Cómo la exigente preparación convirtió a Shohei Ohtani de los Angels en el JMV unánime

Shohei Ohtani
Can Angels pitcher/slugger Shohei Ohtani repeat the incredible two-way numbers he posted in 2021? Those closest to him believe he will.
(Harry How / Getty Images)
Share

¿Puede el lanzador/toletero de los Angels, Shohei Ohtani, repetir los increíbles números bidireccionales que lo convirtieron en el JMV unánime de la Liga Americana? Los más cercanos a él creen que lo hará.

Shohei Ohtani estaba rodeado por todos lados.

El comisionado Rob Manfred lo flanqueaba por un hombro. El intérprete Ippei Mizuhara lo seguía cerca del otro. Y a su alrededor, una horda de miembros del personal de las Grandes Ligas esperaba en un círculo de gran tamaño, llevando al estelar bateador de los Angels a través de un pasillo abarrotado en el Minute Maid Park de Houston, minutos antes del juego de apertura de la Serie Mundial del mes pasado.

No hay muchas ocasiones en las que los jugadores de béisbol se parezcan tanto a las estrellas de cine, su simple presencia atrae la atención hacia su órbita.

Pero no existen muchos jugadores de béisbol como Ohtani, cuya temporada 2021 con los Angels no solo capturó la imaginación del deporte, sino que redefinió los límites de lo que alguna vez pareció posible lograr para un solo jugador.

Anuncio

Es por eso por lo que se convirtió en una de las mayores atracciones de la liga este año, bateando 46 jonrones con 100 carreras impulsadas, mientras que también ponchó a 156 bateadores con un promedio de 3.18 carreras ganadas en 23 lanzamientos.

Es por eso por lo que Manfred convocó a Ohtani frente a docenas de miembros de los medios de comunicación antes del Clásico de Otoño, utilizando el escenario nacional para anunciar al jugador de 27 años como el 16º receptor del Premio Especial al Logro Histórico del Comisionado.

Y es por eso por lo que, el jueves por la noche, Ohtani no solo ganó el MVP de la Liga Americana como se esperaba, sino que lo hizo por unanimidad al obtener los 30 votos del primer lugar.

Su actuación fue así de inédita. Así de histórica. Así de única.

“Recibirlo por unanimidad lo hace mucho más especial”, dijo Ohtani, a través de Mizuhara, “y me ayuda a mantenerme motivado para poner grandes números para mí y el equipo”.

Después de que Bryce Harper, de los Filis de Filadelfia, fuera nombrado como el MVP de la Liga Nacional, superando a Juan Soto, de los Nacionales de Washington, y a Fernando Tatis Jr, de los Padres de San Diego, Ohtani sonrió mientras su histórica selección era anunciada por el miembro del Salón de la Fama Frank Thomas.

Anuncio

Ohtani se convirtió en el cuarto jugador de los Angels en ganar un premio MVP, uniéndose a Don Baylor (1979), Vladimir Guerrero Sr. (2004) y Mike Trout (2014, 2016, 2019); el segundo receptor nacido en Japón, después de Ichiro Suzuki en 2001; y la 19ª selección unánime, una hazaña lograda por última vez por Trout en 2014.

Sin embargo, ningún ganador anterior tuvo una temporada como la suya.

Los Angeles Angels' Shohei Ohtani claps his hands together as he crosses home after a solo home
Angels’ Shohei Ohtani crosses home after a solo home run against the Seattle Mariners on Oct. 3.
(Elaine Thompson / Associated Press)

Y ahora, a medida que el otoño se convierte en invierno, y el trance mítico de su memorable temporada se desvanece en el pasado, hay una pregunta sobre el futuro.

¿Fue solo un año mágico, una explosión asombrosa pero insostenible que nunca más se repetirá? ¿O puede Ohtani mantener realmente esas alturas atmosféricas, y convertir un reto que antes parecía imposible en un acontecimiento anual?

Cuando se le preguntó esa noche en Houston, Ohtani se desvió inicialmente, tratando de restar importancia a las especulaciones sobre el futuro. Pero finalmente, dio una respuesta, dejando claras sus expectativas de futuro.

“Me siento bastante seguro de poder repetir lo que hice este año”, señaló Ohtani. “Solo tengo que salir a jugar todos los días y hacer buenos números. Creo que podré tener al menos una temporada similar a la de este año”.

Hace doce meses, el futuro de Ohtani en ambos roles estaba en duda.

Todavía no había regresado por completo al montículo después de someterse a la cirugía Tommy John al final de su temporada de novato en la MLB en 2018. Su juego en el plato estaba sufriendo a raíz de una cirugía de rodilla que acortó su campaña 2019.

Cuando el gerente general Perry Minasian fue contratado hace un año, muchas de sus primeras conversaciones con los entrenadores y el personal alrededor del club giraron en torno a cómo aprovechar el tentador talento de Ohtani, y de qué manera utilizarlo en 2021.

Anuncio

En poco tiempo, el ahora bien documentado plan de los Angels se cristalizó: Eliminaron las restricciones sobre el uso de Ohtani, quitando las reglas establecidas sobre la frecuencia con la que subía al montículo, cuándo tomaría días libres, así como otras más, y en su lugar determinaron su carga de trabajo en función de cómo se sintiera durante el año.

Reflexionando sobre esas discusiones durante las reuniones de gerentes generales de la liga en Carlsbad, California, la semana pasada, Minasian sonrió al ver cómo se desarrolló todo.

“Obviamente”, dijo, “funcionó”.

En efecto, la producción de Ohtani fue asombrosa.

Participó en 158 partidos. Lanzó más de 130 entradas. Evitó estar en la lista de lesionados. Y solo se perdió un puñado de lanzamientos debido a contratiempos aleatorios, como una ampolla en el dedo en abril y un dolor en el pulgar al ser golpeado por una bola en el banquillo en julio.

También mostró pocos signos de fatiga. Sus números como lanzador mejoraron a medida que avanzaba la temporada, gracias a un mejor dominio de su bola rápida y a la capacidad de trabajar más profundamente en los partidos. En el plato, su única caída prolongada se produjo en agosto y a principios de septiembre.

“Pensando en el pasado, no hubo ningún momento de la temporada en el que me sintiera realmente cansado o fatigado”, indicó Ohtani antes del último partido del equipo. “Pude jugar a diario con buen ritmo. Simplemente mantuve eso durante toda la temporada”.

Las estadísticas finales de Ohtani también incluyeron un promedio de bateo de .257, un porcentaje de bateo de .965, 26 bases robadas y 96 caminatas como bateador, además de un impresionante récord de 9-2 y 1.09 caminatas, así como hits por entrada como lanzador. Atribuyó gran parte del éxito a su programa de entrenamiento de la pasada temporada baja.

Por primera vez en su carrera en la MLB, no estaba cuidando de una lesión o en proceso de rehabilitación, lo que le permitió esforzarse de una manera que no pudo en años anteriores.

Aceleró su programa de lanzamientos, integrando sesiones de bullpen a principios de la temporada baja. También realizó más prácticas de bateo en vivo, tratando de rectificar los problemas mecánicos que lo aquejaron durante la temporada 2020, la peor de su carrera en el plato.

Anuncio

Angels' Shohei Ohtani smiles in the dugout during a game against the Texas Rangers
Shohei Ohtani smiles in the dugout during a game against the Texas Rangers on Sept. 6 at Angel Stadium.
(Marcio Jose Sanchez / Associated Press)

Las visitas al centro de entrenamiento Driveline, cerca de Seattle, ayudaron a esos esfuerzos. También lo hizo un plan dietético refinado -que incluyó análisis de sangre para determinar qué alimentos eran los mejores para su sistema- que le ayudó a añadir peso y construir músculo, especialmente en su mitad inferior.

Los beneficios empezaron a notarse en los primeros entrenamientos de primavera. Alcanzó las 100 mph en su tercera sesión de bullpen. En la primera semana de la Liga del Cactus ya estaba bateando cuadrangulares de 460 pies.

Y una vez que comenzó la temporada regular, mezcló una rutina efectiva en su nuevo horario de juego diario con los Angels. En lugar de tomar la tradicional práctica de bateo antes del juego en el campo, conservó la energía con sesiones eficientes en las jaulas de bateo del club.

“Este chico es una máquina bien engrasada”, expresó el entrenador de bateo Jeremy Reed. “Desde el primer día, cuando lo vi por primera vez hasta ahora, sigue mejorando”.

Entre cada inicio de lanzamiento, Ohtani sustituyó las tradicionales sesiones laterales en el bullpen por un trabajo de ejercicios con pelotas con peso en el campo exterior mientras Mizuhara controlaba su esfuerzo con la ayuda de una pistola de radar y las lecturas digitales de una pequeña banda negra que Ohtani llevaba alrededor del codo.

“Se autorreguló muy, muy bien”, dijo el entrenador de lanzadores Matt Wise. “Todo el mundo dice: ‘Nadie ha hecho esto antes’. Pero la forma en que lo manejó le permitió hacer lo que hizo”.

También hubo una comunicación constante con el gerente Joe Maddon, Minasian y otro personal del equipo en forma de textos casi diarios y conversaciones en persona (generalmente con la ayuda de Mizuhara) para asegurarse de que Ohtani se mantuviera físicamente fuerte y mentalmente fresco.

“Realmente se conoce muy bien”, señaló Maddon al final de la temporada. “Creo que ese es el factor que contribuye. Ese es el ingrediente principal”.

Esto convirtió a Ohtani en la elección unánime de los votantes del MVP de la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos, que lo eligieron por encima de sus compañeros finalistas Vladimir Guerrero Jr. y Marcus Semien de los Blue Jays de Toronto.

Anuncio

También dejó a los más cercanos a Ohtani alineados al final del año: Mientras se mantenga sano, no hay muchas dudas de que podrá volver a hacerlo todo.

Shohei Ohtani's translator, Ippei Mizuhara, measures Ohtani's throwing speed using a pocket radar.
(Courtesy of Angels Baseball)

“Eso es lo que se propuso hacer”, comentó Nez Balelo, agente de Ohtani en CAA Sports. “Creo que solo estamos empezando a arañar la superficie. Será divertido verlo salir y hacerlo año tras año. Porque eso es lo que quiere hacer”.

“Considero que es sostenible desde ambos lados”, se hizo eco Maddon, quien dice que piensa que Ohtani podría potencialmente lanzar de 40 a 50 entradas adicionales el próximo año y beneficiarse en el plato con la protección de la alineación de un Mike Trout y Anthony Rendon saludables.

Minasian, quien señaló que prevé pocos cambios en el uso de Ohtani la próxima temporada, compartió la misma creencia. Sabe que lo que presenció este año fue histórico, más que digno de todos los aplausos, el hardware y la atención que vino con él.

Pero dice que también cree que cuenta con muchas posibilidades de repetir sus logros, y que tiene la esperanza de que podría ser el comienzo de una extraordinaria carrera de Ohtani y no el final.

“Esa es una gran razón por la que hablamos de dejarle jugar a diario sin reglas establecidas. Simplemente disfrutar del juego, ir a divertirse”, subrayó Minasian. “Eso es lo que hizo. Y no veo ninguna razón por la que eso no pueda continuar”.

To read this story in English, click here