Anuncio
Share
EEUU

“Limpieza profunda” no significa nada. Aún así, estos servicios tienen una gran demanda

Disinfecting a workplace
Un trabajador de Servpro desinfecta un lugar de trabajo en el condado de Los Ángeles durante la pandemia de coronavirus.
(Servpro West Coast Extreme Response Team)

Las empresas de limpieza profesional están viendo una avalancha de llamadas de empresas que buscan desinfectar sus lugares de trabajo.

Sucede en escuelas, tiendas, oficinas, almacenes y ayuntamientos: alguien podría estar infectado con el coronavirus.

El edificio a menudo cierra. Luego vienen las palabras de calma: limpieza profunda.

La idea es que una limpieza y desinfección a fondo podría ayudar a evitar que las personas se enfermen. El virus se transmite principalmente a través del contacto de persona a persona, aunque la gente también puede contagiarse de las gotas exhaladas cuando un individuo infectado tose o estornuda. Según las autoridades sanitarias, esas gotas se adhieren a las superficies y el virus puede sobrevivir durante horas o días.

Se supone que una limpieza profunda lo mata.

Anuncio

El término suena que es oficial, pero no lo es. No tiene una definición estandarizada.

Una compañía dice que el enfoque correcto es usar un rociador mecánico o nebulizador térmico que rocía desinfectante en el aire y luego limpiar todas las superficies. Otro asegura que hay que sacar todo de cada habitación, desinfectarlo y luego volverlo a poner en su lugar.

Algunos han advertido contra la confianza de los competidores que, dicen, sólo limpian los lugares que se tocan mucho, como las manijas de las puertas, o no requieren que los trabajadores usen equipo de protección resistente.

“La limpieza profunda es realmente sólo un término que utilizan para hacer que el público se sienta tranquilo”, declaró Erick McCallum, fundador de Cleaning Guys, con sede en Texas, que manejó la limpieza del Ébola durante un brote de 2014 en Dallas.

Anuncio

Los expertos en salud dicen que es suficiente limpiar de manera frecuente con jabón, alcohol o productos a base de cloro. “No necesita ningún procedimiento inusual o agentes de limpieza”, expuso el Dr. Timothy Brewer, profesor de medicina y epidemiología en UCLA.

Eso no ha detenido la avalancha de pedidos de servicios de limpieza profunda.

Servpro workers
Las compañías cuentan con diferentes métodos y estándares para la “limpieza profunda”, que no tiene una definición oficial.
(Servpro West Coast Extreme Response Team)

El Equipo de respuesta extrema de Servpro generalmente maneja llamadas relacionadas con reparaciones de daños por agua o fuego en California, Nevada y Arizona. Ahora recibe alrededor de 100 consultas por semana sobre limpiezas de coronavirus y otras cuatro llamadas relacionadas al día.

Anuncio

Aftermath Services, con sede en Illinois, generalmente limpia escenas de crimen y de riesgos biológicos. La avalancha de llamadas sobre limpiezas relacionadas con el coronavirus amenazó con abrumarlo, por lo que la compañía movió a personas de su departamento de finanzas para ayudar a contestar los teléfonos.

“Todo es práctico”, dijo Casey Decker, vicepresidenta de servicios de campo de Aftermath.

Las llamadas no se han ralentizado a pesar de que más compañías requieren que los empleados trabajen desde casa.

A medida que los restaurantes, bares, gimnasios y otros negocios cierran sus puertas, algunas empresas de limpieza profesionales esperan que la demanda aumente. Los edificios pueden desinfectarse completamente cuando no hay clientes o empleados dentro.

Anuncio

“Es muy posible que casi todo termine cerrándose”, consideró Vanessa Cabrera, directora de servicios al cliente de All Clean Inc. MD, que limpia propiedades comerciales e industriales en la Costa Este. “Cuando ese sea el caso, tendremos mucha más gente llamando y una mayor cantidad de trabajos que hacer... Querrán una limpieza profunda de sus instalaciones”.

Los trabajadores, a veces, pueden usar respiradores de rostro, trajes de protección de una pieza, dos pares de guantes y botines, particularmente si están en un lugar que ha confirmado casos de coronavirus. Brewer, el profesor de UCLA, dijo que los botines y los respiradores no son necesarios. Un protector facial o mascarilla quirúrgica servirá.

“Cuando entras y estás 100% encapsulado, sientes que puedes enfrentarte a cualquier cosa”, señaló Decker sobre el uso de un traje protector.

Anuncio

La madre de Cabrera, Adriana Corona, gerente de All Clean Inc. MD, a menudo está en el campo con trabajadores y reconoció que ahora usan más equipo de protección que durante su curso normal de trabajo. También ha realizado capacitación en línea sobre cómo realizar limpiezas profundas.

Ella dijo que no ha tenido miedo de infectarse mientras trabajaba. “Simplemente limpiamos y desinfectamos todo”, aseguró Corona.

Clean Harbors, una compañía de Massachusetts que se especializa en la eliminación de desechos peligrosos, designa tres zonas diferentes para sus empleados cuando llegan a un trabajo de descontaminación.

Los trabajadores se visten en la “zona cálida” antes de ingresar a la “zona caliente”, donde ocurre la descontaminación. Después de terminar el trabajo, una persona que no ingresó al edificio ayuda a los demás a quitarse los trajes en la zona cálida antes de que puedan ingresar a la “zona fría” o área limpia.

Anuncio

El equipo de protección se coloca en un tambor y se esteriliza. Los respiradores se enjuagan con lejía, jabón y agua antes de volver a usarlos.

De alguna manera, existe un precedente para el tipo de desinfección completa que las compañías de limpieza están haciendo ahora. Algunos han comparado el trabajo con la eliminación de aguas residuales y moho o con la limpieza de escenas de crimen y laboratorios de metanfetamina. Algunos incluso tienen experiencia con otros virus, como MRSA o norovirus.

“Estamos acostumbrados a esto”, subrayó Chuck Geer, vicepresidente sénior de servicios de campo en Clean Harbors. “No es raro en ningún momento que nuestros equipos respondan a algo como esto”.

Anuncio

Su compañía, dijo, ayudó a limpiar la zona cero en Nueva York después de los ataques del 11 de septiembre de 2001; barcos después de la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon en el Golfo de México; y también tienen experiencia con ántrax.

En cada uno de estos casos, “normalmente sabes exactamente lo que estás limpiando”, señaló Geer. Pero con el coronavirus, “no se puede ver”, dijo. “Cuando entras en una habitación o en un edificio, tienes que desinfectar todo”.

Art Dickerson, presidente de la firma de restauración Paul Davis Commercial, comparó las limpiezas de coronavirus con las depuraciones de aguas residuales o de moho. Los trabajadores usan los mismos tipos de desinfectantes.

Pero estos trabajos recientes están en “una escala más amplia”, consideró. “Sólo manejamos trabajos de moldes o alcantarillado al año”.

Anuncio

La demanda de limpiezas de coronavirus ha cambiado el negocio principal de Aftermath de las limpiezas de la escena del crimen a la “desinfección virucida”, un término que un funcionario de la compañía reconoció que no se expresa por su lengua.

Aftermath ahora recibe alrededor de 500 a 600 llamadas por día en todo el país, en comparación con sus 50 a 75 habituales. Se han recibido llamadas de todas partes del país, aunque California es un punto intenso, aseguró Vikas Chopra, director de marketing.

Los precios varían según el tamaño del lugar a limpiar y los tipos de servicios deseados. Para un edificio de 800 a 1.000 pies cuadrados, All Clean Inc. MD cobra entre $800 y $1.200. Servpro cobra 50 centavos a $2.50 por pie cuadrado.

Pero es importante no exagerar con la limpieza.

Anuncio

El uso de soluciones antimicrobianas podría conducir inadvertidamente a una resistencia que puede conducir a grandes errores, reveló Erica Hartmann, profesora asistente de ingeniería civil y ambiental en la Universidad Northwestern, que se especializa en microbiología ambiental.

“Sí, lávate las manos. Sí, puedes desinfectar superficies de alto contacto, pero dentro de lo razonable”, indicó. “No pretendemos esterilizar todo lo que nos rodea”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio