Exjugador del Atlas, Oswaldo Sánchez, lamenta los hechos en Querétaro: esto no es el futbol mexicano

Santos' goalkeeper Oswaldo Sanchez
En su época de jugador, Oswaldo Sánchez, también vivió un momento de violencia durante un partido en Torreón ante el Morelia. Pero dice que lo vivido el sábado en Querétaro es algo totalmente diferente.
(Christian Palma / Associated Press)
Share

A Sánchez le tocó vivir un caos también el 20 de agosto de 2011 cuando jugaba para Santos Laguna y en un duelo ante el Monarcas Morelia se dio un cruce violento a las afueras del Estadio Corona

Oswaldo Sánchez, un exportero mundialista con la selección mexicana y muy recordado exarquero de equipos como Chivas, Atlas y América, no podía creer lo que veían sus ojos el sábado por la tarde cuando observaba las imágenes de las múltiples peleas en el Estadio La Corregidora de Querétaro, un estadio mundialista que fue testigo del violento choque entre las barras del Querétaro y Atlas en la Liga MX. El saldo hasta ahora es de 26 heridos, aunque 19 de ellos ya han sido dados de alta, cinco están en estado delicado y uno grave. Milagrosamente, no se han reportado fatalidades.

A Sánchez le tocó vivir un caos también el 20 de agosto de 2011 cuando jugaba para Santos Laguna y en un duelo ante el Monarcas Morelia se dio un cruce violento a las afueras del Estadio Corona. Se escucharon sonidos de balas, lo que provocó el pánico entre los aficionados, jugadores y cuerpo técnico, quienes invadieron la cancha de juego. El hecho fue relacionado al narcotráfico.

El sábado, parecía algo aún peor.

Barras de Querétaro y Atlas chocaron entre sí en las gradas, el cual tenía muy poca supervisión de los agentes de seguridad, y la batalla campal se trasladó a la cancha después de que el partido se había suspendido. Niños y mujeres estuvieron en peligro.

Sánchez, quien debutó con el Atlas en 1993 y que jugó con los Rojinegros en tres temporadas, dijo que esa “no era la realidad del futbol mexicano, pero es la realidad de los problemas sociales que existen en México”.

Anuncio

“Hay grupos en conflicto entre bandalos que utilizan el futbol para hacer sus desmanes”, indicó Sánchez a Los Angeles Times en Español. “Me cae mal esto porque pasa en el futbol mexicano, porque había familias en el estadio, porque fue uno de los sábados más tristes de mi vida, porque vi las escenas brutales, descomunales. Porque esas imágenes no solamente dieron vuelta a México sino al mundo”, declaró el tres veces mundialista.

“Me cae mal esto porque pasa en el futbol mexicano, porque había familias en el estadio, porque fue uno de los sábados más tristes de mi vida, porque vi las escenas brutales, descomunales. Porque esas imágenes no solamente dieron vuelta a México sino al mundo”

— Oswaldo Sánchez, exportero del Atlas, Chivas, América y Selección Mexicana

Desde su punto de vista, los hechos en La Corregidora fueron un caso aislado porque nunca había pasado algo similar, con gente peleando a la luz del día y enfrente de las cámaras de televisión.

El duelo entre Atlas y Querétaro tiene una historia de rivalidad y era de alto riesgo pues en 2007, los Rojinegros vencieron a los Gallos Blancos en el Estadio Jalisco y los mandaron al descenso, situación que aumentó el rencor entre ambas porras.

Hasta el momento, el presidente de la Liga MX, Mike Arriola, ha declarado que las porras visitantes no podrán acudir a los estadios, y el futuro de los “grupos de animación” será discutido en la junta de dueños del martes.

Para Sánchez, la solución probablemente sea no tener barras en los estadios, pues es mejor darle prioridad a las familias y evitar este tipo de grupos de estilo sudamericano, pues estas “incitan mucho a la violencia”.

Anuncio

“Las barras tienen 20 años en México y en lo personal no estoy de acuerdo con ellas, porque son agresivos, porque insultan de más, además este es un precedente que no se puede repetir”, indicó Sánchez, actual comentarista de TUDN en Estados Unidos. “Yo lo que creo es que el Gobierno tiene que invertir más en la educación, en seguridad, y en salud”.

Para Sánchez, el gobierno debería de invertir mejor en los policías, para que, si se dan incidentes como los del sábado, hagan su trabajo correctamente.

“Hay imágenes en donde hay policías que nada más estaban sentado, hablando por teléfono, ¿por qué? Por qué en México un policía en México gana muy poco, no hay apoyo para ellos, no los justifica, pero a lo mejor debería estar mejor sus salarios, porque de repente pueden arriesgar su vida”.

“El tema de educación es importante para evitar el vandalismo, porque el que se prepara no comete este tipo de atrocidades”, añadió el exarquero de Chivas y América.

A Hermosillo le sorprende la magnitud de la violencia

United State’s Cobi Jones (13) argues with
Carlos Hermosillo (27), de México, discute con Cobi Jones, de Estados Unidos, durante un partido de 1997 en Pasadena.
(Michael Caulfield / Associated Press)

A otro legendario exjugador del futbol mexicano, Carlos Hermosillo, reconoce que ya había visto incidentes de violencia en la liga mexicana, pero no de la magnitud de la que vio el sábado en La Corregidora.

“Me sorprende que fueran tan caníbales. Me sorprende que no hubo la cordura y que no existió la vigilancia necesaria para este tipo de eventos que se sabían que era de alto riesgo. Me dejó en shock por dos días. Hoy empiezo a hablar de esto porque me quedé muy sorprendido”.

“Me sorprende que fueran tan caníbales. Me sorprende que no hubo la cordura y que no existió la vigilancia necesaria para este tipo de eventos que se sabían que era de alto riesgo. Me dejó en shock por dos días”.

— Carlos Hermosillo, exjugador de Cruz Azul, América y Selección Mexicana

“Me quedé muy sorprendido porque te imaginas que sales de tu casa para ir a ver un partido con tu esposa, con tus hijos, con ilusión de pasarla juntos, de divertirte y disfrutar, pero con lo que te vas encontrando, con que a lo mejor no sabes si regresas o no a tu casa. No lo puedes entender”, añadió uno de los goleadores mexicanos más importantes.

En México ya habían sucedido otros incidentes como cuando aficionados del América invadieron la cancha en un duelo ante el Sao Caetano de Brasil en la Copa Libertadores de 2004 o durante un duelo del año pasado entre Chivas y Atlas en el Estadio Jalisco cuando hubo una batalla campal.

Anuncio

Hermosillo también recuerda que uno de los amigos de su hijo que portaba una camiseta del América le contó que lo habían confrontado algunos aficionados de los Pumas y que lo obligaron a quitarse la playera si es que no quería que lo golpearan. Pero nada de lo anterior se asemeja a lo ocurrido el sábado.

“Ya había antecedentes, pero no de tal magnitud. En esta ocasión son delincuentes”, declaró Hermosillo, exjugador de la selección mexicana, a Los Angeles Times en Español.

Hermosillo pidió medidas drásticas para acabar con la violencia en los estadios en México y suplicó que no se pierda todo en la política.

“Nosotros como sociedad hay que colaborar, ayudar y señalar a este tipo de delincuentes para que terminen presos”, aseveró el ahora comentarista de Telemundo.