Anuncio

Columna: Los multimillonarios emergen como el tema definitorio de la campaña para 2020

Los candidatos demócratas Bernie Sanders y Elizabeth Warren después de un debate presidencial en julio.
(AFP/Getty Images)

Es probable que el crecimiento de la economía multimillonaria se debata en la campaña presidencial.

Con la campaña presidencial de 2020 en pleno apogeo, está claro que el tema definitorio de las elecciones será la desigualdad económica, y eso pone a los multimillonarios de Estados Unidos en el banquillo.

Los candidatos demócratas Elizabeth Warren y Bernie Sanders han presentado propuestas para un impuesto sobre la riqueza extrema, obteniendo respuestas variables del lobby de los multimillonarios.

Estas respuestas, como hemos informado, han sido en su mayoría negativas, aunque aquí y allá algunos multimillonarios han permitido que, sí, puedan tener demasiado dinero y podría ser una buena política pública redistribuir parte de ella a través de los impuestos.

Las propuestas de impuestos a la riqueza son parte de un ataque general contra la desigualdad económica que todos los candidatos demócratas comparten, hasta cierto punto.

Anuncio

“La clase media está siendo ‘asesinada’”, dijo el ex vicepresidente Joe Biden durante el debate demócrata del 19 de diciembre. “La clase media está siendo aplastada. Y la clase trabajadora no tiene forma de ascender como consecuencia de eso... La idea de que estamos creciendo -no lo estamos haciendo. Los ricos, muy ricos, están creciendo. La gente común no lo está haciendo. No están contentos en dónde se encuentran”.

Incluso los dos multimillonarios certificados en la carrera demócrata han expresado su apoyo para aumentar los impuestos a los ultra ricos. “He estado a favor de un arancel sobre el patrimonio durante más de un año”, dijo Tom Steyer durante el debate. Michael R. Bloomberg, que no apareció en el debate, manifestó en un evento de campaña en Phoenix hace tres semanas que si bien un gravamen a la riqueza propuesto por Warren o Sanders “simplemente no funciona”, apoya “gravar a las personas ricas como yo”.

Sanders ha propuesto un impuesto gradual sobre el patrimonio neto que comienza en 1% sobre la riqueza por encima de $32 millones para una pareja casada, aumentando escalonadamente al 8% sobre la riqueza de más de $10 mil millones. La propuesta es para parejas casadas; para los solteros, los umbrales se reducirían a la mitad. El arancel de Warren comenzaría en un 2% anual sobre el patrimonio neto de los hogares de más de $50 millones, con un recargo adicional del 4% sobre la fortuna de más de $1 mil millones.

Ambas propuestas recaudarían billones de dólares en una década. Las dos también están diseñadas explícitamente para romper grandes acumulaciones familiares. Sanders dice que según su plan, “la riqueza de los multimillonarios se reduciría a la mitad en 15 años, lo que rompería sustancialmente la concentración de fortuna y poder de esta pequeña clase privilegiada”.

Anuncio

Y en palabras de Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, los economistas de UC Berkeley que son asesores de Warren en su plan de impuestos sobre la riqueza, “si los ricos tienen que pagar un porcentaje de su fortuna en impuestos cada año, les resulta más difícil mantener o hacer crecer su riqueza”.

En el otro lado del debate están comentaristas como Erskine Bowles, jefe de gabinete de la Casa Blanca bajo Bill Clinton, y Henry Paulson, secretario del tesoro bajo George W. Bush, quien calificó las propuestas de impuestos sobre la riqueza como “ilusiones” en un reciente artículo de opinión y agrupado junto con gestiones como la atención médica universal (“Medicare para todos”) como políticas que están “fundamentalmente equivocadas y darían como resultado un efecto económicamente perjudicial que podría colocar a nuestra economía en un camino inestable y precario”.

Los multimillonarios también han estado hablando por sí mismos. En octubre, el inversionista Leon Cooperman irrumpió en Político sobre el plan de Warren: “Este es el sueño americano [en blanco] en el que está [en blanco]”, dijo, usando un lenguaje un poco más descriptivo.

Anuncio

Un par de semanas después, Jamie Dimon, presidente y CEO de JPMorgan Chase, se quejó en CNBC de que Warren “usa varias palabras bastante duras... algunos dirían que vilipendia a las personas exitosas”.

A pesar de todo su problema, Cooperman y Dimon fueron más afables que el difunto multimillonario inversionista de riesgo de Silicon Valley, Thomas Perkins, quien en 2014 buscó en una carta al Wall Street Journal para “llamar la atención sobre los paralelos de la Alemania nazi fascista a su guerra en su ‘uno por ciento’, es decir, sus judíos, a la guerra progresiva contra el uno por ciento estadounidense, es decir, los ‘ricos’”.

Es apropiado señalar que más de 200 de las personas y familias más ricas del mundo han firmado el “Compromiso de donación” creado por Bill Gates y Warren Buffett, un convenio de donar la mayoría de su riqueza a la filantropía. Los firmantes incluyen a Michele B. Chan y Patrick Soon-Shiong, el dueño del Times.

Sin embargo, es discutible si tal caridad resuelve los problemas sociales y económicos de la concentración de riqueza extrema, ya que la elección de cómo distribuir su fortuna quedaría en manos de un pequeño número de personas adineradas y subraya los problemas planteados por cómo su riqueza se volvió tan concentrada en primer lugar.

Anuncio

Incluso un firmante de la promesa se ha preguntado si se están logrando sus objetivos. El convenio está creciendo “tal vez no tan rápido como esperábamos”, declaró el multimillonario de telecomunicaciones Leonard Tow en octubre.

El escepticismo sobre la extrema disparidad de riqueza no es un fenómeno nuevo. Dado el paso del tiempo y la evolución social y económica, es difícil precisar cómo la desigualdad de capital que se ha desarrollado en este país se compara con la de épocas pasadas y climas distantes. Pero en 1929, según el historiador William E. Leuchtenburg, 36.000 familias, el 0.1% superior de esa época, recibieron tantos ingresos como los 12 millones de hogares inferiores, o 42%.

La extrema concentración de la riqueza en Estados Unidos a fines del siglo XIX y nuevamente en la década de 1920 contribuyó de manera importante a la recesión económica recurrente y a las caídas del mercado (antes conocidas como “pánico”), que culminaron con el colapso de 1929 y la Gran Depresión.

Esas crisis llevaron a dos investigaciones del Congreso a principios del siglo pasado, en las que los legisladores intentaron responsabilizar a los millonarios de esas épocas.

Anuncio

En la primera, el congresista demócrata Arsène Pujo de Louisiana puso a prueba el “fideicomiso de dinero” de Wall Street en 1912-1913, cuando el colapso del mercado de 1907 todavía estaba fresco en los recuerdos de los estadounidenses. La principal presa de Pujo fue J. Pierpont Morgan, cuya muerte en 1913 pudo haber sido acelerada, informó su médico, por el interrogatorio despiadado al que fue sometido por Samuel Untermyer, el abogado del comité.

Con la Gran Depresión cubriendo el país en 1933, el Comité Bancario del Senado volvió a poner a Wall Street en el banquillo. Esta vez, el testigo estrella, interrogado por el abogado del comité Ferdinand Pecora, era JP Morgan Jr. La imagen duradera de la audiencia es la de “Jack” Morgan en la mesa de testigos con Lya Graf, una artista del circo Ringling Bros., colocada en sus piernas, donde había sido posada por un agente de publicidad del circo. (Graf estaba mortificado por la escena, pero Morgan la usó fortuitamente para suavizar su imagen: “Ya no es un demonio que se aferra, cuya codicia y crueldad habían ayudado a arruinar a la nación”, como informaría el periodista financiero John Brooks, “sino más bien un viejo malhechor benigno”).

J.P. "Jack" Morgan Jr. sostiene a la intérprete Lya Graf en su rodilla durante las audiencias de Pecora en 1933.
(Associated Press)

La empresa Morgan sobrevivió, es el gigante bancario ahora encabezado por Dimon, aunque el nombre de la familia sigue siendo un potente símbolo de plutocracia.

Anuncio

¿Alguien puede realmente discutir que el nivel de riqueza de los estadounidenses más ricos de hoy ha alcanzado niveles absurdos? El individuo con más fortuna de Estados Unidos, el fundador de Amazon Jeff Bezos, tiene un valor de $114 mil millones, según el ranking Forbes 2019 de los 400 estadounidenses más ricos. Esta es una suma que vence los esfuerzos de comprensión humana, pero intentemos. Si Bezos gastara $100 millones al año en sí mismo, le tomaría 1.140 años gastarlo todo.

Saez y Zucman calcularon lo que sucedería con la fortuna de Bezos si hubiera estado sujeto a un impuesto anual de riqueza del 3% aplicado al exceso de más de $1 mil millones desde 1982. Ahora valdría $86.8 mil millones, lo que significa que su gasto anual de $100 millones agotaría sus ahorros en tan sólo 868 años. (Sáez y Zucman usaron como punto de partida la fortuna de $160 mil millones de Bezos en 2018, pero le dio a su ex esposa Mackenzie en un acuerdo de divorcio aproximadamente $36 mil millones este año).

Una defensa común de los multimillonarios es que se han ganado su riqueza a través del trabajo duro y el descubrimiento de un producto o servicio que llevó al mundo a abrir su camino y, por lo tanto, un impuesto al patrimonio es injusto.

Pero esa es una visión simplista de la economía multimillonaria. Por un lado, pasa por alto que prácticamente nadie en la lista de Forbes llegó allí sin la ayuda de ejércitos de empleados, o que a juzgar por la concentración extrema de las ganancias del producto o servicio, a muchos de esos trabajadores no se les pagó el valor de su total económico por su contribución.

Anuncio

Si estos multimillonarios que figuran como miembros de la Forbes 400 en 2018 hubieran estado sujetos desde 1982 al impuesto sobre el patrimonio del 3% o a un arancel aún más alto del 10%, ¿cuál sería el resultado? Respuesta: Seguirían siendo fabulosamente ricos.
(Saez & Zucman)

El argumento tampoco reconoce que algunos multimillonarios llegaron a la lista no debido a su propio trabajo duro e intelecto, sino al de sus antepasados o cónyuges fallecidos. La viuda de David Koch, quien murió este año, se encuentra en el número 13 en virtud de su herencia de una participación del 42% en Koch Industries.

Los descendientes del fundador de Walmart, Sam Walton, ocupan tres de los 15 primeros puestos; dos nietos sobrevivientes del fabricante de dulces Frank Mars (e hijos de su hijo Forrest Mars Sr., quien convirtió a la compañía familiar en una fuerza global) comparten el número 19. Mackenzie Bezos está en el número 15.

Algunos de estos herederos pueden haber trabajado o incluso presidido la empresa familiar, pero en muchos casos el arduo trabajo de construir una fortuna familiar se realizó antes de su llegada a la escena.

Anuncio

La defensa de grandes fortunas evade la cuestión de cuánto incluso un empresario exitoso debería retener de su esfuerzo, o cómo medirlo contra la utilidad social de la fuente de la riqueza. ¿Cómo debemos evaluar la fortuna de aproximadamente $69 mil millones del cofundador de Facebook, Mark Zuckerberg, contra el daño que supuestamente su compañía causó al proceso democrático, o su despiadada explotación de datos personales para su propio beneficio?

En términos más generales, la desigualdad de riqueza coloca inmensos recursos en manos de personas que no pueden gastarlo productivamente, y lo mantiene fuera de las manos de aquellos que lo pondrían en uso instantáneamente, ya sea en productos básicos o comodidades que deberían estar al alcance de todos los que viven en el país más rico de la Tierra.

Como Warren declaró en defensa de su impuesto sobre el patrimonio durante el debate del 19 de diciembre: “Dejas dos centavos con los multimillonarios, no están comiendo más pizzas, no están comprando más autos”. Invertimos ese 2% en educación y cuidado infantil, lo que significa que esos bebés reciben atención de primer nivel, que sus madres pueden terminar su educación, que sus mamás y papás pueden asumir trabajos reales, empleos más difíciles y por más horas”.

Anuncio

Eso nos lleva a los supuestos inconvenientes de un arancel sobre el patrimonio. Algunos sostienen que los fuertes impuestos sobre los ingresos o los activos de los ricos los debilitarán de su voluntad de trabajar, privando a la economía de su energía e intelecto. Incluso si eso fuera plausible, sugiere que los millonarios y multimillonarios deberían estar sujetos a un requerimiento de empleo antes de recibir una reducción de gravámenes, de la misma manera que los conservadores abogan por los requisitos de trabajo en los estadounidenses de bajos ingresos que buscan cobertura de Medicaid.

Los críticos de las propuestas de impuesto sobre el patrimonio sostienen que sería difícil, incluso imposible, valorar de manera justa los activos privados fuera de los mercados establecidos, como las bellas artes y las empresas privadas, y que provocaría la ocultación generalizada de activos por parte de multimillonarios con la intención de evadir.

Saez y Zucman responden que la mayoría de los activos no líquidos se valorarán en función de métricas conocidas: ventas y ganancias reportadas para negocios no públicos, tasaciones de propiedades comparables para bienes raíces. Las obras de arte se pueden evaluar en función de su cobertura de seguro y, en cualquier caso, representan una parte relativamente pequeña de la riqueza de los multimillonarios.

En cuanto a la evasión, “tolerar la evasión fiscal es una opción política”, observan. Tanto Warren como Sanders abogan por una mayor financiación para el Servicio de Impuestos Internos y normas más estrictas para auditar a los grandes contribuyentes.

Anuncio

Puede ser difícil adivinar hoy qué forma puede tomar un impuesto a la riqueza, pero es poco probable que disminuya la presión para controlar fortunas extremadamente grandes.

Entre los candidatos demócratas, el único desacuerdo real sobre la política económica parece estar relacionado con la agresividad para perseguir la riqueza concentrada y heredada, no si vale la pena frenar. En las elecciones generales, el candidato demócrata establecerá una distinción entre ese punto de vista y el mantra republicano, que es que la economía ha estado creciendo en general, entonces, ¿por qué alguien, rico, pobre o de clase media, se queja?

Evidentemente, algunos multimillonarios perciben que existe un peligro para su propia riqueza y la economía en general en el nivel de desigualdad actual.

“Estados Unidos tiene la responsabilidad moral, ética y económica de gravar más nuestra riqueza”, escribieron 20 millonarios y multimillonarios, incluidos George Soros, la heredera Abigail Disney y el inversionista de riesgo y empresario Nick Hanauer, en una carta abierta en junio. “Un impuesto a la fortuna podría ayudar a abordar la crisis climática, mejorar la economía y los resultados de salud, crear oportunidades de manera justa y fortalecer nuestras libertades democráticas”.

Anuncio

“Instituir un impuesto al patrimonio”, concluyeron, “es en interés de nuestra república”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio