Anuncio
Share

Niños de EEUU diagnosticados con autismo a edad más temprana

Un alumno llega a la escuela Freeman Elementary School en Flint, Michigan.
(ASSOCIATED PRESS)

Cifras reveladas indican que los niños de Estados Unidos están siendo diagnosticados con autismo a edades más tempranas.

En un análisis de datos del 2018 provenientes de 11 estados, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) hallaron que entre chicos de 8 años, uno de cada 44 fueron diagnosticados con autismo, comparados con uno de cada 54 en 2016.

Las cifras de autismo han estado aumentando en Estados Unidos en años recientes, pero los expertos creen que eso es resultado de una mayor conciencia sobre la condición y de una mayor disponibilidad de servicios, y no de un aumento real del número de menores afectados.

Anuncio

Un reporte distinto de los CDC publicado el jueves halló que fue 50% más probable que los niños fueran diagnosticados con autismo antes de los 4 años de edad en el 2018 comparado con el 2014.

“Se ha avanzado en el tema, y mientras más temprano se diagnostique a un niño, mayor probabilidad tendrá de acceder a servicios que ayuden a su desarrollo”, explicó Kelly Shaw, investigadora de los CDC y coautora del estudio.

Geraldine Dawson, directora del Centro de Autismo y Desarrollo Cerebral de la Universidad Duke, afirmó que el nuevo estimado es similar a uno resultante de un estudio sobre una amplia población de niños, en vez de sobre un grupo de niños ya diagnosticados.

Por lo tanto, explicó, es probable que refleje mejor la situación del autismo en Estados Unidos que estudios anteriores.

Los reportes de los CDC se basan en datos de condados y otras comunidades en 11 estados, algunos con centros urbanos, donde la incidencia de autismo suele ser mayor. Los cálculos son estimados y no necesariamente reflejan la situación general en Estados Unidos, según los autores.

La incidencia de autismo varió pronunciadamente. Por ejemplo en California fue de uno en cada 26 niños, mientras que en Missouri fue de uno en cada 60.

En general la incidencia fue similar en todos los grupos raciales y étnicos, pero fue mayor en niños de raza negra en dos estados: Maryland y Minnesota. Hasta tiempos recientes, los datos mostraban una mayor prevalencia de autismo entre niños blancos.

En Utah, la incidencia fue mayor en niños de familias de bajos ingresos comparada con la del grupo de altos ingresos, lo que es contrario a la tendencia histórica, expresó Amanda Bakian, investigadora de la Universidad de Utah que fue coautora del estudio y que supervisa el monitoreo de casos de autismo en ese estado para los CDC.

Bakian añadió que eso probablemente es reflejo de una mayor cobertura de servicios médicos para autistas por parte de programas de Medicaid y de aseguradoras privadas.


Anuncio