Anuncio
Share

Canelo rompe récord de asistencia de su ídolo Muhammad Ali… en medio de una pandemia

Canelo Alvarez kisses his girlfriend, Fernanda Gomez as their daughter, Maria
Canelo Álvarez besa a su novia Fernanda Gómez a un lado de su hija, María, tras vencer a Billy Joe Saunders ante 73,126 aficionados el sábado en Arlington, Texas.
(ASSOCIATED PRESS)

Saúl “Canelo” Álvarez alzó las manos en el octavo round, sabía que había conectado un efectivo uppercut de derecha que dejó muy lastimado el ojo derecho de su rival, Billy Joe Saunders. Sabía que tenía en sus manos a su oponente y el campeonato de la Organización Mundial de Boxeo, el penúltimo cinturón que le faltaba para ser el campeón absoluto de esa división. Levantó las manos para sentir el apoyo de la afición que había abarrotado el estadio de los Cowboys. Sabía que la pelea había terminado.

El AT&T Stadium de Arlington, Texas, estaba a reventar y le correspondió al jalisciense.

La esquina de Saunders, cuyo ojo ya estaba muy lastimado, sabiendo lo que le esperaba al británico en el noveno asalto, decidió terminar el pleito.

Anuncio

El sábado, aún con la pandemia del Covid-19, Canelo no solamente conquistó la corona de la OMB, sino que rompió el récord de asistencia para una pelea bajo techo después de que 73,126 aficionados asistieron al evento. El anterior récord lo había tenido nada más y nada menos que el ídolo de Canelo, Muhammad Ali, quien estableció la marca cuando enfrentó en su segunda pelea a Leon Spinks en 1978, cita que había atraído 63,352 fans en el Superdome de Nueva Orleáns.

El promotor del evento, Eddie Hearn, había advertido a mitad de semana que la pelea había vendido 65,000 entradas, pero los asientos de los suites de lujo probablemente iban a aumentar esa cifra a 70,000.

Además, Canelo rompió su propio récord en el AT&T Stadium, el cual ha tenido tres peleas de campeonato desde que abrió en 2009: Manny Pacquiao vs. Joshua Clottey y Pacquiao vs. Antonio Margarito. Canelo había vencido ahí a Liam Smith en 2016, estableciendo un récord de 51,420 aficionados.

Anuncio

También estableció el récord de la mayor asistencia para un evento deportivo en Estados Unidos desde que inició la pandemia.


Anuncio