Anuncio
Share

Raúl Arvizu, entrenador de Brandon Moreno, recuerda cuando su pupilo peleaba por $500

El sábado por la noche será una noche muy especial para Raúl Arvizu, entrenador de Brandon Moreno y fundador de Entram Gym en Tijuana. En UFC 270 del Honda Center de Anaheim, el pionero de las artes marciales mixtas en México contará con cuatro de sus peleadores: la argentina Silvana Gómez Juárez, el mexicano Genaro Valdez, el ecuatoriano Michael Morales y por supuesto, Moreno, quien defenderá su título mundial de peso mosca ante el brasileño Deiveson Figueiredo.

El duelo de Figueiredo y Moreno será el duelo coestelar en una velada protagonizada por Francis Ngannou y Cyril Gane en peso pesado.

“Hubo una etapa en mi carrera como entrenador que no sabía si iba a llegar a ese nivel”, reconoció Arvizu, nacido en San Diego, California, y cuya carrera como peleador fue muy corta, al hacer solamente cuatro peleas.

Tras su última pelea como profesional, Arvizu fundó un gimnasio humilde en Tijuana en 2005, con solamente un costal y unas manoplas. Hoy en día, está encarando a gimnasios elite del MMA en la compañía más grande del deporte, UFC.

El pionero de las MMA en México dijo que será difícil estar al tanto de sus cuatro peleadores en el Honda Center pero que es un “problemón bueno”.

Anuncio

Arvizu dijo que Moreno, el primer campeón de UFC nacido en México, es producto de una clase de niños que empezó cuando abrió su gimnasio. La clase de niños no duró mucho porque se empezó a enfocar en los adultos, pero Moreno siguió entrenando en el gimnasio.

“Siempre, siempre estaba en el gimnasio, todos los días. Estoy hablando desde los 13 años”, indicó Arvizu momentos después de ver a su pupilo dar el peso para lo que será el tercer enfrentamiento ante el brasileño Figueiredo.

Arvizu señala que Moreno, de niño, amaba el gimnasio y que incluso cuando estaba engripado iba sus instalaciones a entrenar y descansaba en un sofá en el pasillo, junto con sus cobijas y computadora, pues se sentía como en casa.

Arvizu comenzó con varios peleadores amateurs a los que enviaba cada mes a torneos de jiu jitsu y kickboxing, pues no existían muchas competencias de MMA en México. Al debutar a Moreno a los 17 años tampoco encontró muchas competencias en las 125 libras, por lo que el “Bebé Asesino” tuvo que pelear muchas veces fuera de su división y en diferentes disciplinas. Eso hizo que Moreno tuviera casi 40 peleas como amateur en kickboxing, boxeo y jiu jitsu.

“Lo que mucha gente no sabe es que Brandon su base es jiu jitsu. El compitió mucho en jiu jitsu y eso es muy importante”, aclaró el entrenador. “Nunca fue súper talentoso, pero fue súper trabajador y nunca dejó de evolucionar. Hace seis o siete años atrás todavía estábamos yendo a eventos peleando por 500 dólares. Yo creo que es un ejemplo para toda la gente del gimnasio”.

En la primera pelea en Las Vegas ante Figueiredo, Brandon ganó $180,000. En la segunda contienda obtuvo un salario base de $200,000, más un bono de $100,000.

De cara al tercer duelo, Arvizu declaró que mucho depende cómo saldrá Figueiredo, pues en la segunda contienda no tuvo un buen plan y el entrenador del mexicano sabía que iba a ganar su pupilo. Ahora, esperan a un Figueiredo más concentrado.

“Igual, depende mucho cómo venga él. Ya sabemos cómo viene Brandon”, añadió.


Anuncio