Anuncio
Share

Cómo afrontan los atletas olímpicos de Tokio los fuertes sonidos del silencio

The Nippon Budokan in Tokyo, the site of the Olympic judo competition.
El Nippon Budokan de Tokio, sede de la competencia olímpica de judo. A excepción de algunos eventos en las prefecturas periféricas, los Juegos de Tokio no cuentan con espectadores.
(Vincent Thian / Associated Press)

Incapaces de atraer la energía de las multitudes debido a las restricciones del COVID-19, los atletas de los Juegos Olímpicos de Tokio intentan superar la “incómoda” situación.

La gris y bulliciosa ciudad da paso a un parque arbolado, verde y vivo con el zumbido de las cigarras. Un inesperado oasis en medio de los altos edificios. En lo más profundo de los árboles, se encuentra un pequeño estadio, cuya entrada está marcada con caracteres japoneses.

Venerado como una especie de meca, el Nippon Budokan es un lugar de encuentro para las amadas artes marciales de Japón. Pero si este edificio, con su techo suavemente curvado, tiene el ambiente de un templo, la pandemia lo ha convertido en algo demasiado sagrado.

Al comenzar los Juegos de Verano este pasado fin de semana, no hubo el rugido de una multitud que aprobara la jornada inaugural de la competencia de judo. Los espectadores fueron prohibidos por precaución sanitaria, dejando largas hileras de asientos vacíos, el eco de los gritos de los entrenadores y los aplausos de los compañeros de equipo.

“Bueno, por supuesto, los Juegos Olímpicos sin espectadores son un poco incómodos”, dijo Yung Wei Yang, un judoka taiwanés. “Estamos acostumbrados al ruido, al griterío en las gradas”.

Anuncio

Salvo algunas pruebas en las prefecturas periféricas, los Juegos de Tokio se desarrollarán en estadios y arenas vacías, con los atletas actuando al son del silencio. Aunque la mayoría se alegra de tener la oportunidad de competir en cualquier circunstancia durante la pandemia, no pueden evitar sentir que falta algo.

Hace dos semanas, la estrella del tenis Novak Djokovic ganó Wimbledon ante una bulliciosa pista central. No habrá tal alboroto en los 20.000 asientos vacíos de un flamante estadio en el distrito de Ariake.

“Me nutro de la energía del público, negativa o positiva”, dijo Djokovic al llegar a Japón para representar a Serbia. “Es una de las principales razones por las que sigo jugando”.

Después de que el COVID-19 obligara a posponer los Juegos a principios de 2020, los organizadores locales, que esperaban ganar 800 millones de dólares con la venta de entradas, se opusieron a la idea de prohibir la entrada a los aficionados. Esta postura de línea dura comenzó a suavizarse cuando los casos de coronavirus aumentaron y el gobierno declaró el estado de emergencia en gran parte del país.

Anuncio

Players practice at the almost empty Ariake Tennis Center.
Jugadores practican en el Centro de Tenis Ariake el viernes.
(Seth Wenig / Associated Press)

En marzo, el comité organizador de Tokio 2020 decidió no permitir espectadores extranjeros. La prohibición total se anunció a principios de julio, pocas semanas antes de la ceremonia de apertura.

“Teniendo en cuenta el impacto de la cepa Delta y con el fin de evitar que el resurgimiento de las infecciones se extienda por todo el país, tenemos que intensificar las medidas de prevención del virus”, dijo el primer ministro Yoshihide Suga a los periodistas.

Nunca antes se habían disputado sin público los Juegos; si no estaba claro cómo podría ser esto, los últimos días lo han aclarado.

Anuncio

¿Ha habido alguna vez unas Olimpíadas en las que el sonido de los brazos de los nadadores agitándose en el agua haya llegado a las gradas? Después de que la lanzadora de sóftbol estadounidense Cat Osterman indujera un groundout en la entrada en el estadio de Yokohama -un elegante parque de béisbol cerca del agua en esa ciudad- se pudo oír a un compañero de equipo decir: “Buen trabajo”, mientras salían corriendo del campo.

Mexico pitcher Danielle O'Toole delivers against the United States in a nearly empty stadium.
La lanzadora mexicana Danielle O’Toole lanza contra Estados Unidos en un partido de sóftbol en el estadio de Yokohama el sábado.
(Matt Slocum / Associated Press)

En el Centro de Gimnasia Ariake, ninguno de los habituales vítores saludó el perfecto aterrizaje de Sam Mikulak en las barras paralelas. Su compañero de equipo, Shane Wiskus, pensó que la falta de público le quitaba algo de emoción.

“Me pareció como si hubiera estado en casa”, dijo. “Como un día más en el gimnasio”.

Anuncio

Y cuando Suecia marcó contra Estados Unidos en un partido de fútbol en el Estadio de Tokio, el lugar estaba tan silencioso que el grito característico del comentarista de Telemundo Andrés Cantor: "¡Gooooooll!” - se podía escuchar desde lejos.

Los estadios vacíos no son del todo nuevos. A medida que el deporte regresaba tras el cierre por el coronavirus, muchas competencias nacionales e internacionales, al principio, prohibieron la entrada a los espectadores. Pero en numerosos países de todo el mundo, los aficionados volvieron a medida que se suavizaban las restricciones. Incluso en Japón, el béisbol profesional y la lucha de sumo han reabierto sus puertas.

En los Juegos de Verano se ha jugado con más cautela, por lo que los atletas han tenido que compensar animando a sus compañeros de equipo desde la barrera. Los nadadores estadounidenses organizaron cánticos y golpearon palos de color azul y rojo para hacer ruido. En los estadios al aire libre, las cigarras han colaborado con su zumbante melodía.

Players compete in a volleyball match in a nearly empty venue.
Las alemanas Julia Sude y Karla Borger juegan contra las suizas Anouk Verge-Depre y Joana Heidrich en un partido de voleibol de playa olímpico en el parque Shiokaze el sábado.
(Felipe Dana / Associated Press)
Anuncio

El Comité Olímpico Internacional está proporcionando ayuda artificial, habiendo reunido el audio del ruido de la multitud y el sonido ambiente de los Juegos anteriores. Estas grabaciones se están emitiendo por el sistema de megafonía a niveles bajos, lo suficiente como para sofocar el eco de las pisadas.

El DJ Roueche, que normalmente trabaja en los partidos de los Lakers, ha puesto la banda sonora a los partidos de voleibol de playa, y en el béisbol han sonado melodías pop entre las entradas. Los jugadores de fútbol notaron los cánticos de “USA-USA” de fondo.

“Creo que había ruido de público”, dijo la estrella estadounidense Megan Rapinoe. “Me quedé pensando: '¿Es eso un aficionado? ¿O es natural?’”.

En la cubierta de la piscina, los nadadores se dieron cuenta de que nada podía sustituir a la realidad. Sarah Sjostrom, de Suecia, dijo: “Es más emocionante cuando subes a los bloques y hay público. No se puede comparar nada con eso”.

Anuncio

Las circunstancias han afectado más a los atletas japoneses. No recibieron una ráfaga de vítores de bienvenida cuando entraron en el Estadio Olímpico para la ceremonia de apertura. No ha habido una multitud local con la que celebrar las victorias.

“Queríamos mostrar nuestra gratitud a los aficionados que nos han apoyado”, dijo la lanzadora de sóftbol Yukiko Ueno después de llevar a Japón a una victoria por 8-1 sobre Australia en el estadio Fukushima Azuma. “Es definitivamente triste que no vayan a asistir”.

Los organizadores locales y el COI aún esperan que las restricciones a los espectadores puedan ser flexibilizadas en las próximas dos semanas. Los funcionarios podrían convocar una reunión con los líderes del gobierno y los expertos en salud pública para realizar cambios de un momento a otro.

Pero cualquier cosa sustancial requeriría un descenso en la tasa de infección de Tokio; hasta el fin de semana, los nuevos casos seguían superando los 1.000 al día.

Anuncio

“Nos encantaría tener aficionados si fuera seguro, pero está claro que no lo es”, dijo Rapinoe. “Entendemos lo afortunadas que somos por tener esto y esperamos llevar un poco de alegría y entretenimiento a todos los que nos ven en el mundo”.

En el primer día de la competencia de judo, el japonés Naohisa Takato encontró la manera de abrazar la tranquilidad que le rodeaba, descubriendo algo reverencial en ese día inusual que conducía al partido por la medalla de oro.

“En medio del Nippon Budokan, éramos dos jugadores”, dijo. “Podíamos escuchar la respiración del otro”.

Tras derrotar a Yang en la final, Takato cayó de rodillas junto al tapete amarillo brillante.

Anuncio

“Los vítores de los alrededores no estaban allí", dijo. “Sin embargo, había mucho silencio y serenidad, así que pudimos admirarnos mutuamente. Fue una gran experiencia”.

Los redactores Kevin Baxter, Ben Bolch, Helene Elliott, Nathan Fenno, Gary Klein y Dan Woike contribuyeron a este artículo.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio