Anuncio
Share

Tras el tiroteo de Boulder, el tema de la reforma de las armas cobra fuerza. Los supervivientes se preguntan si durará

A sign on a chain link fence reads "When?" above a drawing of an assault-style
Carteles y flores cuelgan de una valla colocada alrededor del estacionamiento del supermercado King Soopers donde murieron 10 personas en un tiroteo esta semana en Boulder, Colorado.
(Associated Press)

En 2018, el Concejo Municipal de Boulder fue noticia nacional por votar unánimemente la prohibición de las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad.

Con un montón de rifles de estilo militar a la venta en las cercanías, la prohibición -una respuesta a la muerte de 17 personas en un tiroteo masivo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida- era poco probable que impidiera a alguien comprar uno.

Pero sus proponentes querían enviar un mensaje a los legisladores.

Anuncio

“Mi esperanza es que veamos más prohibiciones a nivel estatal, y un día a nivel federal, para que estas armas ya no estén disponibles”, dijo entonces el concejal de Boulder Aaron Brockett.

Los grupos locales de defensa de las armas, respaldados por la Asociación Nacional del Rifle, impugnaron inmediatamente la prohibición en los tribunales. El 12 de marzo, el juez de distrito del condado de Boulder, Andrew Hartman, anuló la prohibición, dictaminando que la ley estatal impedía a las ciudades establecer sus propias normas sobre armas.

Diez días más tarde -el lunes- un hombre armado convirtió un supermercado de Boulder en un baño de sangre, trayendo más dolor a una región que tiene un largo historial de tiroteos masivos, y renovando el debate nacional sobre el control de armas.

Anuncio

“Este tiroteo no me sorprende en absoluto”, dijo Tom Mauser, un activista de la reforma de las armas en la cercana ciudad de Littleton, donde su hijo, Daniel, estaba entre las 13 personas -junto con dos tiradores- que murieron en la masacre de 1999 en el instituto de Columbine. “Este problema es omnipresente. Esto es Estados Unidos”.

A pesar de su activismo, Hauser se hizo eco de los sentimientos de muchos aquí cuando se preguntó en voz alta si la legislación podría detener la próxima matanza.

“Tenemos que hacer más para endurecer nuestras leyes de armas”, manifestó. “Lo hacemos. Pero ¿eso detendrá los tiroteos? Tal vez. Tal vez no”.

Anuncio

Aún así, mientras los residentes de la zona lloraban a las 10 personas que fueron asesinadas en la tienda de comestibles King Soopers, muchos dijeron que quieren utilizar la tragedia para hacer avanzar a la nación en las restricciones de armas.

Un capítulo local de Moms Demand Action, un grupo nacional que se fundó después del tiroteo de 2012 en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, planeaba pedir una reforma de las armas en una vigilia el jueves.

En respuesta al ataque de Boulder, el presidente Biden ha instado al Congreso a prohibir los cargadores de alta capacidad y los rifles de asalto, así como a cerrar las lagunas en la comprobación de antecedentes, sugiriendo que podría actuar en solitario mediante una acción ejecutiva si el Congreso no actúa.

Anuncio

“No necesito esperar ni un minuto más, y mucho menos una hora, para tomar medidas de sentido común que salvarán vidas en el futuro e instar a mis colegas de la Cámara de Representantes y del Senado a que actúen”, dijo esta semana.

Algunos habitantes de la zona no son optimistas.

“Ha habido muchas oportunidades tras el dolor nacional y la renovada determinación en torno a la prohibición de ciertas armas”, dijo la comisionada del condado de Boulder, Claire Levy, que patrocinó varias leyes relacionadas con las armas en sus siete años como legisladora estatal.

“Las leyes locales no son eficaces. Las leyes estatales han hecho algunos progresos”, dijo. “Pero simplemente es demasiado fácil conseguir un arma. Necesitamos una prohibición de las armas de asalto y se requiere que el cambio sea nacional”.

Anuncio

“Me enfada que tengamos que pasar por esto, una y otra vez”, expresó.

Colorado, un estado que atrae a mucha gente por su belleza natural, la caza, los deportes de nieve y el senderismo, es un estado con un gobernador demócrata, y un lugar donde los residentes se han mantenido firmes durante mucho tiempo en la 2ª Enmienda. Después de Columbine, la zona de Denver ha sufrido varios tiroteos masivos, sobre todo en un cine de Aurora, donde un hombre armado mató a 12 personas en 2012 durante una proyección de medianoche de “The Dark Knight Rises”.

Una de las fallecidas fue Jessi Phillips. Su madre, Sandy Phillips, ha viajado desde entonces por el país para ofrecer referencias y servicios de asesoramiento sobre traumas a los supervivientes de tiroteos masivos y a sus familias.

Anuncio

“Tenemos un acceso tan fácil a las armas. Debemos dificultarlo y asegurarnos de que la gente que es propietaria de un arma sea responsable”, dijo Phillips, que dirige un grupo llamado Survivors Empowered. “Tenemos que presionar a Biden para que haga lo que ha prometido”.

Jace Seeger, que estaba sentado en la segunda fila del cine de Aurora cuando comenzó esa masacre, ve las cosas de otra manera.

“Este tiroteo fue como el nuestro: gente haciendo cosas cotidianas, sin saber dónde están las salidas, sintiéndose atrapada”, comentó Seeger, de 30 años, que vive en Aurora y trabaja en ventas de seguros.

Anuncio

“Estoy a favor de que la gente intente cambiar la forma en que obtenemos las armas si creen que es lo correcto”, dijo. “No sé cuál es la solución. ¿Mejores leyes de armas? ¿O tener más servicios de salud mental? ¿Quién soy yo para decirlo?”.

“Para mí, no son las armas las que matan a la gente; son las personas las que deciden matar a la gente”, añadió. “Y tenemos que conseguir que esas personas dejen de tomar esas decisiones”.

Para Jane Dougherty, residente en Littleton y defensora de la reforma de las armas de Moms Demand Action, cambiar la forma de comprar armas y quién pueda obtenerlas -como la actual propuesta de los demócratas en la Legislatura estatal para que haya un período de espera de cinco días para las compras- es “de sentido común”.

Anuncio

La hermana de Dougherty, Mary Sherlach, era una psicóloga escolar que murió en el tiroteo de Sandy Hook.

A Dougherty le preocupa que este momento de presión sea efímero.

“Hemos visto cómo después de los tiroteos masivos, este tema vuelve a surgir, se presentan proyectos de ley y luego no pasa nada”, dijo. “La gente se olvida”.

Anuncio

Por ahora, Boulder está de luto. El miércoles, una procesión por Eric Talley, el policía de 51 años asesinado en el tiroteo fue seguida por una vigilia con velas y servicios para todas las víctimas.

Las autoridades han arrojado poca luz sobre lo que podría haber motivado a Ahmad Al Aliwi Alissa, quien estaba programado para ser procesado hoy jueves por 10 cargos de asesinato.

Una declaración jurada de arresto indica que Alissa compró un Ruger AR-556 -un rifle de alta potencia similar a un AR-15- seis días antes del tiroteo, pero no dice dónde lo compró. También dice que llevaba una pistola semiautomática.

Anuncio

Alissa, que vivía en la cercana Arvada, se declaró culpable de un delito menor por agresión a un compañero de instituto en 2018, aunque ese antecedente normalmente no impediría a una persona comprar un arma.

Paul Paradis, el dueño de una tienda de armas en el centro de Boulder -Padise Sales- comentó que lloraba por las víctimas pero que no creía que prohibir las armas de asalto evitaría la violencia masiva.

Al igual que muchos defensores de los derechos de las armas, celebró que el juez anulara la prohibición de Boulder. Dijo que el tiroteo masivo de esta semana no cambió sus sentimientos sobre armas como el AR-15.

Anuncio

“La gente las usa para cazar y para defenderse”, manifestó. “Muchas personas que las usan no tienen intención de hacer daño a nadie y no tienen nada que ver con los asesinatos”.

Aunque el juez anuló la ley de Boulder en su totalidad, Colorado sigue prohibiendo la venta de cargadores con más de 15 cartuchos en virtud de una ley de 2013 que fue confirmada el año pasado por el Tribunal Supremo del estado.

Las autoridades de Boulder dijeron esta semana que no habían decidido si apelar al tribunal para restablecer la prohibición de las armas de asalto.

Anuncio

Kaleem informó desde Boulder y Etehad desde Los Ángeles.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio