Anuncio
Share

Comentario: Lo que sabemos sobre el caso de Trevor Bauer y lo que nunca sabremos

Dodgers starting pitcher Trevor Bauer winds up to throw the ball
El lanzador abridor de los Dodgers, Trevor Bauer, lanza contra los Gigantes de San Francisco el 21 de mayo.
(D. Ross Cameron / Associated Press)

Un juez de Los Ángeles denegó una solicitud de orden de alejamiento contra Trevor Bauer. Esto es lo que hemos aprendido de los últimos cuatro días - y lo que puede que nunca aprendamos

El jueves, un juez de la Corte Superior de Los Ángeles denegó la solicitud de una mujer de una orden de restricción permanente contra el lanzador de los Dodgers, Trevor Bauer. La mujer argumentó en su petición de una orden de restricción temporal, y nuevamente en el estrado esta semana en una audiencia para hacer que la orden sea permanente, que Bauer la había estrangulado al momento de tener relaciones sexuales provocando que se desmayara y que se despertó cuando él la agredió.

Los abogados de Bauer lo han negado, diciendo que todo fue consensuado. Su cliente ha estado bajo licencia pagada desde principios de julio mientras las Grandes Ligas de Béisbol (MLB por sus siglas en inglés) investiga los reclamos de la mujer, una licencia que el jueves se extendió por sexta vez hasta, al menos, el 27 de agosto.

Es muy probable que la denegación por parte del juez de la orden de restricción permanente haya causado confusión, tristeza e indignación en las personas molestas por las descripciones de violencia de la mujer y sentimientos de victoria para quienes ven a un hombre juzgado injustamente.

Para otros, es una combinación conflictiva de emociones y pensamientos. Esta gama de reacciones es normal. He escrito e investigado casos de violencia de género en los deportes durante una quinta parte de mi vida y la lección más común que extraigo de casos individuales como este es que nosotros, el público, nunca sabremos lo que sucedió.

Anuncio

Siempre hay suficiente incertidumbre para permitir que se formen preguntas y que floten teorías. Estos casos permanecen en algún lugar gris, un espacio que la mayoría de nosotros no nos sentimos cómodos ocupando. Cuando nos enfrentamos a los casos de los llamados “él dijo/ella dijo”, nuestra cultura nos prepara para asumir que la mujer está mintiendo y sentir empatía por el hombre acusado (la filósofa Kate Manne acuñó el término “élpatía” hace años). Nos preocupamos primero por la vida arruinada del hombre o, en el caso de los deportes profesionales, el impacto que tendrá en un equipo, luego por los motivos de la mujer y después, quizá posterior a eso, la conmoción en la mujer y lo que un caso puede o debe enseñarnos sobre el consentimiento y la atención.

Los Dodgers dieron a conocer sus camisetas Nike City Connect que usarán el viernes contra los Mets de Nueva York.

Esta es nuestra línea de base la mayor parte del tiempo cuando consideramos uno de estos casos, no un estado neutral bajo el cual toda la evidencia se mide de manera justa y se pesa en consecuencia.

Con ese fin, esto es lo que sabemos en el caso de Bauer:

● A fines de junio, una mujer de California presentó una petición de 85 páginas para obtener una orden de restricción temporal contra Bauer en la que detallaba el daño físico que él le hizo durante dos encuentros sexuales diferentes a principios de este año, el peor de los cuales menciona que sucedió después de que la estranguló hasta dejarla inconsciente, además golpeándola y provocándole un labio partido, mandíbula y pómulos hinchados, dos ojos morados, “más de 10” rasguños en la cara y moretones en encías, glúteos, así como en la vagina.

● Parte de su petición incluía documentación de los dos exámenes médicos a los que se sometió después de su segunda reunión, que incluía un diagnóstico de “lesión aguda en la cabeza”.

● Bauer y su equipo legal no han negado la violencia, sino que la han enmarcado como sexo duro consensuado, un argumento tenso con una historia legal similar.

● Incluso si la mujer consintió en las partes más violentas del sexo (lo que la mujer niega haber hecho), ha señalado Sheryl Ring, una abogada que también escribe sobre béisbol en Beyond the Box Score, que “todos los estados han promulgado una ley que establece que no puede dar su consentimiento para que se le inflijan daños corporales graves. En otras palabras, no importa cuál sea el contexto: ya sea que se trate de sexo o no, no puedes dar tu consentimiento legal a un acto que resultará en tu muerte o lesiones corporales graves”.

Pero ese es el tribunal penal.

● Un juez de un tribunal civil de Los Ángeles ha denegado la orden de restricción permanente de la mujer argumentando, en parte, que “cuando estableció límites, [Bauer] los respetó” y esa parte de la declaración de la mujer sobre el trato que él le dio en el mes anterior a presentar la petición de una orden de restricción fue engañoso. Pero, como Ring también escribió en Twitter inmediatamente después de la decisión del juez, “el abogado de Bauer admitió que estranguló a la peticionaria hasta que estuvo inconsciente y fue violento con ella durante las relaciones sexuales. Él mismo invocó la Quinta Enmienda. No fue ‘declarado inocente’. Fue declarado como alguien que no representaba una amenaza futura para ella”.

Es un carril legal estrecho, aunque no insignificante.

● En un reportaje del Washington Post, se menciona que otra mujer, en Ohio, un año antes de que Bauer conociera a la mujer en California, solicitó una orden de restricción temporal en su contra por razones similares, que la lastimó físicamente durante las relaciones sexuales sin su consentimiento. En ambos casos, Bauer ha dicho que las mujeres mienten para extorsionarle.

● Antes de que Bauer firmara con los Dodgers, ya tenía una mala reputación por cómo trataba a las mujeres en las redes sociales.

● Hay una investigación policial en curso y una indagación por parte de MLB.

Un juez levantó el jueves una orden de restricción contra Trevor Bauer. Las investigaciones de la MLB y la policía del lanzador de los Dodgers continúan.

Cada uno de nosotros está al tanto de todo eso y tomamos una determinación por nosotros mismos sobre lo que probablemente sucedió. Nuestro modelo más conocido para sopesar la credibilidad y la rendición de cuentas es el del sistema legal, y ofrece la posibilidad de una determinación clara: culpable o no culpable.

Pero mientras el sistema legal opera sobre la premisa sagrada de “inocente hasta que se demuestre lo contrario”, pocas personas, si es que hay alguna, usan ese estándar en su vida diaria para elegir con quién interactuar, a quién apoyar e incluso a quién animar. En un artículo de 2015 al que vuelvo a menudo, Stacey May Fowles, una fanática del béisbol desde hace mucho tiempo, escribió sobre lo que se siente como superviviente de la violencia de género al escuchar a las personas invocar “inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad” fuera del marco legal.

Fowles escribe: “De lo que no hablamos es de cómo cada persona que dice con ligereza ‘inocente hasta que se demuestre lo contrario’ trabaja inicialmente con la premisa de que todas las acusadoras son probablemente mentirosas, que posiblemente mis amigas sean mentirosas y que quizá yo también sea una mentirosa”.

Si desea respuestas ordenadas y lineales, no las encontrará aquí.

A medida que avanza el caso de Bauer y todavía existe la posibilidad de medidas disciplinarias de la MLB, así como la probabilidad de casos penales y civiles, es importante que los fanáticos, los medios de comunicación y el público en general reconozcan que buscar la claridad en blanco y negro es un viaje inútil.

Sin embargo, eso no quiere decir que no debamos considerar lo que sabemos y tomar decisiones meditadas en el futuro. Sin certeza, la consideración y el cuidado es todo lo que tenemos. Especialmente si consideramos la posibilidad de que Bauer regrese al montículo en algún lugar (no en Los Ángeles, al parecer) en el futuro, un regreso que casi seguramente estaría acompañado por multitudes lanzando gritos de aclamación, comentarios desordenados de los medios deportivos y, por supuesto, el inevitable tropo del deportista estrella absuelto.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio