Anuncio
Share

Columna: La pelea de unificación de Canelo se mantiene fiel al deporte en medio de actos circenses

Canelo Álvarez poses with his belts.
Canelo Álvarez poses with his belts. The super middleweight champion will fight to unify his titles against Billy Joe Saunders on Saturday.
(Ed Mulholland / Matchroom)

La importancia de Canelo-Saunders podría perderse en la exageración en torno a otras peleas efectistas, pero el enfrentamiento aún tiene un peso sustancial

¿Floyd Mayweather Jr. peleando contra un YouTuber? ¿Óscar De La Hoya reapareciendo a los 48 años contra quién sabe quién?

Canelo Álvarez no quiso escuchar nada de eso.

“Eso no es un combate de boxeo”, dijo Álvarez en una reciente conferencia telefónica. “Eso es lo que la gente tiene que entender. Es más bien un evento, ¿no? El boxeo es completamente diferente. Todos lo sabemos”.

Tenía razón. Sus protestas también fueron totalmente inútiles.

Anuncio

Álvarez, el boxeador de consenso número 1 del mundo, se enfrentará a su oponente más creíble en los dos últimos años, quizá más, cuando suba al ring con Billy Joe Saunders en el AT&T Stadium de Dallas el sábado.

Sin embargo, durante los últimos dos días, la pelea por el título de las 168 libras se ha visto eclipsado por el combate de exhibición que Mayweather, de 44 años, celebrará el 6 de junio contra la personalidad de las redes sociales Logan Paul, más conocido por grabar a una víctima de suicidio en un bosque japonés y subir el vídeo a su canal de YouTube, que por sus habilidades como boxeador.

La superestrella mexicana Saúl Álvarez arrebató el cinturón de peso mediano del OMB al inglés Billy Joe Saunders, quien no salió para el noveno round

En la competencia entre el boxeo y los espectáculos de payasos que se burlan del otrora orgulloso deporte, lo falso está reclamando la mayoría de los asaltos.

Anuncio

El único combate de boxeo que ha trascendido el deporte y se ha convertido en una atracción para el público en general en el último año fue una exhibición de ocho asaltos en noviembre en la que participaron un Mike Tyson de 54 años y un Roy Jones Jr. de 51.

El jueves, el mismo día en que Álvarez y Saunders participaron en su accidentada conferencia de prensa final, Mayweather y Paul organizaron un acto promocional en Miami para dar a conocer su espectáculo de pago por visión.

En un momento dado, Mayweather se encontró cara a cara con el hermano menor de su oponente, Jake Paul.

El menor de los Paul le arrebató una gorra blanca de la cabeza a Mayweather y le gritó: “¡Tengo tu sombrero!”, mientras intentaba huir.

Anuncio

Mayweather y sus guardaespaldas se abalanzaron sobre Jake, le dieron un puñetazo en el ojo, le estiraron el cuello de la camisa y recuperaron el preciado gorro.

Una hora más tarde, en su página web, Jake vendía mercancía con las palabras “Gotcha hat”.

¿Adivinan qué recibió más atención, el bien hablado Álvarez llamando a Saunders un gran luchador o la artificiosa pelea en Miami?

Álvarez se mostró despectivo cuando se le preguntó la semana pasada si los promotores de boxeo podían aprender algo sobre la venta de peleas de los famosos de las redes sociales.

“Mira”, dijo Álvarez, “la verdad es que los YouTubers traen otro público, gente que ve otras cosas, que les gusta ver [a los YouTubers] y quieren verlos pelear”.

Anuncio

Álvarez tocó algo importante, sobre cómo el interés por estos YouTubers como personas es lo que crea el interés por sus peleas.

Lo que no vio, o no quiso ver, fue cómo una dinámica similar le puso en el camino del estrellato. Cuando era adolescente, Álvarez no era en absoluto una perspectiva única en una generación. Era un pegador de combinaciones eficaces de golpes, pero sus pies eran tan pesados como sus manos. En aquel momento, lo que le separaba de otros aspirantes a campeones era el respaldo de Televisa, la mayor empresa de medios de comunicación de México.

Televisa hizo famoso a Álvarez antes de que fuera un boxeador de categoría mundial. Lo que no quiere decir que Álvarez no merezca su fama. Televisa le proporcionó una plataforma y él se esforzó por transformarse en un campeón legítimo, a diferencia de, por ejemplo, Julio César Chávez Jr. que fue defendido por TV Azteca.

Anuncio

Tampoco es una coincidencia que el púgil estadounidense más comercializable sea el contendiente de peso ligero de 22 años Ryan García, que es tanto una sensación de Instagram como un boxeador.

Mientras que Álvarez y García proporcionan razones para salir de la burbuja del boxeo y cultivar nuevos aficionados, el deporte generalmente adopta el enfoque opuesto, buscando en cambio el nicho dentro de su público nicho para subir los precios.

Al carecer de una autoridad central, el negocio del boxeo es básicamente libre en la práctica. La mayoría de las decisiones se toman para maximizar los beneficios a corto plazo, sin tener en cuenta el bienestar a largo plazo del deporte.

A partir de la década de 1970, hubo un movimiento para transmitir los combates de alto nivel en el pago por evento y el cable premium. La estrategia hizo que los combates fueran menos accesibles para los no aficionados al boxeo, pero ¿qué importaba si las personas irremediablemente adictas al deporte seguían pagando las crecientes cuotas?

Anuncio

Como resultado, la base de aficionados se fue erosionando gradualmente hasta el punto de que HBO abandonó el boxeo hace dos años y medio después de décadas como principal impulsor de este deporte.

El inglés Billy Joe Saunders le recuerda al Canelo la vez que dio positivo en una prueba antidoping por haber consumido carne contaminada en México

La base de fans del boxeo es ahora una red de enclaves étnicos poco conectados, con peleadores a menudo comercializados para atraer a un segmento muy específico del público. Como peleador mexicano que atrae a los mexicanos y a los mexicoamericanos, Álvarez tiene suficiente apoyo para atraer a unos 70.000 fanáticos al AT&T Stadium el sábado. Pero la pelea tendrá un atractivo limitado fuera de la diáspora mexicana, los partidarios de Saunders en el Reino Unido y el puñado de adictos al boxeo que quedan.

Lo cual es una pena porque esta debería ser una pelea competitiva. Saunders, un zurdo con un jab engañoso que se mueve relativamente bien para un púgil de 168 libras, representa una mejora significativa de “los bultos” que Álvarez ha importado de Europa en sus últimos combates.

Anuncio

El propietario de los Cowboys de Dallas, Jerry Jones, que es el dueño del estadio, no parecía saber lo que estaba a punto de ocurrir, ya que claramente no estaba familiarizado con uno de los combatientes del evento principal.

“Billy Joe Sanders”, le llamó Jones.

La suposición es que no habría confundido el nombre de ninguno de los hermanos Paul.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Anuncio


Anuncio