Anuncio
Share
EEUU

Ciudades históricas americanas han sufrido guerras y tormentas ¿pero sobrevivirán al aumento del nivel del mar?

Floodwaters from Hurricane Florence surround homes in Dillon, S.C.
Las inundaciones causadas por el huracán Florence rodean casas en Dillon, Carolina del Sur, el 17 de septiembre de 2018.
(Gerald Herbert / Associated Press)

Las ciudades y pueblos históricos a lo largo de la costa sureste de EE.UU han sobrevivido a guerras, huracanes, brotes de enfermedades y otras calamidades, pero ahora que los niveles del mar están subiendo sin signos de detenerse, se enfrentan a una crisis más existencial.

Con un presupuesto anual total de $225 millones, Charleston, S.C., no puede ahorrar los miles de millones de dólares sin ayuda federal. Cuenta con que el U.S. Army Corps of Engineers ayude a rodear el centro de la península con muros de contención, atendiendo a las barreras que la ciudad construyó cuando se fundó hace 350 años.

Mantener el agua fuera de las calles y los edificios es aún más difícil para ciudades más pequeñas como Swansboro, Carolina del Norte, con 3.200 personas y un presupuesto de $4 millones que no tiene en cuenta la subida del mar relacionada con el clima.

Las comunidades costeras más vulnerables se encuentran a unos pocos pies sobre el nivel del mar y ya se están mojando con algunas oleadas. Los científicos estiman que el mar se elevará otros 2 a 4 pies en los próximos 50 años.

Anuncio

Los líderes municipales dicen que necesitan miles de millones de dólares estatales y federales para salvar casas y negocios. Y aunque incluso los políticos que niegan el cambio climático están comenzando a reconocer el ataque inevitable, los funcionarios de la ciudad temen que aquellos que controlan los bolsillos no vean la urgencia de una catástrofe que se desarrolla lentamente y que no es como un tornado o un terremoto.

Fundada en 1783, Swansboro se convirtió en el centro de la industria de barcos de vapor de Carolina del Norte. En 1862, vio a las tropas de la Unión incendiar un fuerte confederado que custodiaba la cercana entrada de Bogue hasta el Océano Atlántico. Al otro lado de su pintoresco centro en el río White Oak, casi todos los edificios cuentan con un sello de la ciudad con la fecha en que se construyó. La mayoría son mucho mayores que los turistas canosos que pasean y no pueden resistir para siempre el tipo de inundaciones que sufrieron el año pasado, cuando el huracán Florence provocó una marejada de 30 pulgadas de lluvia.

Aturdida, la ciudad encargó un informe para el futuro en el cual se dice que el borde del agua podría terminar a una cuadra o dos tierra adentro de la histórica línea de costa y sugirió con seriedad: “Considere la posibilidad de retractarse de los servicios o abandonar estratégicamente la infraestructura en áreas que pueden ser riesgosas o peligrosas”.

Los líderes locales reconocen la importancia del encanto de Swansboro, pero su futuro está en gran medida fuera de sus manos.

Anuncio

“Vamos a ser muy, muy dependientes de la financiación externa”, dijo el nuevo administrador de la ciudad, Chris Seaberg. “Estamos tratando de preservar la historia pero [también] tratando de acomodar estos nuevos problemas que no existían hace 100, 200 años”.

Medio Ambiente

Carolina del Norte aprobó una ley en 2012 que impide que el estado forme políticas costeras basadas en las predicciones de la subida del mar. Pero el control republicano de la Legislatura está disminuyendo, y los líderes locales dicen que los huracanes Matthew en 2016, Florence en 2018 y Dorian en 2019, junto con las actitudes cambiantes hacia la ciencia climática, parecen estar modificando la perspectiva del estado. Carolina del Norte creó una Oficina de Recuperación y Resiliencia este año para planificar inundaciones y otros eventos climáticos extremos.

“Será necesario que haya factores estresantes para que la gente entienda la importancia del cambio climático”, dijo el alcalde Rett Newton de Beaufort, Carolina del Norte.

Newton un jubilado de la Fuerza Aérea que está obteniendo su doctorado en ciencias marinas, recorre con su brazo la cala de Beaufort. Apunta el lugar donde el pirata Barbanegra hundió algunos de sus barcos hace 300 años. Cerca de allí, se escondieron las reservas del bloqueo de los barcos británicos mientras ayudaban a abastecer a Estados Unidos en la Guerra de 1812. Y en el horizonte es donde los esclavos liberados ayudaron a las tropas de la Unión a derrotar a los confederados en 1862.

Los edificios históricos a lo largo de la costa de Beaufort están brillando ahora, reflejando millones de dólares en nuevas inversiones. No fue así cuando Newton creció en la década de 1960 en medio de sucias tiendas de mariscos, chozas deterioradas y pesquerías. Newton dijo que las personas lo suficientemente ricas como para comprar propiedades frente al mar siempre pueden mudarse, pero escapar de los mares será mucho más difícil para los residentes más pobres, que a menudo viven en tierras bajas transmitidas de generación en generación y ya están acosados ​​por problemas sociales y económicos.

“No puedo imponer impuestos a nadie más. A nivel local, no podemos gravar nuestra salida de esto”, dijo Newton, señalando que su ciudad de 4.200 personas recauda alrededor de $3.5 millones al año en impuestos.

Charleston, con ayuda estatal y federal, está gastando $64 millones en el centro de Battery, el histórico malecón y el parque en la península de Charleston, para elevar la parte más baja del malecón, lo que debería mantener segura esa parte de la ciudad, incluso si el el océano se eleva más de 6 pies en el próximo siglo, dijo el Director de Resiliencia Mark Wilbert. La ciudad también está pagando cientos de millones de dólares para modernizar su sistema de aguas pluviales.

Pero estas medidas por sí solas probablemente no puedan salvar una ciudad que alguna vez fue la más fortificada de América del Norte, con un sistema de muros, fosos y puentes levadizos para mantener alejados a los españoles, franceses, nativos americanos y, ocasionalmente, al océano.

Anuncio

Los 7 millones de visitantes que llegan a la ciudad cada año vienen en busca de un viejo encanto a lo largo del mar, pero probablemente no con el agua bajo sus pies. Los aguaceros regularmente causan inundaciones en estos días, y en promedio más de una vez por semana, Charleston recibe inundaciones con “días soleados” cuando las mareas empujan el agua hacia las calles de la ciudad.

Cuatro de los siete niveles de agua más altos registrados en el puerto de Charleston han ocurrido en los últimos cuatro años, impulsados ​​por el huracán Matthew en 2016, el huracán Irma en 2017 y las tormentas tipo desastre que azotaron en 2015 y 2018.

“Lo que solía suceder de vez en cuando ahora ocurre con más frecuencia”, dijo Wilbert.

Charleston trabaja con U.S. Army Corps of Engineers en busca de soluciones, y todos están de acuerdo en que los muros de contención no son la única respuesta. También se consideran compuertas, bombas mejoradas y otras posibles medidas, y la ciudad espera mucha ayuda estatal y federal para pagarla.

Los fondos de carreteras de Carolina del Sur ya se destinan a elevar los muros del centro de la ciudad, y el gobernador republicano Henry McMaster creó la Comisión de Aguas de Inundación de Carolina del Sur, que estudia las inundaciones de agua dulce y oceánica y explora el uso de arrecifes artificiales para amortiguar las olas masivas en huracanes.

Charleston también planea buscar al menos algunos de los impuestos de turismo del estado sobre habitaciones de hotel y comidas de restaurantes para el control de inundaciones. Actualmente, ese dinero debe gastarse en turismo.

“No vas a revertir esto. El nivel del mar seguirá subiendo”, señaló Wilbert. “No es algo sobre lo que puedas decir cuánto costará o cuándo terminará".

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio