Anuncio
Share

Cody Bellinger lleva a los Dodgers a una histórica victoria sobre sus rivales los Gigantes en el quinto partido de la NLDS

El sencillo de dos carreras de Cody Bellinger en el noveno empuja a los Dodgers a una victoria de 2-1 en la serie sobre los Gigantes y a un enfrentamiento en la NLCS con los Bravos.

Cody Bellinger se puso en problemas con dos strikes, alcanzó el slider y levantó su brazo derecho, señalando al grupo histérico en el dugout de los visitantes mientras trotaba por la línea de primera base dentro de un repentinamente silencioso Oracle Park en la novena entrada el jueves por la noche.

Se dirigió a ellos una vez que rodeó la primera base y se golpeó el pecho. Después de meses de frustración, de lesiones y luchas, además de parecer perdido en el plato, Bellinger había producido el mayor hit de la temporada de los Dodgers por segundo octubre consecutivo.

Un año después de anotar el jonrón de la victoria en el séptimo juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, el sencillo de Bellinger al jardín derecho en la novena entrada ante Camilo Doval, el antes intocable cerrador de los Gigantes de San Francisco, permitió anotar a Justin Turner para dar a los Dodgers la ventaja en su camino a una victoria por 2-1 en el quinto juego de la Serie de División de la Liga Nacional.

“Uno no piensa en ser ese tipo”, dijo Bellinger. “Cuando la oportunidad y el momento están ahí, solo tratas de mantenerte concentrado”.

Anuncio

Minutos más tarde, los Dodgers se reunieron alrededor de Max Scherzer, su cerrador para la noche que realizó el esfuerzo más importante de su carrera, para celebrar el más dulce de los resultados. Por fin, después de meses de persecución de los Gigantes, éstos terminaron con sus molestos rivales para avanzar a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional por quinta vez en seis años. El sábado jugarán el primer partido contra los Bravos de Atlanta en el Truist Park, y se encuentran a ocho victorias de repetir como campeones de la Serie Mundial por primera vez en la historia de la franquicia.

“Pusimos todo lo que pudimos en esta serie”, señaló el gerente de los Dodgers, Dave Roberts. “Se necesitó todo para vencer a este equipo”.

La historia del partido tuvo un final apropiado para una batalla por la supremacía.

Los Gigantes fueron la prueba más dura de los Dodgers en la Liga Nacional. Salieron airosos de la temporada regular, terminando con un juego de ventaja en la clasificación y rompieron la racha de títulos de los Dodgers en el Oeste de la Liga Nacional en ocho temporadas. El jueves fue el 24º enfrentamiento entre estos pesos pesados, con los Gigantes presentando una ventaja de 12-11. Cada uno de ellos entró con 109 victorias, incluidos los playoffs, después de dividir los cuatro primeros partidos de postemporada jugados entre los acérrimos rivales. Todo se redujo a quien llegara a 110 triunfos.

Antes del partido, Vin Scully tuiteó que era el encuentro más importante en la historia de la rivalidad. Caras famosas aparecieron para presenciarlo. Los alcaldes de las ciudades. Barry Bonds. Miembros de los 49ers de San Francisco y de los Warriors de Golden State. Estas personalidades fueron parte de una vibrante multitud de 42.375 personas, casi todas vestidas de negro y naranja, que se fueron maldiciendo el nombre de Morales.

Al parecer, Flores no abanicó el slider de 87 mph de Scherzer fuera de la zona, pero Morales pensó que sí lo hizo, poniendo fin a la temporada de ensueño de los Gigantes en una decisión controvertida.

“No hay necesidad de enojarse por eso”, dijo el gerente de los Gigantes, Gabe Kapler. “Solo creo que es una forma decepcionante de terminar”.

El drama comenzó con una partida de ajedrez.

Roberts envió a Kapler un mensaje de texto el miércoles a las 10:00 de la noche, unas horas después de que los Dodgers aterrizaran en San Francisco, transmitiendo los planes de su club de que Corey Knebel, y no Julio Urías, fuera el titular el jueves.

Normalmente esas cortesías se mantienen en privado, pero los partidos no suelen acaparar la atención del mundo del béisbol y las decisiones no suelen trastocar ese territorio. La primera predicción fue agresiva.

El lanzador titular de los Dodgers, Max Scherzer, a la derecha
El lanzador titular de los Dodgers, Max Scherzer, a la derecha, celebra con Will Smith después del último out en la victoria de los Dodgers por 2-1 sobre los Gigantes de San Francisco en el quinto partido de la NLDS el jueves.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

Urías fue el único ganador de 20 partidos en las Grandes Ligas esta temporada. Registró un promedio de 2.96 carreras ganadas en 32 salidas. Estuvo bien en el segundo juego, manteniendo a los Gigantes en una carrera y cinco entradas, y lanzó solo 72 lanzamientos. ¿Por qué estropear eso?

El cálculo comenzó con, a los ojos de los Dodgers, la principal razón del sorprendente éxito de los Gigantes esta temporada: su capacidad para dictar las alineaciones con una amplia variedad de posibilidades. Aunque los Gigantes no tienen el poder de las estrellas de los Dodgers, utilizaron pelotones para sacar el máximo provecho de ciertos jugadores y lograr el mejor récord de las mayores.

Al hacer que el diestro Knebel abriera el partido con el zurdo Urías, los Dodgers obligaron a los Gigantes a reaccionar en sus términos. ¿Cuántos zurdos iniciarían para contrarrestar a Knebel? ¿Estarían dispuestos a quemar a cualquiera de ellos cuando Urías entrara en el juego, sin importar lo temprano que fuera? Se trataba de arrebatar a los Gigantes algo de control para crear tantas alineaciones favorables como fuera posible.

Los Dodgers no consideraron la estrategia para el inicio del segundo partido de Urías. Fue una idea emanada de la oficina principal después del cuarto juego y presentada a Roberts el miércoles.

“Fue una idea desde la punta de la organización de los Dodgers hasta abajo”, explicó Roberts. “Fue una decisión que tomamos todos”.

Roberts dijo que Urías era el único abridor en la rotación de los Dodgers que podía manejar la situación después de que protagonizó un papel híbrido durante la carrera de la Serie Mundial del equipo en octubre pasado. Reconoció que el argumento de que Urías se merecía la titularidad tenía mérito, pero la maximización de sus posibilidades de ganar tuvo prioridad.

The Dodgers pose for a team photo after their series-clinching win over the Giants.
Los Dodgers posan para una foto de equipo después de su victoria sobre los Gigantes en el quinto partido de la NLDS en el Oracle Park el jueves.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

“Estas cosas te exponen a la crítica”, señaló Roberts. “Pero no puedes dejar de hacer tu trabajo por miedo al fracaso o a las posibles críticas. Tienes que hacer tu trabajo, y lo que sientas que es la mejor manera de ganar un juego”.

El último movimiento de ajedrez antes del partido se hizo a las 4:48 p.m., poco más de una hora antes del primer lanzamiento, cuando los Gigantes finalmente anunciaron su alineación. Roberts estaba sentado en el banquillo cuando un funcionario del equipo le informó que la alineación había sido dada a conocer. Roberts le pidió que la leyera.

“Está bien”, dijo Roberts después de asimilar los nueve nombres. “No sabía si iba a haber un zurdo o tres o dos”.

Los Gigantes tenían un bateador zurdo en su alineación del segundo juego, en el que Urías fue titular. Esta vez, insertaron tres bateadores zurdos para oponerse inicialmente a Knebel, un diestro, aunque Urías esperó en el bullpen.

La estrategia funcionó casi a la perfección. Knebel trabajó alrededor de un doblete de Buster Posey con dos outs para mantener a los Gigantes sin anotación. El derecho Brusdar Graterol recibió la segunda entrada. Cedió un infield hit y un bloop single de un out, pero dejó varados a los dos corredores.

Urías recibió la pelota para enfrentar a la parte superior de la alineación de los Gigantes en la tercera entrada. Los Gigantes hicieron que Donovan Solano, un bateador diestro, bateara por el primer bateador Tommy La Stella, un bateador zurdo. Una entrada más tarde, el bateador diestro Austin Slater sustituyó a Mike Yastrzemski, un bateador zurdo.

Así que, al final, los Dodgers utilizaron dos lanzadores menores para atravesar la alineación de los Gigantes una vez e impulsaron a su rival a quemar a dos jugadores antes de la quinta entrada. Los Dodgers avanzaban hacia el jaque mate. El problema era que no estaban anotando.

Logan Webb estaba sofocando a los Dodgers por segunda vez en menos de una semana después de mantenerlos sin anotaciones durante 72/3 entradas en su debut en la postemporada en el primer partido. El derecho se enfrentó al mínimo en tres entradas. Un Dodger no llegó a la posición de anotar hasta la cuarta, cuando Mookie Betts registró el segundo de sus cuatro sencillos y Will Smith logró una caminata de dos outs. Se quedaron varados.

No fue hasta la sexta entrada, en la que Betts conectó su tercer hit, que los Dodgers se abrieron paso. Con Corey Seager en el plato, Betts se robó la segunda base para poner a Webb en la situación más difícil de su vida en los playoffs. Seager entonces acarició un doblete RBI por la línea del jardín izquierdo.

"¡Vamos Dodgers!”, se coreó desde las motas de azul dispersas por las gradas. Los Ángeles tuvo su primera carrera de Webb en la serie y una ventaja. Fue fugaz.

Darin Ruf se encargó de dos pelotas en sus dos primeros bateos antes de entrar en la caja de bateo para iniciar la parte inferior de la sexta. Ambas fueron outs. El tercero no lo fue. El fornido jardinero lanzó un bambinazo de 452 pies ante Urías, que lanzó cuatro entradas, por encima del muro del jardín central. "¡Golpea a L.A.!”, retumbaron los cánticos. El partido estaba empatado de nuevo.

Los equipos permanecieron empatados hasta que Bellinger entró en la caja de bateo con un out en la novena entrada. El MVP de la Liga Nacional hace dos años, Bellinger bateó .165 y perdió su puesto de titular varias veces durante la temporada regular. Pero estuvo en la alineación de los Dodgers el martes, jugando en la primera base en lugar del lesionado Max Muncy. Al final de la noche, después de que se lanzaron todos los golpes y se hicieron todos los movimientos, él fue la diferencia para que los Dodgers avanzaran de nuevo.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio