Anuncio
Share

Reunión de los Lakers: Así se sintieron los 1.915 aficionados hambrientos del púrpura de su equipo

For the first time in more than a year, fans were allowed to attend a game at Staples Center on Thursday.
Por primera vez en más de un año, se permitió a los aficionados asistir a un partido en el Staples Center el jueves.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

El Staples Center finalmente abrió sus puertas nuevamente a los fanáticos para el juego Lakers-Celtics. Así se sintió el reencuentro entre un campeón de la NBA y su ciudad.

Así suenan 401 días de espera.

"¡Lakers, hemos vuelto... hemos vuelto... hemos vuelto!”, gritaba Kevin Bravo desde el centro de la sección 215.

Así es el reencuentro entre un campeón de la NBA y su ciudad.

“Vamos a estar aquí de pie todo el partido, no nos vamos a sentar, echábamos de menos este ambiente, ¡lo vamos a recuperar!”, gritaba Trey Cobbins, rebotando junto a Bravo, dos tipos con camisetas de los Lakers y sonrisas gigantes.

Anuncio

Esto es lo que sienten 1.915 fans hambrientos del púrpura de su equipo.

“Ganaron un campeonato y no pudimos estar allí para ellos”, dijo Jeff Haydel, un veterano de la temporada, con la voz llena de emoción. “He estado contando los días hasta que pudiéramos estar juntos de nuevo”.

En una noche de jueves felizmente esperanzadora en el Staples Center, esos 1.915 parecían 19.000, llenando el estadio con un ruido gutural y una alegría sin freno.

Por primera vez desde el 10 de marzo de 2020, los Lakers permitieron a los aficionados volver a su edificio, y esos aficionados salieron de la hibernación con un rugido.

Anuncio

Un partido mayoritariamente desigual entre un equipo de los Lakers muy mermados contra un equipo de los Celtics de Boston totalmente reforzado, que se convirtió, sin embargo, en una noche de Finales.

A las 6:51 p.m., cuando los Lakers salieron por primera vez a la pista como equipo, fueron ovacionados.

A las 18:52, los Celtics salieron a la pista fueron abucheados. Y abucheados. Y abucheados.

Fue entonces cuando el Staples Center sonó a Los Ángeles. Fue entonces cuando sonó a casa.

Anuncio

“Esto”, dijo Bravo entre abucheos, “es un sueño hecho realidad”.

Los aficionados estaban repartidos por los distintos niveles del edificio, con la notable excepción de los inexistentes asientos de pista, que daban cuenta de los famosos que no estuvieron presentes.

×

Fans are jubilant as they arrive at Staples Center for their first glimpse of the NBA champs in more than a year.

Los aficionados estaban emocionados al llegar al Staples Center para ver por primera vez a los campeones de la NBA en más de un año.

Anuncio

Pero esta noche no se echó de menos a Hollywood, y los incondicionales se convirtieron rápidamente en una voz que había sido claramente silenciada durante demasiado tiempo.

Corearon “Dee-fense (Defensa)” aunque el marcador siguiera 0-0.

Aplaudieron cuando los Lakers pidieron un tiempo muerto con una desventaja de 11-2.

Corearon “Kuuuz” incluso cuando Kyle Kuzma fallaba un intento de tres puntos.

Anuncio

Gritaron indignados por cada falta, aunque los Lakers, muy lentos, cometieran claramente muchas faltas.

Gritaron “LeBron” cuando James apareció con pantalones cortos y una gorra de béisbol para sentarse en el banquillo al principio del primer cuarto, casi como si nunca lo hubieran visto antes.

Aullaron, “Back-to-back”, incluso cuando los Celtics alcanzaron una ventaja de 27 puntos.

Anuncio

En una verdadera señal de que a este público no le importaba el estilo de Lake Show, cuando el altavoz gritó: “Todo el mundo aplauda”, todo el mundo aplaudió.

Fue tan cursi. Fue tan maravilloso.

El estricto protocolo exigía que todo el mundo estuviera debidamente vacunado o mostrara una prueba de que había dado negativo recientemente. Incluso había una prohibición única de entrar con bolsos. Sin embargo, todo el mundo parecía aceptar las nuevas normas como el precio de la seguridad.

“Estamos lejos de la normalidad”, dijo Robert Ischinter, que vino en auto desde Palm Springs y fue uno de los primeros en sentarse. “Pero es un comienzo”.

Anuncio

A pesar de todo, en los momentos en que los Lakers no estaban luchando por encontrar su equilibrio mientras jugaban sin tres titulares, parecían encantados con la nueva atención. Durante un himno nacional que fue interrumpido por el grito obligatorio de “Boston apesta”, los jugadores incluso se miraron entre sí y se rieron.

“Tener a la gente allí animándonos, seguro que lo necesitábamos”, dijo Dennis Schroder. “La nación Laker, los aficionados son increíbles, cualquiera de ellos puede ayudarnos y se sintió muy bien esta noche”.

No se equivoquen, seguro que lo necesitan. Necesitan los vítores. Necesitan el bullicio. Necesitan el ambiente. Lo necesitarán cuando vuelvan James y Anthony Davis, lo necesitarán para los playoffs, pero lo necesitan especialmente mientras juegan con poca gente como ahora.

“Esa energía”, dijo Kentavious Caldwell-Pope a principios de esta semana. “Quiero decir, llevamos mucho tiempo jugando al baloncesto, esa energía que te da el público y de la que te alimentas, puede ser grande, no solo para mí, sino para el equipo y para cualquier jugador individual del equipo. Esa energía puede llenarte”.

Anuncio

Y, especialmente para un equipo veterano como los Lakers, la falta de esa energía puede agotarte. Quizá ningún estadio de la NBA ha sido tan inquietantemente silencioso como el Staples, que ha parecido a los Lakers perturbadoramente vasto y asfixiantemente callado.

Hay una razón por la que tienen mejor récord en la carretera (18-10) que en casa (16-12) esta temporada. Es que nunca se adaptaron a la pérdida del amor.

“Nuestro locutor de megafonía nos han presentado cada partido como los campeones del mundo defensores, y no ha habido nadie allí para gritar o celebrar o para hacer realmente algo con ello”, dijo Alex Caruso.

Los aficionados hicieron todo eso el jueves, al igual que los numerosos trabajadores del Staples Center, la mayoría de los cuales volvieron al edificio por primera vez en más de un año. Los acomodadores se saludaron entre sí y a sus conocidos aficionados con toda la calidez que el distanciamiento social les permitía. Dos trabajadores se robaron un abrazo mientras se decían “Feliz Año Nuevo”.

Anuncio

“Hemos estado dormidos durante mucho tiempo, ahora por fin vamos despertando y es increíble”, dijo el acomodador de toda la vida Raymond Lazard, que volvía a trabajar en el pasillo 20, entre las secciones 115 y 166, por primera vez en 401 días. “Lloré cuando vi lo vacío que parecía este lugar durante toda la temporada. Ahora mis lágrimas se han secado”.

Lazard, que vivió de sus ahorros durante el último año, estaba tan emocionado que llevaba una careta sobre su mascarilla para proteger a los aficionados de su emoción.

“Debo tener cuidado, porque hablo con todo el mundo que veo”, dijo el veterano. “Tengo mucha energía acumulada en este momento”.

La energía del edificio inspiró a los Lakers en los últimos momentos del partido, ya que encadenaron una racha de 24-4 y recortaron una ventaja de 27 puntos a cinco en los últimos minutos, obligando a los titulares de los Celtics a volver a la cancha para aguantar la carga en la victoria de Boston por 121-113.

Anuncio

“Sí los vi, sí los escuché", dijo el entrenador de los Lakers, Frank Vogel, sobre el público. “Fue genial tener a nuestros fans de vuelta... nos dio un nivel diferente de energía”.

Esta noche, en efecto, no se trataba del juego. Se trataba del ruido, del sentimiento, de la conexión.

Bienvenidos de nuevo.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio