EU expulsa a Tijuana a familias solicitantes de asilo con niños pequeños luego de traerlos en avión desde Texas

Una furgoneta del gobierno mexicano deja a los solicitantes de asilo en el Templo Embajadores De Jesús en Tijuana.
(Alejandro Tamayo / The San Diego Union-Tribune)
Share

Después de que la Patrulla Fronteriza detuviera a las familias en Texas, éstas son trasladadas en avión a San Diego y enviadas a Tijuana, una ciudad que no conocen

El gobierno de Biden ha trasladado en avión a unos 2000 solicitantes de asilo -todos ellos familias con niños- de Texas a San Diego y los ha expulsado de Estados Unidos a México sin darles la oportunidad de solicitar protección.

Tijuana ha estado recibiendo una media de unas 100 personas expulsadas al día de los vuelos, según el consulado mexicano en San Diego. Los funcionarios de inmigración mexicanos generalmente transportan a las familias a los refugios para migrantes. El principal refugio está actualmente lleno con cientos de padres y niños.

Los vuelos, que no han recibido mucha atención desde que empezaron a mediados de marzo, son un reflejo de las estrategias utilizadas por el predecesor del presidente Joe Biden, el expresidente Donald Trump, para intentar disuadir a la gente de venir poniendo a los que vienen en situaciones difíciles en México.

Biden criticó el programa Permanecer en México de Trump, que obligaba a los solicitantes de asilo a esperar en ciudades fronterizas como Tijuana durante sus casos en los tribunales de inmigración de Estados Unidos que decidirían si calificaban para la protección, y su administración ha trabajado activamente para reducirlo. Los solicitantes de asilo que participaban en el programa denunciaron haber sido secuestrados y agredidos mientras esperaban en el norte de México, donde los migrantes suelen ser considerados objetivos vulnerables para los carteles y otras organizaciones criminales.

Anuncio
Anuncio
Cientos de solicitantes de asilo afuera del Templo Embajadores De Jesús
Cientos de solicitantes de asilo afuera del Templo Embajadores De Jesús el jueves 8 de abril de 2021 en Tijuana, Baja California.
(Alejandro Tamayo / The San Diego Union-Tribune)

×

The Biden administration has flown roughly 2,000 asylum seekers — all families with children — from Texas to San Diego in order to expel them from the United States to Mexico without giving them a chance to request protection.

Pero la política de expulsión, que comenzó bajo el mandato de Trump durante la pandemia y que se conoce ampliamente como Título 42, pone a los solicitantes de asilo centroamericanos en los mismos lugares que lo hizo Remain en México, aunque sin acceso a solicitar protección en Estados Unidos. No hay audiencias judiciales. No hay pasos oficiales que los migrantes expulsados puedan dar para iniciar el proceso de selección de asilo.

Tanto la administración de Trump como la de Biden han dicho que el Título 42 es necesario para minimizar la cantidad de tiempo que las personas pasan en las celdas de la Patrulla Fronteriza durante la pandemia.

Biden ha tomado la medida adicional de volar a algunas familias a San Diego para expulsarlas a una ciudad que no conocen y que está a cientos de kilómetros de donde cruzaron a Estados Unidos. Esto es en respuesta al aumento de cruces, particularmente en el este de Texas, donde el correspondiente estado mexicano de Tamaulipas se ha negado a aceptar a algunas familias de vuelta, especialmente si tienen niños pequeños.

La Casa Blanca se remitió al Departamento de Seguridad Nacional cuando se le pidió que comentara los vuelos. El DHS no respondió a una solicitud de comentarios.

Anuncio
Los solicitantes de asilo que llegan al refugio lo hacen sin agujetas.
Los solicitantes de asilo que llegan al refugio lo hacen sin agujetas. Mientras están detenidos, el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras les quita las agujetas.
(Alejandro Tamayo / The San Diego Union-Tribune)

Algunas familias que cruzan en esa parte de Texas están siendo entregadas a sus seres queridos en Estados Unidos debido a la política de Tamaulipas. A medida que se ha corrido la voz de que algunos pueden entrar allí, los cruces aumentaron en la región del Valle del Río Grande, que ya era históricamente un lugar de cruce común.

El número de miembros de familias capturados por la Patrulla Fronteriza el mes pasado, casi 53 mil, está justo por debajo del número aprehendido en marzo de 2019, según datos de Aduanas y Protección Fronteriza analizados por The San Diego Union-Tribune. Más de la mitad de los padres y niños capturados por la Patrulla Fronteriza en lo que va del año fiscal cruzaron en el sector del Valle del Río Grande, que es responsable de aproximadamente el 15 por ciento de la frontera entre Estados Unidos y México.

El número total de aprehensiones en la frontera fue el más alto de los últimos 20 años en cuanto a llegadas mensuales en marzo, sobre todo debido al aumento de adultos solos que cruzan, a menudo varias veces. El número de niños no acompañados aprehendidos a lo largo de la frontera también fue el total mensual más alto desde que la CBP comenzó a rastrear los cruces de niños en el año fiscal 2010.

Solo el 2 por ciento de las familias capturadas cruzando en marzo fueron aprehendidas por agentes de la Patrulla Fronteriza de San Diego, por lo que están recibiendo autobuses cargados de migrantes desde Arizona y vuelos desde Texas para su procesamiento. Mientras que los solicitantes de asilo en los autobuses procedentes de Arizona suelen ser liberados en Estados Unidos, muchos en los vuelos acaban siendo expulsados.

“La frontera no está abierta y la CBP sigue operando bajo las directrices de los Centros de Control de Enfermedades para la pandemia de COVID-19", dijo Jeffery Stephenson, agente y portavoz del Sector San Diego de la Patrulla Fronteriza. “CBP está haciendo todo lo posible para permanecer dentro de las directrices de los CDC y mitigar los largos periodos de procesamiento y retención para minimizar la exposición potencial a nuestra fuerza de trabajo, los detenidos y la comunidad. Una vez que se complete el procesamiento, estos individuos serán transferidos rápidamente fuera de la custodia de la CBP.”

El jueves por la mañana, después de que un avión chárter procedente de Brownsville aterrizara en el Aeropuerto Internacional de San Diego y se trasladara a un lado de la pista, se pudo ver a muchos padres llevando a sus hijos por las escaleras y subiendo después a tres autobuses blancos de la prisión que estaban esperando.

Uno de los autobuses se dirigió directamente a la frontera. Los otros dos parecían salir hacia la estación de la Patrulla Fronteriza de Chula Vista.

Muchas de las familias expulsadas acabaron en el Templo Embajadores de Jesús, un refugio en una iglesia de un cañón de Tijuana que en su día fue conocido por albergar a migrantes haitianos. Los funcionarios de inmigración mexicanos los llevan al refugio en furgonetas repletas todos los días.

Cuando llegan, el pastor Gustavo Banda Aceves les da la bienvenida. Suele empezar preguntando: "¿Saben en qué país están?”.

Anuncio
Sarahy huyó de Honduras y por su seguridad no quiere ser identificada plenamente.
Sarahy huyó de Honduras y por su seguridad no quiere ser identificada plenamente. Fue expulsada a Tijuana con su hijo de 9 años tras cruzar en Texas y está separada de su hijo de 14 años, que consiguió entrar solo en Estados Unidos.
(Alejandro Tamayo/The San Diego Union-Tribune)

Muchos se sorprenden al saber que están en Tijuana. A veces lloran, dijo Banda Aceves.

El jueves por la mañana, su refugio albergaba a unas 700 personas -padres y sus hijos que habían sido expulsados de los vuelos-, con algo menos de 50 que llegaron en dos furgonetas de inmigración mexicanas a primera hora de la tarde y se esperaban más antes de que terminara el día.

Incluso cuando su albergue ha alcanzado su capacidad, dijo Banda Aceves, si hay más personas expulsadas ese día, accede a acogerlas porque no quiere que acaben en la calle.

Criticó a México por estar dispuesto a participar en las expulsiones sin dar apoyo a los expulsados. Pero más que nada, señaló la promesa de Biden de construir un sistema de asilo humano y quiso saber cuándo comenzará eso.

“Esto no es una política, es un juego de azar”, dijo Banda Aceves. “No puedo ayudarles porque no hay camino. Solo tenemos que esperar a ver qué dice Joe Biden”.

Decenas de los padres expulsados contaron a The San Diego Union-Tribune historias similares sobre su reciente experiencia en Estados Unidos. Una y otra vez, volvían a la misma frase: “Nos engañaron”.

Las familias cruzaron la frontera por el este de Texas y fueron detenidas por la Patrulla Fronteriza. Fueron llevados a celdas de detención, donde se les ordenó que tiraran sus pertenencias: suéteres, mantas para bebés, pañales e incluso los cordones de sus zapatos.

“Esto es basura”, dijo una mujer hondureña que les dijeron sobre sus artículos. “Tiradlo porque es basura”.

Los retuvieron durante varios días, a veces una semana o más, en las frías celdas, donde muchos de los niños enfermaron. Les tomaron las huellas dactilares y facilitaron a los agentes la información de contacto de los familiares y amigos que esperaban recibirlos en Estados Unidos.

Anuncio
Los solicitantes de asilo que llegan al refugio vienen con una bolsa de plástico para sus pertenencias.
(Alejandro Tamayo / The San Diego Union-Tribune)

Luego les dijeron que iban a tomar un vuelo hacia un refugio en San Diego que aceleraría el proceso para reunirlos con sus seres queridos.

Una vez que aterrizaron en el aeropuerto de San Diego, los subieron a los autobuses y éstos se dirigieron directamente al puerto de entrada de Otay Mesa, donde los recibieron los funcionarios de inmigración mexicanos.

Les dieron permisos de 30 días para permanecer en México y les dijeron que después de eso, tendrían que volver a los países de los que huyeron. Luego los subieron a camionetas para llevarlos al albergue.

El jueves, tanto los adultos como los niños caminaban por el refugio con las lengüetas sueltas de sus tenis flotando porque aún no habían podido reemplazar los cordones que les fueron quitados en la custodia de la Patrulla Fronteriza. Una niña había utilizado los lazos de una mascarilla quirúrgica para mantener unidos sus zapatos.

“Nos enviaron aquí sin nada, y aquí no sabemos nada”, dijo una mujer guatemalteca. “Hacen lo que quieren con la gente”.

Quién acaba expulsado y quién queda en libertad parece ser una cuestión totalmente de suerte.

La mujer guatemalteca, que pidió no ser identificada debido a su situación de vulnerabilidad, dijo que está en contacto con una amiga que se suponía que iba a ser embarcada en el avión con ella, pero no había suficientes asientos en el vuelo. La amiga acabó siendo entregada a su familia en Estados Unidos. Mientras tanto, la mujer y su hijo acabaron en el primer autobús que se alejó del avión el jueves en San Diego, el autobús que iba directamente a la frontera.

La mujer quería mostrar a la Patrulla Fronteriza los documentos sobre los abusos a los que se enfrentaba por parte del padre de su hijo y hablarles de la corrupción y la impunidad que permite a los hombres salirse con la suya en el asesinato de mujeres en su país. No se le dio ninguna oportunidad de contarles su caso o por qué huyó, dijo.

Muchas otras personas del grupo habían huido de una compleja red de problemas en Honduras, donde la corrupción del gobierno, la violencia de las pandillas y las dificultades económicas se entremezclan y se han visto exacerbadas por la pandemia y los dos huracanes recientes. Una familia tenía fotos de un sangriento ataque al que se habían enfrentado allí. Ellos también querían tener la oportunidad de mostrar sus pruebas y ser examinados para obtener asilo.

Anuncio
El pastor Gustavo Banda se toma un momento para presentarse al grupo de solicitantes de asilo que le han dejado.
(Alejandro Tamayo / The San Diego Union-Tribune)

“Si las cosas fueran bien en nuestro país, no nos arriesgaríamos a venir aquí con nuestros hijos”, dijo una madre hondureña.

“Ahora mismo en Honduras roban y venden a los niños”, añadió un hombre. "¿Qué harías tú?”

Sarahy, una mujer hondureña de 35 años que pidió que no se publicara su nombre completo debido al peligro que aún corre, tenía fotografías guardadas en su teléfono para mostrar por qué abandonó su hogar repentinamente en diciembre.

Militares hondureños mataron a su marido e hirieron a su hijo de 14 años en una ráfaga de balas después de que su marido presenciara algo que no querían que viera. El niño aguantó la respiración para parecer muerto y que los hombres dejaran de disparar, dijo Sarahy.

Consiguió llevar a su hijo a un hospital y, en cuanto le dieron el alta, huyó con él y su hijo de 9 años. Esperaba llegar a su hijastra en Maryland.

Cada vez que ella y sus hijos intentaban cruzar a Texas, eran expulsados inmediatamente a la ciudad mexicana situada justo al sur de donde intentaban cruzar.

Tras escuchar que los niños no acompañados no eran expulsados, Sarahy tomó la decisión de que su hijo adolescente cruzara solo para que pudiera recibir la atención médica que necesitaba. Todavía tenía balas en su interior y necesitaba apoyo psicológico por el trauma, dijo. Ahora está con su hijastra.

El dolor de la separación les afecta a ambos.

“Dice que se siente solo”, dijo. “Dice: ‘Mami, quiero estar contigo’”.

Anuncio

Sigue recibiendo amenazas por teléfono de las personas que mataron a su marido. Si vuelve, dice que le han dicho, la matarán a ella también.