La FMF presenta una estrategia de “tres pasos” para erradicar el grito homofóbico de los partidos del Tri

Afición mexicana.
(REFORMA)
Share

El presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Yon de Luisa, presentó a los medios de comunicación la nueva estrategia para eliminar el grito homofóbico de los partidos del Tri

Este verano será crucial para la Federación Mexicana de Futbol, que busca poner a prueba un nuevo intento para detener el infame grito homofóbico de “¡Ehh, pu…!” en los estadios cada vez que juega la selección de México. Este grito no solo que ha llegado al Tri, sino que algunos partidos en la Liga MX y en otros eventos internacionales.

La FMF ha tenido varias advertencias y sanciones de la FIFA debido a la imposibilidad de detener el grito, por lo que ha buscado en diferentes formas de persuadir a los aficionados en detener estas acciones. Según el presidente de la FMF, Yon de Luisa, se ha creado un proceso de tres pasos que busca corregir la situación en los estadios.

Previo al 2019, en por lo menos 11 ocasiones, la Federación ha sido sancionada debido a este problema que invade los juegos del Tri. El grito homofóbico regularmente aparece al momento en el que el portero o un jugador contrario se dispone a hacer el saque de meta desde su portería. Los aficionados inician el grito al momento en que se disponen a golpear el balón y cuando esto sucede, el grito de “pu…” suena en unisón.

“Esto ha sido un reto para nosotros en los últimos años, no solo en los Estados Unidos, pero en otros lugares en los que nuestra selección nacional juega”, dijo el directivo a los medios de comunicación el miércoles. “Lo vimos en [el Mundial de] Rusia, en otros lugares… se ha convertido en un gran reto para nosotros. Desde junio del 2019, la FIFA decidió cambiar los códigos disciplinarios con fuertes sanciones que tenga que ver con actos discriminatorios”.

Anuncio

La Federación se reunió con la FIFA y Concacaf para determinar una estrategia para implementar primero con la selección, luego a nivel de clubes en la Liga MX y eventualmente de manera internacional. Sin embargo, debido a la pandemia de COVID-19 durante el 2020, la estrategia tuvo que ser puesta en pausa hasta que regresara la afición a los estadios.

“El proceso es realmente simple, se tiene una estrategia de tres pasos”, explicó De Luisa. “El árbitro se convierte en el actor principal como la autoridad en la cancha, también será la autoridad en este proceso”.

Al momento en que el árbitro escuche el grito desde las tribunas, hará señales dejando saber al cuarto oficial de que se haga el anuncio en los parlantes para advertir a los aficionados de detener el grito, mientras que detendrá el partido momentáneamente.

La otra manera es que, si el árbitro no se da cuenta de lo que sucede, el comisionado encargado del juego avisará al cuarto oficial para que se comunique con el réferi y este decide el paso a tomar.

En caso tal de que el grito vuelva a ocurrir, el segundo paso ocurrirá y este consiste en que el árbitro detenga el juego nuevamente, pero esta vez enviando a los jugadores a los vestidores por un período de tiempo en el que las autoridades del estadio tendrán que actuar.

“Nuevamente se hará un anuncio y se les dará a las autoridades pertinentes, el personal encargado de la seguridad del estadio, tiempo para sacar a las personas del estadio, como sea necesario”, señaló. “Si el grito continúa, vamos al tercer paso: infortunadamente se abandonará el partido. Esta sería quizá la decisión más terrible porque afecta a todos, a la gente que pagó su boleta y que quiere disfrutar el juego de 90 o más minutos”.

En dos encuentros de le selección mexicana que se llevaron a cabo en la ciudad de México desde el 2019, De Luisa señaló que por lo menos 35 personas fueron evacuadas del primer partido en el estadio Azteca.

Anuncio

La estrategia también ha sido empleada en la Liga MX. La afición del club Atlas fue vetado del estadio Jalisco por un partido en el torneo Clausura de 2020 luego de los incidentes ocurridos en la Jornada 2 en el juego ante Puebla. La Comisión Disciplinaria dio a conocer la sanción por un comunicado y el partido de la Jornada 4 ante los Xolos de Tijuana se llevó a cabo sin aficionados.

“Esto ha sido un reto para nosotros en los últimos años, no solo en los Estados Unidos, pero en otros lugares en los que nuestra selección nacional juega”.

Yon de Luisa, presidente de la FMF

Tras escucharse el grito de “¡Eh, pu…!” en el juego del conjunto jalisciense, se hizo un anuncio de advertencia a la afición, pero no fue suficiente para corregir la situación. Al escuchar por segunda vez el grito, el árbitro decidió detener el encuentro momentáneamente a los 58 minutos de juego. Los jugadores abandonaron el terreno de juego y regresaron seis minutos después.

El proceso hasta el momento parece estar dando resultado, pues durante el torneo preolímpico que se llevó a cabo en Guadalajara, a pesar de que se presentaron algunas instancias, fueron “afortunadamente solucionadas”. En la final del torneo en el estadio de las Chivas, tampoco se presentaron problemas.

La Federación ha estado usando un par de comerciales que son parte de su campaña educacional para los aficionados en los que hablan de los serios riesgos que podrán caer sobre la selección mexicana.

El portero azteca, Guillermo Ochoa, es una de las principales personalidades que se hacen presente en uno de los dos comerciales. “¿Te has dado cuenta de todos los gritos que hay en un partido?”, comienza el anuncio publicitario, que luego muestra imágenes de goles, gritos de gol, lágrimas y festejos.

“Gritos hay muchos… pero hay uno solo… que nos puede dejar en silencio, incluso sin Mundial”, dicen tres jugadores, seguidos por otras personalidades.

Los aficionados que sean expulsados de los estadios enfrentan la posibilidad de ser vetados para atender los juegos futuros de la selección.