Anuncio
Share
EEUU

Escondidos ante las redadas de ICE: ‘La gente está aterrorizada de salir a la calle’

ICE
Agentes de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. detienen a un sospechoso durante un control, en 2017, en Los Ángeles (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU.).

El primer día de los operativos de ICE, largamente anunciados por parte del presidente Trump, no derivaron en la gran cantidad de arrestos que algunos esperaban.

De hecho, a pesar de todo el palabrerío, solo hubo unas dispersas acciones de control en todo el país el domingo.

Pero las amenazas cambiaron la vida de muchos individuos en las comunidades inmigrantes.

Los residentes informaron que hubo menos personas en las calles, y varios culpan por ello al temor a las redadas de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Algunos inmigrantes sin autorización en el país eligieron no estar en la vía pública. La pregunta es si esto fue cuestión de un único día, o si continuará.

Anuncio

Santa Ana

En 4th Street, en Santa Ana, algunos vendedores ambulantes reportaron ventas pobres. Sylvia, que solo dio su primer nombre porque está en el país indocumentada, afirmó que sus ventas se habían reducido a la mitad, como mínimo. La mujer, que al mediodía por lo general tiene 30 clientes, el domingo había tenido solo 15 y ya eran las 2 p.m. “Está lento porque muchos se quedan en casa”, afirmó. “Simplemente no vienen por lo que dicen en las noticias... por las redadas”.

Sylvia, que vive en Estados Unidos hace 15 años, hacía todo lo posible por mantenerse ocupada mientras acomodaba las botellas de refrescos en una gran tina de hielo. La mayoría de los vendedores tenían miedo de presentarse al trabajo, pero lo hicieron de todos modos, expresó. “No tengo papeles, pero dejo mi destino en las manos de Dios. Si Dios dice que tengo que regresar a México, regresaré”, afirmó.

Koreatown

Anuncio

Edgar Barrera se dio cuenta de que Koreatown estaba más tranquilo que de costumbre el domingo. Menos personas asistieron al servicio de la iglesia por la mañana. No vio a muchas familias caminando por las calles, y las cercanas panaderías guatemaltecas y salvadoreñas estaban prácticamente vacías, describió. “Ha estado totalmente en silencio por aquí desde ayer”, expuso. “La gente está aterrorizada de salir a la calle”.

Barrera, de 59 años, quien administra un negocio de envíos postales económicos a Guatemala, notó que menos clientes acudían a su tienda el domingo.

Aunque está en el país sin autorización, Barrera asegura que no dejará que el miedo cambie su forma de vida; trabaja siete días a la semana y no piensa hacer menos.

“No me puedo dar el lujo de no trabajar”, afirmó. “Tengo que pagar la renta. Tengo que pagar la comida... Mi madre está enferma y necesita medicamentos, y soy el único que puede pagar sus cuentas”.

La noticia de las redadas de ICE se extendió rápidamente a través de la comunidad guatemalteca, principalmente vía Facebook, relató.

Muchos miembros de la comunidad se quedaron en casa o encontraron diferentes formas de ocultarse. Barrera evitó conducir en las avenidas principales y tomó calles laterales para ir a trabajar. Pero, más allá de eso, no alterará demasiado su rutina. “Estoy cansado de huir todo el tiempo”, aseguró. “Confío en que, si mantengo la calma, no sucederá nada”.

Houston

A última hora del domingo, Venus Rodríguez contactaba a familias migrantes que habían permanecido refugiadas en sus casas y se preparaban para salir el lunes.

Anuncio

“Intentarán ir a trabajar porque necesitan el dinero. Es una situación aterradora para muchos de ellos”, expuso Rodríguez, de 43 años, organizadora comunitaria en el lado norte de Houston.

Si bien algunos funcionarios han dicho que solo los migrantes recientes con órdenes de deportación serán el foco de las redadas de ICE, expuso, “muchos de ellos no confían en eso. Piensan que podrían comenzar a detener gente”.

Brooklyn, Nueva York

El domingo por la mañana, los demócratas latinos de Sunset Park participaron en una “vigilancia de ICE”. Unos 50 voluntarios caminaban en parejas por el vecindario de Brooklyn y entregaban folletos de “conozca sus derechos”, que incluían información sobre el derecho a permanecer en silencio y a no abrir las puertas de sus hogares.

“Queremos mantener al vecindario informado de todo. Por eso personas que somos ciudadanos de Estados Unidos, como yo, recorremos las calles y difundimos información que puede ayudar a nuestra comunidad”, afirmó la organizadora Claudia Galicia.

Los participantes no observaron ninguna actividad de ICE el domingo, precisó. Esta semana, el grupo estará en las estaciones de metro cercanas todas las mañanas, en pos de que las personas se sientan seguras al ir y venir del trabajo, y para continuar difundiendo información sobre los derechos, dijo Galicia.

Pero el domingo, el miedo aún impregnaba las calles de Sunset Park. Galicia no recuerda haber visto el barrio tan vacío, especialmente en un fin de semana, indicó.

Aunque quiere que los miembros de la comunidad sigan llevando adelante sus vidas normalmente, sabe que eso es casi imposible en este momento. “Un vendedor ambulante me acaba de llamar para preguntarme si habrá redadas mañana”, comentó Galicia. “Todos están esperando para ver si hay otra redada... La gente está traumatizada”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio