Anuncio
Share

Los Lakers necesitan a Anthony Davis más que nunca, pero ¿podrá con el paquete?

Lakers forward Anthony Davis
El alero de los Lakers, Anthony Davis, intenta una canasta contra los Clippers de Ivica Zubac y Kawhi Leonard el jueves por la noche en el Staples Center.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

Cuando Anthony Davis apareció en los Lakers hace casi dos años, llegó con una promesa.

“En este momento, mi enfoque es... tratar de averiguar cómo puedo ayudar a este equipo, y a la organización, a convertirse en un equipo de campeonato”, manifestó.

Después de un título, parece que ha perdido ese enfoque.

Cuando Davis encestó el tiro de tres puntos, para vencer a los Nuggets de Denver, en el segundo partido de las finales de la Conferencia Oeste el pasado otoño, reiteró la promesa.

Anuncio

“Definitivamente, el trabajo no ha terminado hasta que seamos capaces de ganar el anillo”, dijo. “Es decir, ahí es cuando se acaba, y ahí es cuando se completa la prueba”.

Después de un anillo, parece que considera su trabajo terminado.

Mientras los Lakers, fuertemente afectados por lesiones, tropiezan en la recta final de su tambaleante defensa del título, con LeBron James de vuelta y la confusión de nuevo rampante en la cancha, necesitan desesperadamente que su segunda estrella los lleve a los playoffs.

Sin embargo, para Davis, el peso parece ser demasiado.

Anuncio

Su cuerpo no puede soportarlo. Su juego no puede soportarlo. Su personalidad no puede soportarlo...

Apenas unos meses después de firmar una extensión de contrato de cinco años por un valor potencial de 190 millones de dólares, la esperanza para el futuro de los Lakers es sustancialmente menor que una piedra angular de 190 millones de dólares.

En una noche de jueves con los Lakers colgando precariamente sobre el temido torneo de play-in, Davis no pudo aguantar.

En un partido en el que necesitaban dar la batalla a los Clippers y prepararse para un furioso final de 10 días, Davis no fue capaz.

Anuncio

Duró nueve minutos antes de salir con espasmos en la espalda. Hizo dos de nueve tiros. Cogió un rebote. No tuvo robos ni tiros bloqueados.

×

Con Davis incapaz de llenar el vacío creado por el esguince de James y la ausencia de los jugadores Dennis Schroder y Talen Horton-Tucker, los Lakers nunca tuvieron una oportunidad, perdiendo 118-94.

A lo que los observadores de Davis dicen con inquietud, ¿qué más hay?

Anuncio

Desde el regreso triunfal de Davis tras una ausencia de 30 partidos por una distensión en la pantorrilla y una tendinosis en el tendón de Aquiles, se ha mostrado casi siempre tímido, raramente agresivo y generalmente ausente. En un momento en el que los Lakers necesitan que sea un gigante, la mayoría de las veces se ha quedado corto.

Los números son surrealistas. Los Lakers llevan 2-6 desde que Davis regresó y han sido superados por 63 puntos cuando Davis ha estado en la cancha. Sí, un menos-63. Está promediando 16 puntos y seis rebotes, y nada de eso es suficiente.

Por supuesto, todo el mundo sabe que los Lakers no tienen ninguna posibilidad si James no está sano. Ciertamente, no se espera que Davis pueda llevar a este equipo a un título por sí mismo.

Pero ¿es demasiado pedirle a Davis que se encargue de las cosas hasta que James vuelva? ¿Es demasiado esperar que cuando James regrese, Davis esté listo para retomar su papel en lo que debería ser la mejor pareja de la liga?

Anuncio

Un momento, ¿no fue Davis considerado una vez uno de los mejores cinco jugadores de la NBA?

Durante sus nueve minutos del jueves, se cayó dos veces, la última vez después de retroceder en la señalización de la cancha tras un tiro de salto fallado en el primer cuarto. Pareció torcerse el tobillo en la jugada. Abandonó el partido varios minutos después por problemas de espalda y no volvió. Cada vez que Davis se cae, parece que se teme que dejará el partido y no volverá nunca.

Los Lakers iban perdiendo por cuatro cuando Davis retrocedió hasta la señal e iban perdiendo por 10 cuando dejó el partido. Los Clippers pronto se pusieron en marcha con una racha de 19-3 para acabar con el debate antes de que empezara.

Davis dijo que su espalda “le dolía mucho”, pero predijo que “debería estar bien para ir” el viernes en un juego gigante en Portland.

Anuncio

“Seguimos luchando, y el ánimo de los chicos sigue siendo alto”, dijo Davis después.

¿Pero saben quién está luchando de verdad? ¿Saben quiénes tienen el ánimo realmente alto? Esta columna podría haber sido fácilmente sobre esos Clippers, que -hablando de una estadística surrealista- vencieron a los Lakers por 28ª vez en 35 partidos desde 2012.

Ahora mismo, los Clippers son todo lo que los Lakers no son, sanos, conectados y competitivos. Son uno de los cuatro equipos que se sitúan entre los 10 mejores en ataque y defensa. No tienen rival desde más allá del arco y siempre luchan bajo la canasta, además, Kawhi Leonard y Paul George se mantienen unidos por el arma secreta de los Lakers del año pasado. En 17 minutos el jueves, Rajon Rondo tuvo 11 puntos y cinco asistencias y ya está en su forma característica de los playoffs.

“Es genial cuando nos divertimos”, dijo George. “Todo el mundo está de buen humor aquí. Y es contagioso. Es contagioso”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio