Anuncio

¿Por qué los tiroteos masivos se detuvieron en 2020 - y por qué ahora están volviendo?

Police stand outside a King Sooper's grocery store.
La policía se encuentra fuera de una tienda de comestibles de Boulder, Colorado, donde se produjo un tiroteo masivo el lunes.
(AP)
Share

Los tiroteos masivos, que fueron mucho menos frecuentes en 2020, han vuelto con toda su fuerza. El lunes de la semana pasada, un hombre armado abrió fuego en una tienda de comestibles en Boulder, Colorado, matando a 10 personas. Y esto llega después de los ataques en un spa de Atlanta hace dos semanas, en el que murieron ocho personas.

Llevamos estudiando los tiroteos masivos, definidos como cuatro o más personas tiroteadas y muertas en un entorno público, desde 2017 para un proyecto financiado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. La pregunta que nos hicieron repetidamente durante 2020 fue por qué los tiroteos masivos habían disminuido tan drásticamente. Ahora nos preguntan por qué hay un repunte tan pronunciado.

Este tipo de preguntas son, por supuesto, las más difíciles de responder. Pero un factor clave de por qué no hubo tiroteos masivos que cumplieran nuestra definición durante aproximadamente un año, entre marzo de 2020 y marzo de 2021, fue la pandemia de COVID-19. Muchos de los lugares donde suelen producirse tiroteos masivos -lugares de trabajo, escuelas, iglesias, centros comerciales- habían cerrado o reducido drásticamente su capacidad.

Anuncio

¿Y por qué este repentino aumento ahora? Una parte sencilla de la razón es que los negocios y los lugares de trabajo están reabriendo y la gente se está reuniendo en mayor número. Pero también hay que tener en cuenta otros factores.

Se ha especulado mucho, sobre todo en el caso del tiroteo de Boulder, en relación al papel de las enfermedades mentales no tratadas -quizá exacerbadas por un año de aislamiento durante el COVID-19.

Nuestra base de datos de todos los tiroteos masivos desde 1966 sugiere que la enfermedad mental juega un papel en algunos ataques, pero no en todos. Y aunque el 60% de los tiradores en masa tienen un historial de diagnósticos o tratamientos de salud mental, eso no significa que un ataque se deba directamente a una enfermedad mental.

Solo podemos decir que la enfermedad mental desempeñó un papel directo en un tiroteo masivo si el autor experimentaba síntomas al planear y cometer el crimen, y si esos síntomas influyeron en la decisión de actuar.

Examinamos los síntomas de psicosis -delirios y alucinaciones- en 172 tiroteos masivos entre 1966 y 2020, y descubrimos que la psicosis desempeñó un papel menor en el 11% de los casos, un papel moderado en el 9% (el autor experimentó psicosis antes o durante el crimen, pero también tenía otro motivo para actuar, como la venganza), y un papel importante en el 10% de los tiroteos en masa.

Esto significa que la psicosis desempeñó algún papel en el 30% de los tiroteos masivos, pero ningún papel en el 70% de los casos restantes. Culpar de los tiroteos masivos exclusivamente a las enfermedades mentales graves estigmatiza a los millones de estadounidenses afectados por estas condiciones, la gran mayoría de los cuales no cometen actos de violencia. También minimiza las explicaciones y otros factores de motivación.

Un factor clave que hemos encontrado en los tiroteos masivos es que los autores estudian a otros tiradores masivos para obtener modelos de comportamiento.

Si el tirador de Boulder estaba enfadado, desesperado, frustrado y perdido, puede haberse visto a sí mismo en la cobertura del tiroteo de Atlanta de la semana pasada, y eso podría haberse convertido en el punto de inflexión para un tiroteo masivo propio.

Otro factor en muchos tiroteos masivos son los impulsos suicidas. Uno de cada tres tiradores en masa de nuestra investigación tenía tendencias suicidas activas antes de lanzar un ataque, y la mayoría de los autores murieron durante o poco después de los ataques por suicidio o provocando a la policía para que los matara: alrededor del 40% de las muertes fueron por suicidio y el 20% por “suicidio a través de la policía”.

Comprender estos hechos es esencial a la hora de buscar formas de prevenir futuros tiroteos masivos.

Saber, por ejemplo, que los autores se inspiran a menudo en otros tiradores en masa debería determinar el tipo de atención que les prestamos. Aunque reconocemos el gran interés del público por los detalles de los autores, nosotros y otros investigadores instamos a los medios de comunicación a informar de forma responsable, sin elevar al tirador de forma que se aliente a los imitadores. Estos principios se describen en el protocolo “Sin notoriedad”.

Comprender la motivación también puede ayudar a orientar otras estrategias de prevención. El hecho de que muchos tiradores tengan la intención de morir en el acto, por ejemplo, nos obliga a repensar la lógica de confiar exclusivamente en los guardias armados como elemento disuasorio.

Un factor clave que hemos observado es que el 80% de todos los tiradores en masa de nuestra base de datos sufrieron una crisis notable en los días, semanas y meses anteriores a la realización de sus ataques. A menudo había factores de estrés, como la pérdida del trabajo o el fin de una relación, que provocaban cambios notables en el comportamiento, como agitación, maltrato, aislamiento, pérdida de contacto con la realidad, paranoia, depresión, cambios de humor e incapacidad para realizar las tareas cotidianas.

Muchos, como los presuntos tiradores de Atlanta y Boulder, compraron armas de fuego durante este período. Y muchos se conectaron a Internet, buscando a otros individuos para validar sus creencias de odio y sus planes violentos, y casi la mitad de ellos contaron esos planes a otra persona que forma parte de su vida antes de disparar. Reconocer estos signos comunes de que alguien está en crisis puede conducir a veces a una intervención exitosa.

Para frenar la violencia masiva, tenemos que aumentar el acceso a los tratamientos de salud mental y formarnos en la intervención en crisis y la prevención del suicidio para poder detectar las señales de advertencia de una crisis. Podemos crear equipos en nuestros lugares de trabajo, escuelas y comunidades a los que informar y que respondan adecuadamente cuando los agresores filtren sus planes de violencia. Podemos practicar el No a la Notoriedad para detener la imitación. Podemos responsabilizar a las empresas de redes sociales por permitir que se organice la violencia en sus plataformas. Podemos replantear nuestras anticuadas leyes sobre armas, exigiendo tiempos de espera y controles de antecedentes, y establecer mecanismos para retirar las armas de fuego a las personas que se encuentran en una crisis notoria.

Mientras la sociedad sale de una pandemia mortal, debemos hacer todo lo posible para evitar otra.

Jillian Peterson y James Densley son cofundadores y copresidentes del Centro de Investigación del Proyecto Violencia. Su base de datos de tiradores en masa se puede descargar gratuitamente en www.theviolenceproject.org. Son autores de un libro de próxima aparición, “The Violence Project: Cómo detener una epidemia de tiroteos masivos”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Anuncio