Anuncio
Share
EEUU

Científicos identifican nueva fuente de contaminación del aire: pequeños fragmentos de microplástico

Scientists collecting snow samples from Arctic sea ice
Los científicos del Instituto Alfred Wegener recolectan muestras de nieve del Ártico. Las pruebas revelaron que incluso en esta ubicación remota, la nieve está contaminada con microplásticos.
(Mine Tekman / Alfred Wegener Institute)

Los científicos que tomaron muestras de nieve ártica aparentemente virgen descubrieron altos niveles de microplásticos que probablemente fueron transportados al norte por la atmósfera.

El descubrimiento, publicado en la revista Science Advances, apunta a una fuente inesperadamente alta de microplásticos en una de las regiones más remotas y vírgenes de la Tierra. También plantea preguntas preocupantes sobre las implicaciones ambientales y para la salud de la posible exposición a tales plásticos en el aire.

“Estaba realmente asombrado por las altas concentraciones”, dijo el autor principal Gunnar Gerdts, un microbiólogo marino en el Instituto Alfred Wegener en Alemania.

En la eliminación del dióxido de carbono del aire, los árboles son uno de nuestros aliados más fuertes en la lucha contra el cambio climático.

Cada año se producen unos 380 millones de toneladas métricas de plástico. Gran parte de él termina en la basura; de hecho, los expertos predicen que para 2050, el mundo arrojará 3.400 millones de toneladas métricas cada año, escribieron los autores del estudio.

Anuncio

El problema es que el plástico es altamente duradero, lo que significa que no se degrada fácilmente una vez que se arroja a un vertedero. Pero se puede dividir en pedazos cada vez más pequeños hasta que se convierta en microplástico, fragmentos que son más pequeños que 5 milímetros de tamaño.

Muchos países permiten que los desechos se filtren al medio ambiente, y ese plástico y microplástico pueden durar bastante tiempo y viajar mucho.

En la eliminación del dióxido de carbono del aire, los árboles son uno de nuestros aliados más fuertes en la lucha contra el cambio climático.

Los plásticos desechados han aparecido en las costas de islas remotas. Se han recolectado en el océano abierto, formando regiones contaminadas como el Gran Parche de Basura del Pacífico. Y de acuerdo con el trabajo anterior de Gerdts y sus colegas, incluso terminaron en el Ártico, una región que no debería haber sido afectada por la actividad humana.

Anuncio

“Encontramos muchos microplásticos, como concentraciones récord, y surgió la pregunta: ¿De dónde se origina el microplástico?”, dijo Gerdts. Sólo había dos sospechosos probables: “Es del agua o del aire”.

Una gran cantidad de plástico se mueve alrededor de las corrientes oceánicas, pero los investigadores han comenzado a demostrar que también puede circular en el aire. Los científicos han encontrado microplásticos en las consecuencias atmosféricas de ciudades como Teherán, Irán y Dongguan, China. Otro estudio en Francia encontró que la concentración de microplásticos depositados en la atmósfera se multiplicó por cinco después de que llovió, lo que sugiere que la precipitación puede desempeñar algún papel en sus movimientos.

Los astrónomos crearon un nuevo mapa tridimensional de la Vía Láctea. Revela que nuestra galaxia está deformada, con un disco estelar en forma de S.

Para averiguar cuánto microplástico había en el aire, Gerdts y sus colegas analizaron la nieve acumulada de los témpanos de hielo a la deriva en el estrecho de Fram al este de Groenlandia y del cercano archipiélago noruego de Svalbard. También recolectaron muestras de ciudades de Europa y de los Alpes para poder comparar los diferentes entornos.

Las muestras tomaron muchas rutas para llegar al laboratorio de investigación. Los científicos volaron en helicóptero o navegaron en bote a témpanos de hielo en el estrecho de Fram para recoger la nieve con una taza limpia y una cuchara de acero o cucharón de sopa. Los científicos locales recolectaron muestras en Svalbard transportándose en motos de nieve. Los miembros del equipo en Bremen, Alemania, usaron frascos de vidrio para colectar cuidadosamente polvo fresco de los automóviles con revestimiento blanco.

Collecting snow sample
Un investigador recoge una muestra de nieve en Bremen, Alemania. Los científicos del Instituto Alfred Wegener analizaron los microplásticos contenidos en la muestra.
(Melanie Bergmann, Alfred-Wegener-Institut)

Los científicos tuvieron cuidado de tomar muestras de nieve solamente en la superficie porque querían ver la cantidad de microplástico que se introdujo allí mediante nuevas precipitaciones. La nieve puede recoger pequeñas partículas y contaminantes y transportarlos a grandes distancias, y los investigadores querían saber si también estaban haciendo lo mismo con los microplásticos.

Luego, los investigadores utilizaron un tipo de espectroscopía infrarroja para determinar la composición de sus muestras.

Anuncio

El equipo encontró hasta 14.400 partículas microplásticas por litro de nieve ártica derretida. Eso no fue tan alto como las muestras europeas, que contenían hasta 154.000 partículas por litro, pero aún así fue inesperadamente alto para una región que se supone que está más allá de la influencia de los humanos, dijeron los investigadores.

Entre las partículas que los investigadores detectaron estaban el barniz, diferentes tipos de caucho, polietileno (el tipo de plástico en las bolsas de supermercado) y poliamida (un componente de materiales como el nylon y el Kevlar). Algunas muestras tenían sólo un par de tipos diferentes de polímero; otros tenían una docena.

También hubo diferencias de composición en diferentes lugares. Las muestras árticas contenían principalmente caucho de nitrilo, acrílicos y pintura. La nieve que estaba cerca de un camino rural en Baviera tenía varios tipos de caucho, algunos de los cuales a menudo se encuentran en los neumáticos de los automóviles, entre otras cosas.

Snow samples from Arctic sea ice
Los científicos del Instituto Alfred Wegener recolectan muestras de nieve en el Ártico. Incluso en el Ártico, la nieve está contaminada con microplásticos.
(Mine Tekman, Alfred-Wegener-Institut)

Las partículas eran muy pequeñas, con un tamaño que oscilaba entre 475 micras (menos de medio milímetro) y sólo 11 micras. Un 80% de esas partículas midieron 25 micrones o menos. Y a medida que las partículas se fueron haciendo más pequeñas, generalmente crecieron en número. Esto sugiere que puede haber muchas más partículas incluso más diminutas que el límite de detección de 11 micras de los científicos.

El plástico y los microplásticos se han considerado contaminantes marinos y acuáticos, que terminan en vías fluviales, océanos y en los animales que viven en ellos. Pero las partículas en el aire encontradas en este estudio se suman a un creciente cuerpo de evidencia que sugiere que los microplásticos podrían estar contribuyendo a la contaminación del aire y, por lo tanto, afectando la salud de la vida en la Tierra, incluidos los humanos.

Por supuesto, los microplásticos que terminan en el Ártico no simplemente desaparecen, dijo Chelsea Rochman, una ecóloga de la Universidad de Toronto que no participó en el estudio.

“El Ártico es un ecosistema increíblemente frágil que está bajo mucho estrés”, dijo. “Con el cambio climático, donde se derrite el hielo, es posible que haya más plásticos biodisponibles que cuando está encerrado en el hielo”.

Anuncio

Esto significa que el plástico podría estar llegando a las cadenas alimenticias que incluyen comunidades inuit, dijo Rochman. Algunas de las personas con las que trabaja ya están preocupadas de que sus fuentes de alimentos hayan sido contaminadas.

Más allá de examinar las condiciones en el Ártico, los nuevos hallazgos ofrecen una perspectiva más global sobre lo que podría llamarse un “ciclo plástico”, agregó.

“Los microplásticos están en todas partes, son ubicuos y están rotando en el ciclo del agua, y deberíamos pensar en esto de manera más amplia”, dijo.

Se necesita más investigación para evaluar los impactos ambientales y de salud completos de los microplásticos en el aire, según el estudio.

“Creo que debemos tener una visión holística sobre el problema de los microplásticos”, dijo Gerdts. “Es un problema global, y si queremos comprender las fuentes y el sumidero, realmente tenemos que asociarnos con otras disciplinas, otros científicos, para obtener una imagen completa y finalmente juzgar si es realmente peligroso o no”.


Anuncio