Anuncio
Share

Una decisión de peso se avecina para Canelo Álvarez tras su último triunfo

Canelo Álvarez celebrates in the ring on the shoulders of one of this trainers.
Canelo Álvarez celebra después de derrotar a Caleb Plant en el undécimo asalto de su pelea por el título de unificación de peso súper mediano en el MGM Grand Garden Arena en Las Vegas el sábado.
(Steve Marcus / Associated Press)

El tamaño importa en el boxeo, y esa realidad es algo que Canelo Álvarez debe tener en cuenta mientras toma una decisión difícil sobre su carrera.

Lo que hizo Canelo Álvarez el sábado por la noche fue el equivalente a derribar un árbol de secoya con un cuchillo para carne.

Su nocaut técnico a un oponente del tamaño de Caleb Plant fue una prueba de su extraordinaria capacidad. Al mismo tiempo, el hecho de que haya necesitado más de 10 asaltos para detener a un púgil con las limitaciones de Plant era una indicación de que se estaba acercando incómodamente a su tope físico.

Porque el tamaño importa.

Esa realidad es algo que Álvarez debería tener en cuenta al tomar la difícil decisión de qué hacer a continuación en su carrera. No hay un camino claro.

Anuncio

Puede permanecer en una división de 168 libras en la que no hay más cinturones que ganar y una escasez de potenciales oponentes de nombre para conquistar. O puede seguir subiendo de peso, lo que le expondría a los mismos peligros que acabaron por descarrilar a algunos de sus antiguos contemporáneos, como Román González, Mikey García y Vasiliy Lomachenko.

El tamaño fue la única razón por la que Plant duró tanto tiempo como lo hizo contra Álvarez en el MGM Grand Garden Arena. Álvarez lo superó en todos los demás aspectos.

Álvarez pasó por encima de los golpes de Plant. Avanzó con propósito, atrapando a Plant, inclinado a la defensiva, contra las cuerdas y en las esquinas. Golpeó el cuerpo de Plant con ganchos de izquierda. Atacó la cabeza de Plant con derechos cortantes.

Sin embargo, Álvarez, de 31 años de edad, mide 1.70 metros y es especialmente bajo para un peso supermedio. Álvarez ganó su primer campeonato mundial en 154 libras.

Cedió cinco pulgadas a Plant, y cuando los dos púgiles estaban juntos en el ring, parecía que debían estar separados por un par de categorías de peso.

“Las cosas fueron más complicadas de lo que pensaba”, dijo Álvarez.

El tamaño hace eso. Álvarez pasó los primeros asaltos tratando de cerrar la distancia contra su oponente más alto. A diferencia del escuálido Callum Smith, al que Álvarez derrotó el año pasado, Plant tenía un sólido armazón físico que le permitía soportar cierto castigo. Si Álvarez y Plant hubieran tenido el mismo tamaño, la pelea habría durado cuatro o cinco asaltos. En cambio, duró más de un minuto en el undécimo.

En el asalto decisivo, Álvarez aterrizó con un gancho de izquierda hacia arriba. Cuando Plant se agachó para protegerse, Álvarez lanzó un uppercut de derecha y Plant cayó de bruces.

Canelo Álvarez golpea la cabeza de Caleb Plant durante su pelea por el título de peso supermediano el sábado.
(Steve Marcus / Associated Press)

Plant se puso de pie, pero Álvarez se abalanzó sobre él y le propinó un aluvión de golpes potentes, incluido un golpe de derecha corto en el costado de la cabeza de Plant que puso fin a la pelea.

Tras su victoria, Álvarez dijo que probablemente pelearía en mayo, pero no sabía contra quién ni en qué categoría de peso.

No hay una opción obvia.

Seguir en las 168 libras tiene sus riesgos. Por ejemplo, el combate del sábado: El punto de venta de la pelea contra Plant no era que estaba luchando contra Plant, sino que estaba a punto de convertirse en el primer luchador de la división en ganar los títulos mundiales de los cuatro principales organismos del boxeo internacional.

Lo que básicamente decía todo lo que había que decir sobre lo competitivo que sería el combate.

En el boxeo, el cinturón no hace al peleador. Más bien, el peleador hace el cinturón.

Cuando Álvarez se enfrentó, por ejemplo, a Gennady Golovkin o a Floyd Mayweather Jr., se prestó una atención mínima a los cinturones que estaban en juego. Esas peleas no eran importantes por los cinturones. Esos cinturones eran importantes por quién peleaba por ellos.

Álvarez peleó cuatro veces en 168 libras en el último año. Incluyendo una pelea contra Avni Yildirim. Los otros tres combates, incluyendo la pelea contra Plant, fueron notables principalmente porque lo acercaron a su ambición declarada de reclamar cada uno de los cuatro principales campeonatos de 168 libras. No fueron fáciles de vender, ya que se esperaba que el combate contra Plant no alcanzara el millón de compras de pago por evento que una vez fue el estándar de las grandes promociones.

¿Cuántas veces más podrá Álvarez vender una pelea en la que la línea principal de la historia pertenece a un soporte físico de valor cuestionable?

El único rival que merece la pena para él en el peso supermedio sería Golovkin, contra el que Álvarez tiene un empate y una disputada victoria por decisión. Pero Golovkin cumple 40 años en abril, lo que podría disminuir el apetito del público por una tercera pelea entre ellos.

Pero la amenaza de la indiferencia podría ser preferible al tipo de peligros que Álvarez encontraría en las 175 libras.

Canelo Alvarez
Canelo Álvarez con los cinturones de su título tras la victoria del sábado.
(Steve Marcus / Associated Press)

Hace dos años, peleó en ese peso y se anotó un electrizante nocaut contra Sergey Kovalev, un boxeador otrora formidable que fue destruido mental y físicamente por Andre Ward. La victoria sobre Kovalev podría haber convencido a Álvarez de que puede prosperar como peso semipesado. Puede que tenga razón. Pero cuando los boxeadores suben una división de más o se enfrentan a un oponente más pesado, recuerdan por qué están divididos por peso.

El diminuto González fue posiblemente el mejor boxeador de la última década, el nicaragüense ganó campeonatos mundiales en 105, 108, 112 y 115 libras. El último salto fue uno de más. Le tiró con todo a Carlos Cuadras en su pelea de 2016 pero no pudo noquearlo. González perdió por decisión ante Srisaket Sor Rungvisai en su siguiente pelea. Rungvisai lo noqueó en la revancha.

García y Lomachenko también fueron campeones dominantes, que subieron de peso en busca de mayores desafíos, solo para ser derrotados por oponentes menos hábiles pero más pesados, García por el peso welter Errol Spence y Lomachenko por el peso ligero Teofimo López.

El rival más atractivo en las 175 libras para Álvarez sería el estadounidense de origen mexicano David Benavidez. Benavidez, de 24 años, no es un púgil tan refinado como Álvarez, pero es un fenómeno físico. Si Álvarez tuvo problemas para derribar a Plant, no va a poder detener a Benavidez.

Benavidez perdió su versión del título de las 168 libras porque no cumplió con el peso. Teóricamente podría pelear con Canelo en esa división, pero seguiría gozando de importantes ventajas físicas.

Tal vez Álvarez pelee con Benavidez y gane. Pero las consecuencias de enfrentarse a un púgil más pesado no siempre son inmediatas. Manny Pacquiao peleaba como peso welter cuando decidió subir de división para enfrentarse a Antonio Margarito. Pacquiao ganó, pero no sin pagar un precio. En retrospectiva, es probable que el castigo que recibió de Margarito contribuyera a su posterior declive.

Con su historial de invitar al peligro, Álvarez se imagina que peleará contra Benavidez en algún momento. Pero si no lo hace -al igual que Mayweather, un peso ligero que nunca luchó contra Margarito- no se le debería culpar por ello. Las divisiones de peso existen por una razón.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio