Anuncio
Share

Nuevo mariscal de campo de los Rams pero la misma mala suerte de Lambeau cuando los Packers les propinan su tercera derrota consecutiva

El corredor de los Packers A.J. Dillon es felicitado por el centro Lucas Patrick (62)
El corredor de los Packers A.J. Dillon es felicitado por el centro Lucas Patrick (62) después de anotar un touchdown contra los Rams.
(Kamil Krzaczynski / Associated Press)

(Kamil Krzaczynski / Associated Press)

Si ocurrió una vez, considérelo un error. Una aberración.

Cuando ocurre dos veces seguidas, tal vez sea una coincidencia. Quizá mala suerte.

¿Tres partidos consecutivos?

Eso es una tendencia.

Anuncio

Y no se equivoquen: Los Rams y el mariscal de campo Matthew Stafford tienen una tendencia a la baja.

El domingo contra los Packers de Green Bay, por tercera vez en tres partidos, Stafford cometió dos costosas pérdidas de balón. Por tercer partido consecutivo, un rival atrapó una intercepción para un touchdown.

Y los Rams perdieron, 36-28, ante una multitud de 77.948 personas en el Lambeau Field, extendiendo su racha de derrotas a tres partidos.

Los Rams, un equipo cargado de estrellas que alguna vez fue considerado entre los favoritos para jugar en el Super Bowl LVI en el Sofi Stadium, en lugar de eso cayeron a 7-4 y se alejaron aún más de la posibilidad de llegar a los playoffs de la NFC.

A estas alturas, con seis partidos restantes, los playoffs también podrían estar en duda a menos que los Rams vuelvan a tener la actuación que tuvieron a principios de la temporada.

“Nos quedan seis, seguro”, dijo el entrenador Sean McVay. “Eso es mucho y la historia aún no está escrita.

“Tenemos con qué hacerlo”.

McVay podría haber estado tentado de arrepentirse de sus palabras después de ver la actuación de su veterano mariscal de campo.

Stafford perdió un balón suelto en el primer cuarto, y los Packers convirtieron el error en un touchdown para una ventaja que nunca abandonaron. Después de que Stafford llevara a los Rams de vuelta a 13 puntos al final del tercer cuarto, el esquinero de los Packers Rasul Douglas recogió un pase y lo devolvió para un touchdown.

Green Bay Packers receiver Davante Adams tries to get past Rams Jalen Ramsey (5) and Troy Reeder.
Green Bay Packers receiver Davante Adams tries to get past Rams Jalen Ramsey (5) and Troy Reeder.
(Matt Ludtke / Associated Press)

El año pasado, ese tipo de errores llevó a un perturbado McVay a llamar al ex mariscal de campo Jared Goff. Ese tipo de errores hicieron que Goff fuera traspasado a los Lions de Detroit, a cambio de Stafford.

Cuando se le preguntó en qué momento haría lo mismo con Stafford, McVay hizo una férrea defensa de su mariscal de campo.

“No estoy interesado en revisar el pasado y algunas de las cosas que no siempre han salido como queríamos”, dijo McVay, y agregó: “Tengo una gran confianza en este tipo - y no voy a sentarme aquí a criticar a nuestros jugadores. ... Tengo total confianza y creo en Matthew Stafford, y pienso que la narrativa que todo el mundo quiere lanzar, seis pérdidas de balón - todos ellos tienen una historia totalmente diferente y no todos son su culpa”.

Stafford negó un informe emitido por televisión que decía que estaba luchando con problemas de espalda, tobillo y brazo. Antes de que los Rams perdieran ante los Titans de Tennessee, Stafford se sentó en los entrenamientos por una rigidez en la espalda. Sufrió un esguince en el tobillo izquierdo en ese partido, pero no pareció perjudicarle en las derrotas ante los 49ers de San Francisco y los Packers.

Y su brazo parecía bastante fuerte el domingo en un pase de touchdown de 79 yardas a Van Jefferson y un pase de touchdown de 54 yardas a Odell Beckham Jr.

Stafford completó 21 de 38 pases para 302 yardas y tres touchdowns.

“Me siento bien”, dijo cuando se le preguntó sobre el reporte, reconociendo el tiempo que se perdió por la rigidez en la espalda. “El resto de mi cuerpo, ¿está al 100%? No. Tampoco lo está el de nadie en esta liga a estas alturas de la temporada”.

Sin embargo, es evidente que algo no va bien con el 13º profesional. Hace cuatro semanas, estaba a la cabeza de la conversación sobre el jugador más valioso después de llevar a los Rams a un comienzo de 7-1. Ahora han perdido tres seguidos por primera vez desde 2019, la única ocasión que el equipo de McVay se perdió los playoffs.

A Stafford, la selección número 1 del draft de 2009, se le preguntó si alguna vez experimentó tener intercepciones devueltas para touchdowns tres partidos seguidos.

“He tenido algunas etapas difíciles en mi carrera, no hay duda”, dijo. “Participar en este juego el tiempo suficiente te humilla. ... ¿Es decepcionante cuando sales y juegas así? Por supuesto.

“Hubo algunas cosas buenas, pero demasiadas cosas malas para que tuviéramos la oportunidad de ganar a un buen equipo como Green Bay”.

El mariscal de campo de los Packers, Aaron Rodgers, dijo la semana pasada que estaba jugando con una fractura en el dedo del pie. El domingo completó 28 de 45 pases para 307 yardas y dos touchdowns. También corrió para un touchdown y los Packers (9-3) se mantuvieron en la lucha por el primer puesto de la NFC por segunda temporada consecutiva.

La temporada pasada, los Rams perdieron ante los Packers en Lambeau Field en un partido de la ronda de división de la NFC. Con el objetivo de obtener un resultado diferente el domingo, se vieron frustrados por las pérdidas de balón de Stafford y un fumble de J.J. Koski.

Pero además de los errores en la ofensiva y en los equipos especiales, un frente defensivo que cuenta con Aaron Donald, Von Miller y Leonard Floyd registró solo un error mientras se enfrentaba a una línea de los Packers agotada por las lesiones.

Los Rams nunca estuvieron cerca de interceptar un pase.

Cuando se le preguntó cómo era el estado de ánimo después de que un equipo con tan altas expectativas sufriera una tercera derrota consecutiva, el esquinero Jalen Ramsey dijo: “No es un buen estado de ánimo, puedo decirlo”.

“Tenemos compañeros que son demasiado buenos para que perdamos partidos así", dijo, y añadió: “Solo tenemos que hacerlo bien”.

Tal vez lo hagan el domingo contra los Jaguares de Jacksonville, en dificultades, en el estadio SoFi. Luego hay un viaje para jugar contra los Cardinals de Arizona, líderes de la NFC-Oeste. El calendario también incluye viajes por carretera en el fin de semana de vacaciones para jugar contra los Vikings de Minnesota y los Ravens de Baltimore, junto con partidos de división en casa contra los Seahawks de Seattle y los 49ers.

“Ahora mismo no paran la temporada”, dijo Stafford. “Queda mucho balón y pueden pasar infinidad de cosas”.

Para Stafford y los Rams, será mejor que esas cosas empiecen a ser buenas de nuevo.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio