Share
Deportes

Recordando a Tyler Skaggs en sus días con la preparatoria de Santa Mónica

 Tyler Skaggs

 Tyler Skaggs, durante su tiempo en SAnta Mónica. 

(LOS ANGELES TIMES)

Tyler Skaggs era un muchacho libre, fácil de hablarle durante su adolescencia en Santa Mónica cuando lo conocí por primera vez en 2008 después de escuchar de un chico alto, que se estaba desarrollando muy rápido como un lanzador prospecto de béisbol en la preparatoria.

Cuando me enteré de que era hijo de la entrenadora de softbol Debbie Skaggs, todo comenzó a tener sentido.

Su mamá fue maestra de educación física por más de 20 años. Le enseñó cómo ser excepcional y respetuoso adentro y fuera del campo de juego. Las calificaciones importaban. Los esfuerzos importaban. La competencia importaba.

En Santa Mónica High, su velocidad siguió aumentando, tanto que el béisbol profesional, en lugar que el béisbol colegial, se convirtió en su primera opción. Fue llevado a los Angels como la selección 45 del draft adicional en 2009.  

Anuncio

Su familia y él estaban muy emocionados, aunque existieron obstáculos y adversidades durante su camino a las Grandes Ligas. Lo canjearon a los Diamondbacks de Arizona en 2010, luego lo regresaron a los Angels en 2013. Tuvo una cirugía que requirió de Tommy  John. Pero siempre tenía mucha energía y con una mamá que sabía cómo lidiar con los altibajos, no había forma de no encontrar el camino al éxito. 

Yo lo veía y me gustaba que le fuera bien desde lejos. Hace unos días, vi en Twitter un video chistoso de él entrevistando a Shohei-Ohtani tratando de encontrar apoyo para que Tommy La Stella estuviera en el Juego de las Estrellas. 

La tristeza que sentí y de aquellos que tocó durante su vida será inmensa después de conocer sobre su muerte. Siento mucho lo que ha pasado por su familia más que todo. Recordaré siempre esa sonrisa y el espíritu que siempre enseñó durante sus días en Santa Mónica High. La playa, el océano, el aire- ayuda a crear una personalidad que la gente quiere. Nos dejó pero no será nunca olvidado. Ahora es el tiempo de recordar todas las alegrías que nos dejó durante sus 27 años. 


Anuncio