‘Dreamer’ salvadoreña se acerca a récord Guinness de la mujer más joven con 100 maratones

Jocelyn Rivas, corredora originaria de El Salvador
Jocelyn Rivas, corredora originaria de El Salvador, se acerca al récord Guinness de la corredora más jóven en llegar a los 100 maratones.
(Cortesía @babakardalanphotography)
Share

Jocelyn Rivas no olvida el día que se enteró que el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había pedido en 2017 el fin de DACA, una protección legal que se le habían dado a más de 800,000 personas conocidas como “Dreamers”, quienes entraron a este país ilegalmente cuando eran niños.

La “dreamer” salvadoreña se sintió tan frustrada que se propuso hacer algo que nadie le podía quitar: el convertirse en la latina más joven en correr 100 maratones.

“Quería demostrar a cualquier inmigrante que puedes venir y puedes conseguir cualquier cosa que uno quiera”, declaró Rivas, de 24 años, quien comenzó a correr maratones en la escuela Foshay Learning Center con el programa Students Run LA, como una forma de probarle a su mamá que podía hacer cosas extraordinarias, a pesar de haber nacido con varias fracturas y que muchos creían que no iba a sobrevivir. Hoy Los Angeles nos presentó esa historia en 2015 cuando Rivas apenas incursionaba en los maratones.

En la actualidad, Rivas ha corrido 82 maratones y tiene programado llegar a los 100 el 7 de noviembre en el Maratón de Los Ángeles, precisamente el mismo evento en el que corrió sus primeras 26.2 millas cuando era estudiante de preparatoria en 2014.

Anuncio
Anuncio

“Quería que la gente supiera que una niña pobre, que nació sin dinero para comprar zapatos en El Salvador, ahora ha llegado a esto”, expresó Rivas, quien llegó a los Estados Unidos a los seis años procedente de Sensuntepeque.

Durante su camino hacia los 100 maratones para ser la latina más joven con esa marca, Rivas fue informada que, si seguía a ese paso, se convertiría en la persona más joven en lograr 100 maratones, sin importar el género, así como la mujer más joven en lograr el centenar de maratones bajo el Récord Guinness.

Jocelyn Rivas después de correr seis maratones en nueve días.
Jocelyn Rivas después de correr seis maratones en nueve días.
(Cortesía Jocelyn Rivas)

Actualmente, según el sitio oficial del Récord Guinness, la inglesa Elizabeth Tunna es la mujer más joven en correr 100 maratones. Ella impuso ese récord el 9 de octubre de 2011 a los 24 años y 351 días.

En el mundo existen varios que reclaman ser los más jóvenes en correr 100 maratones, pero el Récord Guinness tiene estrictas medidas para documentar los récords mundiales y el proceso de revisión de cada aplicación puede tomar varias semanas o meses.

“Quería que la gente supiera que una niña pobre, que nació sin dinero para comprar zapatos en El Salvador, ahora ha llegado a esto”

Jocelyn Rivas

Anuncio

Pero ya sea si al final se convierte en la mujer más joven en correr el centenar de maratones o la latina más joven en correr 100 veces las 26.2 millas, ella sabe que está en un camino muy especial.

Sin tener muchos patrocinadores y con poco dinero, la ruta para correr 100 maratones no es nada fácil. Primero hay que encontrar competencias que estén certificadas y que califiquen para los récord Guinness.

Durante la pandemia, muchas de estas competencias ocurren en lugares remotos de Estados Unidos, además de que, por la falta de dinero, Rivas trata de correr más de un maratón durante un fin de semana en una ciudad o región específica. Por ejemplo, en diciembre de 2020 en Florida, Rivas corrió seis maratones en nueve días.

En otras ocasiones, las condiciones para acumular maratones la han llevado a hacer varios sacrificios.

Jocelyn Rivas tras finalizar una carrera durante una nevada.
Jocelyn Rivas tras finalizar una carrera durante una nevada.
(Cortesía Jocelyn Rivas)

“Si tengo que irme a las 12 de la mañana para agarrar un vuelo más barato, es el que me tomo”, declaró Rivas, la más joven de una familia de tres hermanas.

En una ocasión, en una carrera en Arizona, tomó un camión Greyhound y se durmió en la estación de camiones para ahorrar el dinero del hotel. Y después de dormir unas cuantas horas en la estación de camiones, se alistó en el baño de la estación, para ir al Maratón que comenzaba muy cerca de esa terminal.

“Después de la carrera, me fui a un gimnasio, me bañé y me regresé a un Greyhound a casa en Los Ángeles”, recordó Rivas.

“No todo es bonito afuera de las carreras, pero cuando corro todo se siente bonito”, aclaró Rivas, quien compara los 100 maratones que tiene que recorrer con la distancia de El Salvador a Estados Unidos, la cual millones de inmigrantes de su país recorren para cumplir su versión del Sueño Americano.

“Mi hija es una guerrera, una luchona. Ella abre puertas donde quiera”

Rosa Rivas, madre de Jocelyn

Anuncio

Según Rosa Rivas, madre de Jocelyn, ella se pone muy nostálgica al saber que su hija está por todo Estados Unidos corriendo maratones, pero sabe que eso “la hace feliz”.

“Yo estoy pensando en ella en el trabajo hasta que me llama y me dice que ha terminado una carrera. Es lo que me hace feliz”, declaró Rosa. “Pero la pongo en manos de Dios, que Él me la está guardando”.

Por si fuera poco, Rivas también tuvo en contra la pandemia que azota al mundo, pues en 2020 tenía planeado correr varios maratones y estos se fueron cancelando uno a uno. Su último maratón antes de la pandemia fue precisamente el Maratón de Los Ángeles, justo el fin de semana que todo el mundo deportivo cerró sus puertas. En cuestión de horas llegó a tener en su buzón hasta 30 cancelaciones de carreras, pero Rivas no se desesperó y decidió pensar de forma positiva.

“Cuando me dicen que no, es como que me den más fuerza”, señaló Rivas al recordar las clausuras por la pandemia.

Entonces la graduada en sistemas de computación en Cal State Los Angeles decidió tener paciencia y esperar a que comenzaran las carreras. En agosto de 2020 finalmente se abrió una carrera cerca de Minneapolis con 30 personas inscritas. Para cumplir con las medidas del protocolo, los corredores tendrían que salir a diferentes horas.

“Se sentía como que estuviera corriendo sola”, expresó Rivas, quien dijo que tuvo mucho miedo participar en esas carreras debido a que, si sufría alguna lesión, no había nadie a su alrededor que la pudiera ayudar.

Pero siguió compitiendo y ese sentimiento de felicidad al recorrer las 26.2 millas volvió a su vida.

“Mi hija es una guerrera, una luchona. Ella abre puertas donde quiera”, añadió su madre Rosa. “Me siento muy orgullosa de ella”.

Cuando su meta de correr 100 maratones sea una realidad, Rivas señaló que “seguirá corriendo maratones, pero con menos frecuencia”.

Al final de cuentas, la distancia recorrida, las medallas y la experiencia, son algo que nadie se lo podrá quitar.