambio. Como han hecho Muhammad Ali y LeBron James.

Si Ibrahimovic, como los demás, decide no utilizar esa plataforma, bien. Pero si lo mejor que puede hacer es criticar a los que tienen el valor de hacerlo, quizá debería callarse.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio